EL LIBERTADOR logo

Este valioso trabajo para la sociedad hondureña ayuda a aclarar el obscuro escenario de la actual Honduras, realizado con la participación de 16 medios de comunicación, expone el entretejido creado por la cúpula de la iglesia evangélica hondureña y su conexión internacional religiosa con la Casa Blanca, afín de mantener la dictadura de Juan Hernández; a cambio, los profetas han sido colmados con poder, negocios y favores con dinero público. (Redacción EL LIBERTADOR)

 

El portal de información ecológica, MONGABAY, recientemente ha publicado un artículo en el que responsabiliza a políticos, narcotraficantes y ganaderos por la alarmante deforestación de la selva tropical hondureña, especialmente en la zona de Patrimonio Mundial de la Biosfera del Río Platano.

 

Hoy se han reportado dos crímenes múltiples, uno en Tegucigalpa y el otro en San Pedro Sula, las dos ciudades “más importantes” del país. Con estos sucesos, los datos del Observatorio del Crimen de EL LIBERTADOR (OCEL), apuntan que ya son 298 hondureños asesinados en masacres, conteo que incluye crímenes dobles. 

 

El gobernante hondureño, Juan Orlando Hernández (JOH), asegura que el expresidenciable de la Alianza de Oposición Contra la Dictadura, Salvador Nasralla (foto), obedece a la directriz de sus asesores, que afirma: “Son los expolicias y militares depurados”. Según Hernández, por eso es que Nasralla intenta “desmoralizar a quienes hemos planteado una lucha frontal contra el narcotráfico”.

El comunicador social, Richard Cassulá, “el ángel del Hospital Escuela”, que dedicó muchos años de su carrera profesional al servicio del pueblo en el Hospital Escuela Universitario, hoy se encuentra interno en este centro luego que sufriera un posible derrame cerebral, a causa de la depresión que lo ha estado hostigando por motivos de desempleo.