En un ambiente de algarabía y jubilo, se desarrolló otro viernes más en Tegucigalpa, la marcha de las antorchas que se ha convertido en el medio de los hondureños para expresar el repudio a la corrupción e impunidad.

Hondureños en huelga de hambre lamentan que el gobierno les impida el acceso a Casa Presidencial para exigir a Juan Hernández que entable diálogo y permita la llegada de la Comisión Antiimpunidad de la ONU. 

 

Varios estudiantes universitarios serían detenidos porque se les acusa de mantener tomada las instalaciones de la UNAH, en protesta por medidas que consideran excluyentes y exigen dialogar con las autoridades.

 

 Mafias en el sistema sanitario son iguales a las del crimen organizado; habrá cámaras de vigilancia registrarán entrega de fármacos a los pacientes y Hernández pide colaboración de la sociedad y medios de comunicación, y advierte que depurará el sistema de entrega de medicinas. 

Organismos de Derechos Humanos presentes en la huelga de hambre de los “Indignados” coinciden en que el Gobierno a través de los cuerpos represivos ha violado derechos consignados en tratados internacionales y la Constitución de la República y que las agresiones que han provocado contra esta manifestación pacífica en su momento llevará a los responsables a tribunales foráneos para que respondan por delitos de lesa humanidad.