EL LIBERTADOR logo

Los ratones deberían saber que después de la fiesta del queso sigue el sacrificio; bueno sería recuerden cuantos expresidentes endulzados en maldad por EE.UU. mas tardaron en entregar la banda presidencial para salir del tribunal a un avión que los llevó directo a la cárcel; algunos cuando ya eran insalvables fueron tirados a las aguas violentas.  

 

Editorial

 

“LAS CINCO O NINGUNA”

 

El fértil descontento social y político frente a la flojera del Gobierno y el reino de pobreza negado por la “radiante economía oficial” en América Central y, puntual en Honduras, es incomprensible si se descarta que en nuestra zona la codicia de Estados Unidos y la vendimia de traidores son las raíces que sueltan la desgracia y atan la autonomía nacional.

 

¿Por qué el Departamento de Estado despliega una intensa campaña diplomática para posicionar la idea –expresada por el consejero Thomas Shannon en Madrid- de que es preciso “construir un nuevo tipo de Centroamérica”, y la responsabilidad de esa tarea por obra y gracia del destino manifiesto, recae en Estados Unidos?

 

Ahí están las respuestas a las dudas del pueblo hondureño, mientras el hambre cual azote cae sobre el lomo de las familias en el campo y la ciudad, el FMI caído en trance afirma que este año Honduras registra el mayor crecimiento de la producción en la región. Y el mismo confeti multicolor lanza al aire la embajada de EE.UU. cuando de temas internos comenta la inflación, gasto público, seguridad, derechos humanos, inversiones, confort ciudadano, etc. Nealon repite hasta el éxtasis que las relaciones entre ambos países son como “Nunca Jamás”, un lugar imaginario donde los niños no crecen y sólo existen la diversión y la felicidad.

 

Ellos saben que mienten y nosotros debemos saber que a ellos no les importa si nosotros como sociedad caemos o no en su farsa. Honduras es hoy un laboratorio ideológico del Pentágono, se afina un modelo de dictadura y se mide la reacción social.  

Los ratones deberían saber que después de la fiesta del queso sigue el sacrificio; bueno sería recuerden cuantos expresidentes endulzados en maldad por EE.UU. mas tardaron en entregar la banda presidencial para salir del tribunal a un avión que los llevó directo a la cárcel; algunos cuando ya eran insalvables fueron tirados a las aguas violentas.

 

Washington –expone el intelectual costarricense Andrés Mora— actualiza sus lecturas geopolíticas y reconoce, con alto realismo, la confluencia de otros competidores en el istmo, incluso, en el Caribe.- El proyecto del Gran Canal de Nicaragua, que concita el interés de China y Rusia en la eventual nueva ruta transoceánica; la continuidad de relaciones China-Costa Rica y la profundización de la diplomacia asiática de inversión en infraestructura; la edificación de foros de unión latinoamericana y caribeña como CELAC para articular posturas como bloque ante otros actores globales (Unión Europea, África, los BRICS); además, la llegada tardía de Estados Unidos al proceso de normalidad en las relaciones con Cuba, cuando ya América Latina, China y Rusia han avanzado en acuerdos de inversión y cooperación con la isla, han obligado al Departamento de Estado a replantear sus movimientos en el ajedrez del poder en el sistema internacional.

 

“Five or none” (las cinco o ninguna): este era el lema que ondeaba en las banderas de ejércitos de filibusteros que servían al proyecto esclavista de oligarcas del sur de EE.UU. y de la expansión del incipiente imperio. Ha pasado más de un siglo y medio y, desde entonces, mucho ha cambiado el mundo, pero aquella funesta máxima –al decir de José Martí- sigue vigente como proclama de voracidad insatisfecha en las entrañas del norte revuelto y brutal.   

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar