En la conferencia de prensa de la misión de Representantes de la Cámara del Congreso de Estados Unidos, que sostuvo reuniones con diversos sectores de Honduras, la congresista Lucille Roybal-Allard, mencionó que el canciller Lisandro Rosales, “estaba queriendo dar una imagen bastante optimista y positiva sobre la situación del país”.

 

Sin embargo, la funcionaria estadounidense le explicó que en California los congresistas siguen de cerca el tema de migración, por lo que conocen la crisis social, económica y política del país.

 

Por su parte, la presidente de esta comitiva, Nancy Pelosi, explicó que reunirse con el gobernante Juan Hernández no era importante, ya que el propósito de la visita era enfocarse “más en escuchar a la gente y la opinión que ellos tienen, no de la boca del presidente”.

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Luego que culminaran las reuniones con los diferentes sectores sociales del país, la comitiva de Representantes de la Cámara del Congreso de Estados Unidos, presididos por Nancy Pelosi, ofrecieron una conferencia de prensa en la que concluyeron principalmente, mantener un enfoque de apoyo al tema de migración, combate a la corrupción, seguridad ciudadana y Derechos Humanos.

 

La comitiva está formada por: el presidente del Comité de Asuntos Exteriores, Eliot Engels; la presidenta del Comité de Pequeña Empresa, Nydia Velázquez; el presidente del Comité de Reglas, Jim McGovern; la representante del Comité de Apropiaciones, Lucille Roybal-Allard; y el representante del Comité de Apropiaciones, Henry Cuéllar.

 

Puntualmente, Pelosi explicó que aunque sostuvieron una reunión con el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, en los casos de Honduras y Guatemala, “no nos encontramos”. Amplió que para este grupo ha sido muy satisfactorio el trabajo realizado en la jornada de este sábado.

 

Agregó que la presencia del gobernante Juan Hernández, no era tan importante, ya que “las reuniones queremos enfocarlas más en escuchar a la gente, la opinión que ellos tienen y no de la boca del presidente”.

 

Ahondó que de parte del Gobierno de Honduras, el secretario de Relaciones Exteriores, Lisandro Rosales, si se sentó con la comitiva para dialogar los temas de interés. En este contexto, Lucille Roybal-Allard, reveló que ha encontrado una serie de contradicciones en las palabras del funcionario hondureño.

 

“He tenido acá una serie de contradicciones, cuando estábamos reunidos con el ministro de relaciones él estaba queriendo dar una imagen bastante optimista y positiva sobre la situación del país. Sin embargo, yo quería ofrecerle a él una perspectiva completamente distinta que tenemos nosotros en Los Ángeles”, dijo la congresista.

 

Y es que contó que en el Estado de California, los congresistas trabajan muy de cerca con oenegés que apoyan a grupos de migrantes, especialmente a centroamericanos, donde gran parte son hondureños que dan testimonios lamentables sobre las condiciones del país. “Según ellos no había seguridad ni oportunidades en Honduras e incentivaron a no seguir dándole dinero al Gobierno a quien calificaron como una administración corrupta”.  

 

La presidente de los representantes, puntualizó que el Gobierno no apoya directamente al régimen de Hernández, sino más bien al pueblo a través de los fondos que se administran a través de USAID y otras organizaciones, que no deben ir destinados al apoyo de la represión, recordando que los agentes del orden deben capacitarse en protección de los derechos indispensables, lo que ha generado debate en la comitiva.

 

Destacó que en las reuniones se han tocado temas sobre tres pilares específicos: la seguridad, la prosperidad y la gobernanza. “Todos los países que visitamos nos enfatizamos en puntos que no puede haber seguridad hasta que no se acabe con la corrupción”, dijo.    

 

“Nosotros compartimos las opiniones que tienen todos con los que nos hemos encontrado sobre la falta de justicia y la seguridad en Honduras”, agregó. Además mencionó que luego de reunirse con el Fiscal General de la República, Óscar Chinchilla, se le hizo saber que el apoyo a la MACCIH debe seguir.

 

Sobre el tema de corrupción, el representante Jim McGovern, afirmó que: “Les dije a los funcionarios hondureños lo profundamente preocupado que estoy por la cultura de la corrupción y los abusos contra los derechos humanos que rodean al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández. Es importante transmitir estas fuertes preocupaciones en este momento crítico en Honduras”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar