Cuerpos antimotines desalojaron esta tarde varios ciudadanos a la altura de la posta policial “el Durazno”, debido a que por varias horas tomaron la carretera CA-5, principal vía que une a la capital de Honduras con el norte del territorio. La exigencia es que el gobierno les provea alimentos para poder quedarse en casa.

En varios puntos de la capital hubo protestas similares exigiendo agua, medicinas y comida al gobierno Hernández, igual pasó en las colonias La Laguna y Sagastume y lugares vecinos, donde las barrenderas exigieron al alcalde Nasry Asfura que les pague sus salarios.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Pobladores de varias colonias de la capital hondureña, la mayoría empleados del transporte colectivo de buses y taxis, pararon el tráfico por varias horas durante este día, exigiendo al gobierno que los dote de alimentos, porque al dejar de trabajar no tienen como suplir las necesidades básicas de las familias.

 

Ya en horas de la tarde, un fuerte contingente antimotines procedió a desalojarlos por la fuerza para dar paso a la larga cola de transporte de carga que debieron apagar sus camiones y esperar casi todo el día hasta que los cuerpos policiales diluyeron la protesta. 

 

Ante la advertencia de los pobladores que volverían a tomarse la carretera, los agente se quedaron apostados en el lugar. Un señor entrevistado por los medios de comunicación dijo: “Queremos una respuesta del gobierno, porque nosotros necesitamos alimentación, sólo así podemos estar tranquilos, somos conductores de buses y vivimos del día al día, y así como estamos no podemos seguir”.

 

Varias personas afirmaron que no tienen cómo alimentar a sus familias y que no se puede estar encerrado con hambre. Una madre de familia exaltada mandó un mensaje al gobierno, “aquí no nos vamos a morir del coronavirus, vamos a morirnos de hambre”. Otro pidió al gobierno que atienda a los hondureños que por su carencia económica no pueden cubrir las necesidades de sus casas.

 

Una mujer piel roja de tanto sol, que cargaba a su hijo en brazos sin protección y ella se cubría a medias el rostro con una camiseta, salió abriéndose paso entre varios hombres, a responder a una periodista – ¿Y usted por qué protesta?  – Yo como madre de familia, quiero que el gobierno no sea sinvergüenza, se quedó con el dinero para dárselo a su hermano. Tengo varios hijos y no tienen que comer.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar