Represión a golpes y gases tóxicos, así trató la Guardia Nacional de México a la caravana de migrantes que hoy, tras varias horas esperando una respuesta de la autoridad migratoria mexicana, se lanzó a cruzar la frontera por el río Suchiate.

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

 

Guatemala. Tras arribar el pasado sábado a la zona fronteriza de Suchiate, entre Guatemala y México, la caravana de migrantes hondureños entró en desesperación este lunes y se lanzó a cruzar por el río que divide a ambos países.

 

Cansados de la falta de respuesta de la autoridad migratoria mexicana, los viajantes cruzaron por el río, siendo detenidos con golpes y gases lacrimógenos proporcionados por la Guardia Nacional mexicana.

 

La agresión de los uniformados fue salvajemente desmedida si se toma en cuenta el discurso de “brazos abiertos” del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien prometió 4,000 empleos para los miembros del nuevo éxodo hondureño.

 

Ante la tensa situación de la frontera el grupo de migrantes pidió, a través de la prensa, una reunión con el presidente mexicano, para así aclarar su condición y que se les permita llegar a la frontera con Estados Unidos.

 

Galería: ¡TENSIÓN! MIGRANTES HONDUREÑOS SE LANZAN AL RÍO PARA CRUZAR MÉXICO

 

Tras varias horas de ser ignorados por la autoridad migratoria mexicana, los hondureños optaron por seguir su travesía a la frontera con EE.UU., fue allí cuando la Guardia Nacional atacó con golpes y gases tóxicos, obligando a los migrantes a retroceder.

 

“Soy mamá, sólo quiero una vida mejor para mi bebé”, reclamaba una joven madre a los oficiales y, por otro lado, varios hondureños aquejaron: “En Honduras nos matan”.

 

A pesar que cientos de hondureños intentaron cruzar, decenas de familias esperan en albergues migrantes en Tecún Uman a que los portones mexicanos permitan el paso, otros siguen en resistencia en el punto fronterizo, reclamando su derecho a migrar.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar