La Oficina Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH), se ha pronunciado para exigir un cese a los crímenes, persecución, criminalización e impunidad que afecta a periodistas y medios de comunicación en el país. 

Ayer viernes, se reportó la muerte violenta del comunicador Buenaventura Calderón en Gracias a Dios, quien además era dirigente del opositor partido Libertad y Refundación.

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH), en el marco del Día Internacional para poner fin a los crímenes contra periodistas, ha emitido un pronunciamiento donde expresa suma preocupación por la criminalización, persecución e impunidad que afecta comunicadores y medios de comunicación en Honduras.

 

“Los ataques a comunicadores sociales, periodistas y medios de comunicación son ataques a la Libertad de Expresión, y una limitación del Derecho a la Información de toda la sociedad, así como una vulneración a los derechos humanos”, recuerda la OACNUDH.

 

Este organismo de la ONU enfatiza que la labor de difundir noticias y comunicar temas de interés social, “es uno de los pilares de la democracia y ninguna persona debería estar en riesgo por desempeñar su trabajo”. Amplía: “Las amenazas, el hostigamiento, la criminalización y el asesinato como expresión de la máxima violencia contra periodistas, unido a la impunidad, constituyen una manera de intimidar o silenciar que conduce a la autocensura”.

 

Además puntualiza que varias organizaciones de defensa de la libre expresión, han registrado en 2019 más de un centenar de alertas por diversos ataques a la prensa y personas vinculadas al periodismo. En este contexto destaca la persecución judicial a través de querellas y las agresiones en cobertura de protestas “mayormente con bombas lacrimógenas, golpes de los efectivos policiales o militares, persecución física en autos del Gobierno, destrucción de equipo periodístico o detenciones arbitrarias”.

 

“Durante el 2019, la OACNUDH ha registrado y dado seguimiento al asesinato de dos periodistas y dos comunicadores sociales, en los departamentos de Valle, Copan y Cortes, lamenta no conocer de avances en las investigaciones y que estos crímenes estén en la impunidad”.

 

Asimismo reafirma que la libertad de opinión y expresión, “es uno de los derechos fundamentales de la persona humana y el Estado de Honduras ratificó convenciones y tratados internacionales de derechos humanos que reconocen este derecho”.

 

Ayer se reportó la muerte violenta del comunicador Buenaventura Calderón en Gracias a Dios, quien además era dirigente del opositor partido Libertad y Refundación.

 

A continuación el documento de forma íntegra:

 

Alto a la impunidad y los crímenes contra periodistas y comunicadores sociales

 

Tegucigalpa, 2 de noviembre de 2019 – En el Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH) expresa su preocupación por la criminalización, persecución e impunidad que afecta periodistas y medios de comunicación en Honduras.

 

OACNUDH enfatiza el importante papel de las personas que ejercen el periodismo en la sociedad y recuerda que los ataque a comunicadores sociales, periodistas y medios de comunicación son ataques a la Libertad de Expresión y una limitación del Derecho a la Información de toda la sociedad, así como una vulneración a los derechos humanos.

 

La labor de difundir noticias y comunicar temas de interés para la sociedad, es uno de los pilares de la democracia y ninguna persona debería de estar en riesgo por desempeñar su trabajo. Las amenazas, el hostigamiento, la criminalización y el asesinato como expresión de la máxima violencia contra periodistas, unido a la impunidad, constituyen una manera de intimidar o silenciar que conduce a la autocensura.

 

Organizaciones de sociedad civil dedicadas a la defensa de la libertad de expresión, han registrado más de un centenar de alertas por diferentes tipos de ataques contra personas que ejercen el periodismo y contra la libertad de expresión, resaltan la persecución judicial, a través de querellas y las agresiones en cobertura de protestas, mayormente con bombas lacrimógenas, golpes de los efectivos policiales o militares, persecución física en autos del Gobierno, destrucción de equipo periodístico o detenciones arbitrarias .

 

Durante el 2019, la OACNUDH ha registrado y dado seguimiento al asesinato de dos periodistas y dos comunicadores sociales, en los departamentos de Valle, Copan y Cortes, lamenta no conocer de avances en las investigaciones y que estos crímenes estén en la impunidad.

OACNUDH Honduras reafirma que la libertad de opinión y expresión es uno de los derechos fundamentales de la persona humana y el Estado de Honduras ratificó convenciones y tratados internacionales de derechos humanos que reconocen este derecho.

 

La Oficina recuerda que el Estado de Honduras se comprometió a adoptar medidas para superar el riesgo de las personas defensoras de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores y Operadores de justicia, y valora los avances normativos del Estado en la promulgación de la Ley de protección para las y los Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia (Decreto No. 34-2015) y la creación del Sistema Nacional de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos.

 

Sin embargo, la OACNUDH expresa su preocupación sobre el Capítulo III Titulo VII “Delitos contra la Dignidad y el Honor” del Nuevo Código Penal que debería entrar en vigor en el mes noviembre 2019, específicamente por la tipificación de los delitos de injuria y calumnia en este nuevo Código. Si bien reconoce la derogación de la figura delictiva de “difamación”, reitera y recomienda al Estado de Honduras, la necesidad de despenalizar los delitos de injuria y calumnia por la restricción de la libertad de expresión y opinión.

 

En cuanto a la impunidad, OACNUDH recuerda que esta constituye una seria amenaza al Estado de Derecho, dado que todas las personas, instituciones y entidades, públicas y privadas, incluido el propio Estado, están sometidos a leyes que se deben hacer cumplir por igual y aplicarse con independencia, normas que deben ser compatibles con los estándares y principios internacionales de derechos humanos.

 

Asimismo, la Oficina reitera su disposición para brindar al Estado hondureño la asistencia técnica que contribuya a fortalecer las capacidades del Estado en la investigación, persecución y sanción de estas graves violaciones de derechos humanos, condición para avanzar en el compromiso de poner fin a la impunidad y los crímenes contra periodistas y comunicadores sociales así como para generar un clima propicio para el ejercicio de sus labores.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar