No hay datos precisos del total de jóvenes y adolescentes que al momento de quitarles la vida eran pasantes de educación media y universitaria, sin embargo, datos oficiales registran 1,522 crímenes entre 2010 y 2016, hay pocos datos de 2017, año del fraude electoral y brutal represión social; en 2018 se reportaron 30 homicidios de estudiantes.

 

Marcela es una joven hondureña con “Síndrome de Down” y sobreviviente de cáncer a sus 27 años. Su papá, José Andino (foto en texto) se acercó a este periódico buscando el buen corazón de los hondureños, ya que la joven urge de un tratamiento oncológico especial.

 

“La república se convierte de pronto en semillal de dialogueros... Sumos mediadores para la crisis aparecen cuando la movilización ciudadana toca fondo, se encrespa y rebela, pues amenaza los privilegios e intereses de quienes explotan y expolian a la sociedad, que ya ven cómo se incendia la estopa que por décadas mantuvieron enfriando para que no prenda”, analizan pensadores hondureños, cuyo texto original publicamos aquí.

 

En rebelión, los estudiantes hondureños han celebrado hoy su día con tomas en los principales centros educativos del país, en apoyo a médicos y magisterio que desde hace un mes han creado una plataforma para la defensa de la Salud y Educación como derecho integral del pueblo.

 

El pueblo hondureño mantiene la lucha social en las calles, pelean por los derechos de salud, educación y para que el gobernante Juan Hernández salga del poder. En tanto, el régimen ha hecho una declaración de guerra y amenaza con arrestar a encapuchados en las protestas.