El Instituto Nacional de la Mujer (Inam), ha convocado a varios organismos, entre ellos la prensa nacional, para firmar un pacto social con el propósito de proteger la dignidad de mujeres que han sido víctimas del crimen. Se trata de una iniciativa que busca una acertada cobertura de prensa sobre crímenes contra las hondureñas.

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El Instituto Nacional de la Mujer (Inam), ha promovido un pacto social con organismos sociales y medios de comunicación, con el propósito de abordar desde la perspectiva de derechos humanos una acertada redacción y presentación de noticias que registren actos criminales contra las mujeres.

 

En ese contexto, la coordinadora de la Unidad de Prevención de Violencia del Inam, Alma Coello (foto más abajo), señala que esta postura va encaminada a que la prensa hondureña de un tratamiento especial a las noticias de violencia de género.

 

La iniciativa busca darle un enfoque moral a las víctimas, ya sea que sobrevivan o no. Es decir, tener en principio que el tema es vinculante a derechos humanos y desde la cobertura mediática se debe enmarcar la ética.

 

Menciona que en Honduras, hay medios de comunicación que intentan devaluar un acto criminal cuando describen la vestimenta de la víctima o el lugar en el que se encontraba, en resumen, ese tipo de redacción da un enfoque en que las mujeres son culpables. “Si dice que fulana de tal andaba vestida de cierta forma, que deambulaba a las 3:00 de la mañana, ¿qué le dice usted a la sociedad cuando hace ese tipo de redacción?”.

 

A su criterio: “Aquí no se habla de violencia de género o violencia machista, es una violencia específica y para quitarle las ambigüedades hablamos de violencia contra las mujeres”.

 

Coello insta a la prensa y organismos que registran estos casos, a publicar “lo que no se ve”, por ejemplo, verificar si la víctima ya había hecho denuncias previas al sentirse vulnerable, ya que entonces “hablamos que el sistema está fallando”. Analiza que en ese sentido, cuando un periódico difunde estos datos, se está evidenciando la secuencia del crimen y envía un mensaje diferente a la sociedad.

 

Entre tanto, alega que términos como “crímenes pasionales”, es un vocablo inexacto para la cobertura de estas noticias: “Es como decir ‘ah la mato porque estaba enojado’ y se tiende como justificar que uno tiene el derecho de matar solo por estar enojado”.

 

Además, asegura que los noticiarios deben dar un “cierre positivo”, porque: “No podemos sólo darle un cierre caótico a la población, ya ellos saben cómo está la situación, necesitamos una salida, no podemos decir que esto es algo normal porque no lo es”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar