“Denunciamos enérgicamente que vivimos en un Estado de indefensión, con la militarización total del territorio hondureño, sin ninguna garantía constitucional, que aniquila todos los derechos humanos”, dicta un comunicado de exdirigentes estudiantiles de la UNAH, quienes se apersonaron al Conadeh a entregar pruebas de los casos de “violencia sistemática” contra los estudiantes. 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Un grupo de exdirigentes del Movimiento Estudiantil de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), se apersonó este martes al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) para denunciar la “violencia sistemática” que violenta los derechos de los jóvenes educandos a pronunciarse contra el régimen.

 

El grupo de exdirigentes, que vivió en carne propia la estigmatización y criminalización, ha referido en un pronunciamiento que existe una “política de miedo” contra los que alzan la voz en las calles. Y alertan que por ello en el país se está asesinando a estudiantes.

 

“Denunciamos enérgicamente que vivimos en un Estado de indefensión, con la militarización total del territorio hondureño, sin ninguna garantía constitucional, que aniquila todos los derechos humanos”, dicta el comunicado.

 

Sobre el tema, Fernando Ramírez (foto), que es uno de los representantes del grupo, señala que el acto ante el Conadeh es reiterativo ya que: “Es de conocimiento público que hay violación sistemática de los derechos humanos y que uno de los sectores más vulnerados son los estudiantes y los jóvenes”.

 

Amplía que se ha urgido al Conadeh para que tome acciones de protección y garantice los derechos de los universitarios. “El contenido del documento es una especie de esquema donde se presentan las acciones contra los estudiantes y hacer evidente una nueva doctrina que se está ejecutando en el Consejo Nacional de Seguridad y que está dirigida a todas las personas que alzan la voz contra un narcoestado”.

 

Ramírez puntualiza que las formas criminales a la que están expuestos los movimientos estudiantiles no son algo nuevo en el país, pues recuerda que el antecedente más reciente es de 2009 con el golpe de Estado, situación que no ha frenado.

 

De hecho, menciona que los asesinatos de estudiantes, el constante hostigamiento y represión policiaco-militar, se excusa porque los universitarios han sido el único sector que asumió directamente los procesos de movilización con relación al caso de “Tony” Hernández, hermano del actual gobernante, encontrado culpable por delitos de narcotráfico.  

 

“La política va dirigida a esos sujetos que alzan la voz y contra los que se reconocen como un verdadero peligro frente a la instalación de un “narco poder” en el Estado y al final terminan siendo los jóvenes los más afectados”.

 

Sentencia que en este caso, los exdirigentes únicamente colaborarán con el actual movimiento estudiantil de “la Nacional” en asesoría y visibilización de las faltas de garantías. “Las acciones que se están tomando de parte de los exdirigentes y sector estudiantil deben ser combinadas, pero se debe respetar puntualmente la autonomía del sector estudiantil que actualmente está asumiendo el liderazgo”.

 

Concluye que “Ellos brindarán las acciones, nosotros estamos dando acompañamiento en términos de unidad y organización, para que ellos puedan, frente a un escenario de violencia, tomar medidas de seguridad y también exponer organizaciones que les están dando la espalda”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar