Respecto al cierre del aeropuerto Toncontín, han surgido contradicciones entre funcionarios hondureños, quienes sostienen que al habilitarse Palmerola, no será factible la operación del vetusto aeropuerto; el presidente Hernández quiere ceder terminal de pasajeros a la Fuerza Aérea.  

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El presidente de Honduras, Juan Hernández, aseguró que el aeropuerto de Toncontín será de uso militar, luego que todas las operaciones aéreas sean trasladadas a la nueva terminal de Palmerola.

 

El mandatario consideró que Toncontín sea la base de la Fuerza Aérea Hondureña, ya que se encuentra en pleno casco urbano y servirá para recibir a personalidades.

 

No obstante, el secretario de Finanzas, Wilfredo Cerrato, dijo que el gobernante tomó la decisión de convertir la terminal en un megaparque, una vez que Palmerola comience a funcionar.

 

Explicó el funcionario que Hernández tiene la visión del futuro de la terminal de pasajeros de la capital hondureña.

 

Dijo que la mayoría de los capitalinos “no viajan y debemos hacer algo por ellos, por otra parte están los parques que el presidente ha promocionado y ya lo tiene en mente, un lindo parque en esa zona”.

 

Se tiene previsto que Toncontín cierre operaciones en 2018, cuando Palmerola esté habilitado para vuelos civiles; no obstante, hay oposición de algunos actores sociales para que ese extremo no ocurra, entre ellos, el designado presidencial Ricardo Álvarez.

 

La decisión de convertir a la actual base aérea de EE.UU. en aeropuerto civil surgió en el gobierno de Manuel Zelaya, cuando determinó cerrar la vetusta terminal, luego que en mayo de 2008, un avión Airbus A320 se estrellara al final de la pista, causando la muerte de cinco personas, entre ellos, el presidente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Harry Brautigam.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar