Ni el miedo a infectarse detiene la rabia del pueblo hondureño que este miércoles ha vuelto a las calles a protestar en una caravana vehicular, ya son varias las semanas que los ciudadanos reactivaron los rechazos al actual régimen, a quien piden la renuncia y explicación por los miles de millones de lempiras aprobados para la pandemia y que no se ve en los hospitales.

La Corte Suprema de Justicia (CSJ), declaró “sin lugar” el recurso de casación que presentaron los apoderados legales de la excomisionada de la Policía Nacional y actual diputada de Libre, María Luisa Borjas, quien fue declarada culpable por difamación contra el empresario Camilo Atala.  

The New York Times (NYT), ha desmentido la información que Casa Presidencial filtró a través de varios medios de comunicación donde se afirmaba que el periódico estadounidense reconocía a Honduras como “ejemplo” en el manejo de la pandemia.

Hombres fuertemente armados y con uniformes con las siglas de la Dirección Policial de Investigación (DPI), secuestraron el 18 de este mes a cuatro miembros de la comunidad garífuna de El Triunfo de la Cruz, en Tela, Atlántida, pero lejos de dar respuestas satisfactorias, el gobierno Hernández mandó reprimir las protestas pacíficas que exigen el retorno sanos y salvos de estos cuatro hondureños.

El centro de triaje que funcionará en la capital hondureña, en un principio aplicará 10 mil pruebas rápidas, esto es posible gracias a la alianza entre el Consejo Hondureño de la Empresa Privada, el Consejo Empresarial de América Latina, la Alcaldía de Tegucigalpa, la Cámara de Comercio Hondureño Americana y el BCIE.