Nacidos el 8 de julio de 1913, los hermanos Pieter y Paulus Langerock recomiendan, para una larga y sana vida, comer con moderación, beber un vaso de buen vino cada día y evitar perseguir a mujeres.

Robert-Jan Bartunek/ Agencias

Bélgica. Comer con moderación, beber un vaso de buen vino cada día y evitar perseguir a mujeres son los secretos para tener una larga vida, según los belgas Pieter y Paulus Langerock, los gemelos más longevos del mundo.

Nacidos el 8 de julio de 1913, los hermanos han vivido juntos la mayor parte de sus vidas y hasta el momento apenas se han dejado el uno al otro: comparten una habitación en la residencia de ancianos en la que viven, a las afueras de la ciudad belga de Gante.

"No hay muchos consejos que pueda dar. No gasten su tiempo haciéndose tontos, no coman mucho y no persigan a mujeres", dijo Paulus, cambiando sin problemas del francés al neerlandés, las dos principales lenguas del país, así como el dialecto local de Gante.

Tras sus largas carreras como magistrados a mediados del siglo XX, los gemelos de 102 años prefieren hablar en francés y que les llamen Pierre y Paul.

Ambos disfrutan de un vaso de vino cada día. "Tráiganos un Burdeos, pero de muy buena calidad", dice Paulus a su cuidador en la residencia Ter Venne, a la que se mudaron hace tres años, cuando abandonaron su casa.

Ninguno de ellos se ha casado, desaprobando la elección del otro de posibles compañeras de vida durante los años. "Sí, Paulus es mi mejor amigo. Estamos siempre juntos", dice Pieter.

Aunque ya son los hermanos gemelos con vida más ancianos del mundo, tienen otros tres años para romper el récord de los gemelos estadounidenses Glen y Dale Moyer, que alcanzaron los 105 años. Pero Paulus dice que no le importa.

Y recuerda que no hay que hacer caso siempre a los pronósticos de salud, "cuando teníamos 85 años fuimos al médico y nos dijo: 'No crean que vivirán hasta los 100'. Bueno, nunca quise realmente ser tan viejo".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar