Los militares que participaron en la muerte de dos jóvenes en Iriona, caribe de Honduras, fueron suspendidos de sus cargos y han sido enviados a tribunales para que den cuentas sobre el doble crimen que ha enardecido a moradores de la localidad.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Siete militares que participaron en la matanza de dos garífunas hondureños en la zona atlántica de Honduras, fueron suspendidos de sus cargos y serán apresados, informó hoy el Ministerio Público. 

 

El organismo acusador emitió requerimiento fiscal “contra siete efectivos de la Fuerza Naval por el delito de homicidio simple”, dijo el jefe de fiscales Rolando Argueta.

 

Los acusados –añadió– serán enviados a los tribunales para que rindan declaración sobre la muerte de Justin Palacios y Elvis García, ocurrido la madrugada del domingo en el límite departamental de Colón y Gracias a Dios cuando se transportaban a Tocoa a realizar algunas diligencias.   

 

Por su parte, el portavoz militar José Sánchez indicó que los siete militares no realizarán ninguna función hasta que sea esclarecido el doble crimen.

 

El inspector general Otilio Javier Sabillón y el Ministerio Público –dijo–, están investigando cómo los militares atacaron dos vehículos todoterreno que transporta personas entre la aldea Sangrelaya, en Iriona y Tocoa, ambos en Colón, sin que fueran sujeto de agresión por los afectados.

 

Además, fueron confiscadas las armas para determinar de cuál salió las balas que acabaron con la vida de Palacios y García y estarán a la espera de los resultados que arroje el peritaje balístico.

 

En tanto, moradores de Iriona han exigido al Gobierno de Honduras la salía inmediata de los agentes policiales y militares por el crimen; la indignación se elevó llegando al extremo que quemaron una patrulla policial. 

Comentarios  

0 #1 Gamez 30-12-2015 00:08
Es necesario que se haga justicia, esto ayudara a que estos actos no se hagan normales.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar