Con la ausencia de cuatro importantes figuras, entre ellas dos precandidatos presidenciales y dos exmandatarios de la República, el Partido Nacional celebró hoy su convención “Celin Discua”. Donde el gobernante Juan Hernández, en su discurso amenazó a los líderes de ese instituto político que eviten poner “zancadillas” a los aspirantes que no están contentos con su representación por la crisis a raíz de la cuestionada reelección.

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. La división aflora en el gobernante Partido Nacional que este sábado ha celebrado su convención en la ciudad de Danlí, departamento de El Paraíso, oriente de Honduras. Desde hace algunas semanas en la construcción de la agenda, varios movimientos de este instituto político dejaron entrever que no asistirían a este evento, evidenciando una segmentación.

 

Con cuatro ausencias notables y decenas de butacas vacías arrancó la convención que lleva por nombre “Celin Discua” en honor al veterano diputado –señalado en el escandaloso Caso Pandora–. Entre los ausentes destacan los exmandatarios Ricardo Maduro y Porfirio “Pepe” Lobo.

 

Además, han optado por no asistir: Ricardo Álvarez, presidente del movimiento “Salvemos Honduras” y Roberto Ramón Castillo, presidente del Movimiento Nacional Rafael Callejas (Monarca).

 

Ayer viernes, Álvarez confirmó que no haría acto de presencia en la “fiesta azul” y los líderes departamentales de su movimiento ratificaron y acompañaron la decisión, instando a que “sólo la verdadera unidad nos asegurará el triunfo en las elecciones de 2021”.

 

Por su parte, el movimiento Monarca, emitió un comunicado luego de reunirse con su dirigencia quienes opinan que “escuchar de primera mano el creciente descontento que impera en el nacionalismo ante la evidente falta de unidad partidaria, el Monarca respetando la voluntad de sus integrantes ha decidido por unanimidad no asistir a la convención”.

 

Y agrega: “Vemos con suma preocupación que al igual que el Monarca, dos movimientos internos relevantes dentro de nuestra institución política han decidido no asistir a la Convención, demostrando de esta manera la falta de unidad partidaria realmente existente en nuestro partido”.

 

Quienes sí se han presentado, han sido el presidente del Congreso, Mauricio Oliva; el presidente del partido, Reinaldo Sánchez; y el gobernante Juan Hernández, quien al llegar robó el protagonismo a la dirigencia de ese instituto político, imponiendo su discurso como el cierre del evento.

 

Sánchez, presentó a Hernández alzando la voz con júbilo: “Ahora presento a ustedes a un luchador incansable por Honduras, un cachureco de verdad, alguien que me dijo hace algunos días: ‘Que no le quepa duda, voy a hacer lo que tenga que hacer para que otro cachureco reciba esa banda presidencial”.

 

El gobernante aprovechó el espacio en la “fiesta azul” para alegar que le resulta insólito que a la fecha no se haya aprobado en el Congreso limitar la reelección y que él se comprometió a reelegirse sólo por un periodo. Hernández, estima que una “reelección abierta” es un peligro para la democracia.

 

Sin embargo, el gobernante olvidó lo aprendido en la Facultad de Derecho, pues la figura de la reelección no existe en la Constitución y, de hecho, los artículos pétreos que defendió durante el golpe de Estado, no sólo prohíben la continuidad en el poder, sino que además califican la reelección presidencial como un delito de traición a la patria.

 

Razón por la que su segundo mandato, carece de legitimidad según el análisis de expertos y el pueblo mismo que lo quiere fuera del poder desde 2015 cuando surgieron las marchas de “Las Antorchas” quienes crearon el populoso grito: “¡Fuera JOH!”. Además, la exigencia de reglamentar la reelección es lo que ha fraccionado al “nacionalismo”, según lo analizan varias figuras de este partido.

 

Hernández, que habló alrededor de una hora con un discurso para presumir los “logros” de su gestión, instó a saludar a Álvarez, “un amigo que me acompañó en la reelección. Ricardo Álvarez, un abrazo como el que nos dimos en mi casa ayer”.  

 

Además, Hernández advirtió a los líderes de este instituto político: “Yo quiero pedirle a todos los líderes de mi partido, desde la base hasta los que aspiran a presidente, cuidemos la unidad del partido. La democracia permite ir a elecciones internas y así debe ser, pero con respeto, prudencia y con pasión de líder. No se vale meterle zancadillas a la gente, no se vale agredir al hermano nacionalista”.

 

Curiosamente, en los agradecimientos del gobernante a los dirigentes nacionalistas que trabajan a todo el país, exaltó su voz más de lo normal al presentar al alcalde de la Capital Nasry “Tito” Asfura, quien esta semana confirmó su aspiración presidencial, siendo éste quien cuenta con la “bendición” de Hernández de cara a las elecciones en 2021.

 

“Es un hombre que nació para darse a querer y para dar resultados y yo me siento orgulloso que en la cantera de líderes de mi partido que son precandidatos ya este ¡Tito Asfura!”, dijo Hernández.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar