EL LIBERTADOR logo

El presidente hondureño Juan Hernández, dijo que su administración “se vio obligada” a tomar medidas, como la incautación de bienes y empresas de la familia Rosenthal, a fin de “ir poniendo un acento a la lucha internacional contra el lavado de dinero y actividades relacionadas con el narcotráfico”.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El Gobierno de Honduras estaba “obligado” a cumplir normas internacionales contra el narcotráfico, que orillaron a la liquidación forzosa de Banco Continental.

 

Esta explicación la hizo el presidente Juan Hernández, quien aseguró que su administración “se vio obligada” a tomar medidas, más la incautación de bienes y empresas de la familia Rosenthal, a fin de “ir poniendo un acento a la lucha internacional contra el lavado de dinero y actividades relacionadas con el narcotráfico”.

 

“No hay otra forma de enfrentar esos delitos con éxito. Son delitos multinacionales que sólo se pueden enfrentar con la acción concertada y coordinada a nivel multinacional. Como lo he planteado en las Naciones Unidas, en estos delitos hay responsabilidades compartidas y así se deben encarar”, dijo el mandatario en cadena de radio y televisión.

 

Empresarios y compañías nacionales, entre ellas, el conglomerado Continental –añadió el mandatario– que hayan sido señalados por EE.UU., como sindicados en el narcotráfico y lavado de activos, han sido señalados y sus negocios desmantelados.

 

Lea más: comienzan a devolver ahorros a cuentahabientes de Banco Continental en Honduras

 

Justificó que “ese señalamiento, y las acusaciones correspondientes ya han comenzado a procesarse en la justicia de Estados Unidos”.

 

Se reproduce el texto divulgado por Juan Hernández en cadena.

 

En un hecho sin precedentes, empresarios y empresas de Honduras, incluido el Banco Continental, han sido señalados directamente por la Justicia de los Estados Unidos como involucrados en actividades de tráfico internacional de drogas y de lavado de dinero vinculado a ese tráfico.

 

Ese señalamiento, y las acusaciones correspondientes ya han comenzado a procesarse en la Justicia de Estados Unidos.

 

No sabemos cuál será el resultado de esos procesos judiciales. Sabemos, sí, las trágicas consecuencias que el narcotráfico y el crimen organizado internacional han tenido para Honduras en materia de violencia, inseguridad, dolor y muerte.

 

Probablemente más de 30.000 muertes desde 2004 a la fecha, esta es la cruda realidad, porque detrás de cada una de estas cifras hay una historia de vida de hondureños que ya no están con nosotros. Como bien lo explicó el papa Francisco recientemente en la ONU “Esta conflictividad no siempre tan explicitada pero que sienciosamente viene cobrando la muerte de millones de personas. Otra clase de guerra viven muchas de nuestras sociedades con el fenómeno del narcotráfico”.

 

A esta tragedia, contra la que hemos venido luchando desde antes incluso de asumir la Presidencia de la República, hoy se agregan los efectos que estos procesos pueden tener sobre la actividad del Banco Continental y sus cuenta-habientes, el conjunto de empresas vinculadas a ese grupo económico y los hondureños y hondureñas que trabajan en ellas.

 

El pueblo se pregunta por qué una decisión de la justicia estadounidense obliga a Honduras a tomar decisiones drásticas sobre la liquidación del Banco Continental y sobre el funcionamiento de las empresas.

 

Honduras forma parte de un acuerdo multinacional de lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado y el lavado de dinero que supone actuar de esta manera. No hay otra forma de enfrentar esos delitos con éxito. Son delitos multinacionales que solo se pueden enfrentar con la acción concertada y coordinada a nivel multinacional. Como lo he planteado en las Naciones Unidas, en estos delitos hay responsabilidades compartidas y así se deben encarar.

 

Nos han preguntado por qué recurrimos a una liquidación “forzosa”, y no una liquidación “voluntaria”.

 

Así lo dispone ese acuerdo multinacional. Además es imposible, en términos prácticos, que las operaciones de esa institución financiera continúen con normalidad en el momento en que está siendo liquidada. Simplemente no es posible que un Banco en estas condiciones continúe operando. Quien diga lo contrario no está midiendo las consecuencias, y las expectativas injustas, que está generando en la población y los trabajadores de esas empresas.

 

No vamos a permitir, no podemos permitir que estos temas se utilicen con criterio de oportunismo político, profundizando la incertidumbre y la angustia del pueblo.

 

¿Qué va a pasar con la gente que tiene sus ahorros en ese Banco?

Esta tarde los ahorristas del Banco Continental empezaron a retirar sus ahorros, hasta 208 mil lempiras, en forma ordenada, a través de otras instituciones bancarias. Cifras por encima de esa suma se retirarán más adelante.

 

El Banco no cierra por falta de dinero. Cierra porque se le acusa de participar de operaciones de lavado de dinero. Y el dinero del Banco, todo el dinero del Banco, se utilizará para cumplir con sus obligaciones.

 

¿Qué va a suceder con las empresas vinculadas al grupo económico?

El grupo económico Continental está integrado por alrededor de 50 empresas, con diferentes niveles de participación accionaria. Este Gobierno no existe para cerrar empresas, y vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que estas empresas continúen funcionando con normalidad y dentro de lo que marca la Ley.

Se dice que en esas empresas laboran cerca de 11.000 trabajadores. ¿Qué va a suceder con ellos?

 

Repito: El Gobierno está para crear empleo, y no para cerrar puestos de trabajo. Yo quiero hoy comprometer ante el pueblo hondureño que vamos a evaluar las empresas vinculadas a este grupo económico, y vamos a apoyar razonablemente la continuidad de sus operaciones y de sus empleados. Cada caso es diferente y tendremos que ser flexibles en las soluciones. Pero el propósito será el mismo: propiciar la continuidad de las empresas y el mantenimiento de los empleos.

 

Termino manifestando mi solidaridad con las familias de los hondureños y hondureñas que se sientan afectados por estos acontecimientos. Los ahorrantes, los comerciantes que ven resentido el funcionamiento de sus empresas, grandes y pequeñas; los trabajadores empleados del Banco Continental y de las demás empresas de ese grupo económico.

 

No los defraudaremos en sus derechos.

 

Comentarios  

0 #1 Daniel 18-10-2015 15:48
Ahora abres la boca,,,calladitos estaban,,,estados unidos es el que actuo contra lavado de activos,,ustedes nunca hubieran hecho nada . Porque? Porque son complices.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar