El periodista Denis Andino denunció este 18 de mayo que el sub inspector Umanzor intentó impedir la cobertura de la muerte de una persona que apareció ejecutada, dentro de un costal, en la colonia El Loarque de la capital de Honduras. 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El periodista del canal Hable Como Habla (HCH), Denis Andino, el camarógrafo, Carlos Martínez, y el reportero gráfico de diario El Heraldo, Mario Urrutia, fueron agredidos por un sub inspector de la Policía Nacional durante la cobertura de una escena del crimen.

 

El periodista Denis Andino denunció este 18 de mayo que el sub inspector Umanzor intentó impedir la cobertura de la muerte de una persona que apareció ejecutada, dentro de un costal, en la colonia El Loarque.

 

Esta colonia se ubica al sur de Tegucigalpa, la capital de Honduras. En la imagen publicada por HCH aparece el Policía Umanzor, al mando de la Patrulla MI-05, empujando el equipo del camarógrafo.

 

“Cabe señalar que los equipos periodísticos de HCH, como de diario El Heraldo, al momento de la cobertura noticiosa, fueron agredidos por el sub inspector Umanzor, que dirige la patrulla M1-05, que trató de impedir la cobertura del hecho, suscitado en la colonia antes mencionada y agredió al equipo de prensa como a los fotógrafos del rotativo.

 

De acuerdo con información obtenida, el sub inspector Umanzor ya ha tenido varios altercados con otros medios de comunicación por lo que su actitud ha sido reincidente en los últimos días para tratar de impedir la labor informativa”, denunció Andino.

 

“La creación de obstáculos al libre flujo informativo”, violenta el derecho a la libertad de expresión, establece la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión. “La información en poder del Estado es un derecho fundamental de los individuos”, cita esta norma.El mismo instrumento jurídico, considera que la destrucción del material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión.

 

 

“Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a los autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”. El portavoz de la Secretaría de Seguridad, subcomisionado Leonel Sauceda, respondió que no hay ninguna disposición desde el alto mando para obstruir el trabajo de la prensa.

 

Por el contrario, se debe colaborar con los periodistas. Probablemente con la intención de cuidar la escena del crimen, haya ocurrido oposición, pero no una agresión, indicó. Según el oficial, hay dos policías de Juticalpa, bajo investigación por un incidente contra la prensa, sucedido en Olancho.

 

Este año, C-Libre ha emitido siete alertas por agresiones cometidas por la Policía Nacional en contra de reporteros y directores de medios de comunicación. En una de las alertas se menciona al director de la Policía Preventiva, Iván Mejía. (Fuente: Comité por la Libre Expresión, C-Libre). 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar