En el Índice de Percepción de Corrupción (IPC) de la oenegé Transparencia Internacional, Honduras ha caído 14 posiciones en comparación al puesto que logró en 2018, lo que significa que ha empeorado en materia de corrupción y comparte con Guatemala el segundo lugar de países peor evaluados en la región.

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Transparencia Internacional (TI) ha hecho público su Índice de Percepción de la Corrupción (ICP), listado que estudia a 180 países donde Honduras para 2019, bajó 14 posiciones, destacando entre los peor evaluados por la oenegé.

 

En 2018, la evaluación posicionó a Honduras con 29 puntos en el lugar 132, pero para 2019 su puntuación bajó a 26, lo que significa una escalada entre los más corruptos, ocupando la posición 146.

 

A nivel regional, Honduras y Guatemala comparten el segundo lugar, siendo Nicaragua el peor evaluado el año anterior, según el monitoreo de TI.

 

Además, a nivel continental, Venezuela queda con el primer puesto, seguir de Nicaragua en segundo lugar, Guatemala y Honduras empatados en tercer puesto.

 

El ICP es un monitoreo basado en evaluaciones de 13 expertos y encuestas con empresarios que usan una escala de cero a cien, donde entre a menor puntaje significa mayor corrupción.

 

Debido a lo anterior es que el listado está presentado entre los países más sanos a los más trastocados, lo que significa que el país figura entre los 40 peores evaluados por TI.

 

El representante de TI en Honduras, Carlos Hernández, lamentó el resultado del ICP ya que se trata de “una herramienta, la más usada en materia de corrupción en el mundo que recoge 13 indicadores de prestigio”.

 

El también director ejecutivo de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), ha dicho que la caída en esa lisa envía un mensaje claro a la clase política, sobre todo porque para 2019 se hizo un análisis relacionado a la corrupción y participación de políticos con el tema de financiamiento.

 

“Ojalá que estos datos que se están publicando hoy a nivel mundial puedan servir para que la dirigencia política y gobernante, los actores empresariales y la sociedad civil, nos unamos y busquemos mecanismos para demandar que el sistema funcione”, cerró Hernández.

 

El pasado viernes 18 de enero, el Gobierno de Honduras informó a la OEA que no renovaría el convenio que permitía a la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) seguir trabajando en el país.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar