En conferencia de prensa el Partido Nacional condenó los asesinatos de sus dirigentes: Dagoberto Villalta y Marcial Martínez, acribillados en la mañana del pasado martes. Este instituto político, ha pedido enérgicamente a los órganos de investigación un trabajo incansable para que los crímenes no queden impunes.

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

 

Tegucigalpa. El presidente del Comité Central del Partido Nacional (CCPN), Reinaldo Sánchez, condenó ayer el asesinato contra dos dirigentes de esa institución política: Dagoberto Villalta y Marcial Martínez, hechos registrados en diferentes sectores de la capital hondureña.

 

Sánchez refirió que el CCPN se reunió por la tarde con jóvenes estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), y consideraron oportuna una reacción del Partido Nacional como institución política y del Comité Central como órgano rector, sobre los acontecimientos ocurridos.

 

Señaló que se entiende el dolor de las familias hondureñas cuando pierden a un ser querido de manera violenta, “aún y cuando ahora la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes se ha reducido a la mitad en comparación a lo que sucedía hace unos años atrás”, según datos del Observatorio de la Violencia de la UNAH.

 

“En primer lugar, el Partido Nacional condena lo sucedido el día de hoy, lo condenamos muy enérgicamente porque aparte de ser buenos hondureños, padres, hijos, hermanos, que dejan luto también en los hogares, en las familias, en los amigos que estaban alrededor tanto de Dago como los otros líderes fines al Partido Nacional que han perecido a manos de la delincuencia”, subrayó Sánchez.

 

“Muchos han preguntado qué va a hacer el Partido Nacional, pero no lo corresponde al Partido Nacional como ente político impartir justicia, pero si como institución política nos mantendremos vigilantes para que se siga el proceso que corresponde”, puntualizó Sánchez quien a nombre de todos los “cachurecos”, expresó que su deseo es la paz y que no se siga derramando sangre de la familia hondureña.

 

Sánchez advierte que presionarán para que las investigaciones de estos casos y otros del pasado, no queden en impunidad. “Yo le quiero recordar al pueblo hondureño que hoy está muriendo mucho menos gente de la que moría años atrás”.

 

“Más de la mitad de las familias hondureñas que en otros momentos pudieron haber perdido a sus seres amados y no hubiesen podido pasar la navidad como era quizá cuatro, seis u ocho años atrás, pero lo que ha sucedido hoy no puede quedar en la impunidad”, cerró Sánchez.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar