Luego que las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional tomaran control del Sistema Penitenciario Nacional, se han registrado las dos masacres con mayor número de muertos en lo que va de 2019. La primera ocurrió en el centro penal de Tela, Atlántida con un saldo de 19 víctimas, y la otra en el centro penitenciario de El Porvenir con 18 muertos.

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

 

Tegucigalpa. El Gobierno hondureño, tras una reunión de emergencia de varios funcionarios del Poder Ejecutivo, aprobó el pasado martes 17 de diciembre que las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional para tomar el control del Sistema Penitenciario Nacional. La gestión arrancó con el pie izquierdo, por dos masacres en diferentes cárceles que dejaron un total de 37 muertos.

 

El pasado jueves, la Fuerza de Seguridad Interinstitucional (Fusina) desplegó a sus elementos en los centros penitenciarios a nivel nacional; sin embargo, el viernes suscitó en el centro penal de Tela, Atlántida, una balacera que a la fecha contabiliza 19 muertos.

 

El portavoz de ese organismo de seguridad, José Coello, excusó que la Junta Interventora aun no había tomado control de esa cárcel.

 

En tanto, cuando los hondureños trataban de digerir la masacre en esa prisión del norte de Honduras, otro hecho violentó les tomó por sopresa ayer domingo, esta vez en la cárcel de El Porvenir, Francisco Morazán.

 

Este hecho violentó trascendió primero por la muerte de dos reos; sin embargo, poco a poco las autoridades contabilizaban más víctimas, el dato de última hora maneja que son 18 los reos asesinados.

 

Cabe mencionar que el Poder Ejecutivo sacó del control al Instituto Nacional Penitenciario (INP), debido a la incapacidad de mantener control de las cárceles del país, donde, según el Observatorio del Crimen de EL LIBERTADOR (OCEL), se había registrado hasta el pasado 19 de diciembre un total de siete homicidios múltiples dejando un total de 22 muertos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar