EL LIBERTADOR logo

Estados Unidos y sus sectores articulados en el control de Honduras asumen por manual de guerra que el hondureño será humillado hasta el final del mundo, no hará nada nunca, no levantará cabeza y no tiene rifles como ellos en sus militares, y se equivocan, como antes “Tacho”, Batista y otros que soñaron la inmortalidad.

 

EDITORIAL 

 

El valor de una década perdida

 

El equipo que en tanto sostiene a JOH y su esquema represivo insiste en un error de muerte irreversible, asume con la golilla del que tiene toda ventaja que cada quien tiene su verdad en la disputa por el poder entre el pueblo y la élite que se lucra; ven la crisis nacional desde la dimensión del cinismo con mente psicópata. Estados Unidos y sus sectores articulados en el control de Honduras asumen por manual de guerra que el hondureño será humillado hasta el final del mundo, no hará nada nunca, no levantará cabeza y no tiene rifles como ellos en sus militares, y se equivocan, como antes “Tacho”, Batista y otros que soñaron la inmortalidad.

 

Ese pensamiento limitado, subyugado y colonial ha primado en los grupos dominantes en cada momento histórico de esta comarca catracha, salvo el proyecto morazánico, de ahí, jamás han tenido la intención de sumar como socios del modelo económico a las grandes capas sociales marginadas de la bonanza para que pueblo y capital salten a la modernidad. 

 

El valor de nación de la década perdida luego del golpe de Estado de 2009, ha sido el despertar de sectores clave de nuestra sociedad, se retrocedió cincuenta años en economía, pero se avanzó siglos en conciencia social, en la necesidad de tomar el poder de la nación, evolucionó la idea y el lenguaje político en la base popular. Hace diez años el pueblo sólo era enfermo, dividido, desorganizado y hambriento, ahora carga esa gravedad, si, y más dolor, con una diferencia, el golpe abrió el vientre del sistema, y esta vez el hombre sencillo pudo ver cómo funciona cada órgano, sabe la farsa del cardenal, cómo opera el círculo de la riqueza, conoce al dictador y a su amo, identifica al ladrón y al traidor y quema los bienes del enemigo.

 

La victoria de la población es dura, nadie dijo que era fácil. Con pocas excepciones, la de José Cecilio del Valle, por ejemplo, los primeros forjadores del Estado y nación de Honduras, para concretar sus objetivos, consideraron la realidad de los sectores sociales mayoritarios. Al ignorarla y obstinarse en reducirla a sus propósitos, ha dado pie únicamente a contradicciones casi insalvables que generaron ruina o lo inacabado ¿Qué sector del país, aún los cómplices,  ha ganado a largo plazo con los golpes e injerencia de EE.UU. en Honduras? Con frecuencia las reacciones frente al nuevo orden que se quería implantar fueron bárbaras y anárquicas y, para mantenerlas como en el actual, se acudió a militares sanguinarios y a dictadura mortal.

 

Desde el inicio de “independencia” operó en esta provincia una separación a planos abismales entre lo que era el país real y el Estado que deseaban quienes ostentaban el poder.- Cuando después de 1821 por medio de asambleas y congresos se intentó organizar el nuevo país, creando nuevas instituciones como los congresos deliberativos, el ejercicio del sufragio, la libertad del comercio y de los mares, la supresión de impuestos, etc. y se evocó como nuevos modelos de la felicidad humana la igualdad, la libertad y la fraternidad, se quiso lanzar, casi de repente a ciegas a nuestra sociedad, cuya “identidad” política, económica, cultural, educativa se encontraba casi totalmente al margen de todo ese proceso que en otras regiones como Europa permitió desembocar en la modernidad.

 

La clase política ha sido salvaje y corrupta, ha cerrado las puertas del gobierno al pueblo, por eso niega salud y educación de alta calidad.- En nuestra comarca, aunque llegan aires de lo que está pasando en otras partes de la tierra, poco o nada de lo bueno ha incorporado al desarrollo. Esta miserable élite que gobierna, al mundo exterior sólo se vincula como colonia, antes España y después EE.UU.; la nueva es que firmó su deceso en 2009 y la conocerán con desprecio las siguientes generaciones. 

Comentarios  

0 #3 Emilio González D. 24-07-2019 19:42
Es por eso que yo siempre he sostenido que el mejor tipo de negocios en nuestro país es la pobreza, pero para los brillantes ideólogos de este sistema de pobreza es toda una monumental cagada porque creen ciegamente y erróneamente que su prosperidad mejoraría empobreciéndonos a la brava...que idiotez, la pobreza no consume nada más que el aire que respiramos. Y seguirán por los siglos de los siglos creyendo estas estupideces sin percatarse que antes que su prosperidad, lo que están fraguando es su derrota inexorable...que pendejos¡¡¡, en medio de la pobreza no prosperan los negocios cabrones¡¡¡
Citar
0 #2 EquipoRedacción 03-07-2019 17:25
Buenas Días, estimado Salatiel, hemos colocado un cintillo con los números de la oficina de EL LIBERTADOR, para que pueda comunicarse para la suscripción o puede darnos su contacto y nosotros nos comunicaremos lo más pronto posible.
Saludos,
Equipo EL LIBERTADOR
Citar
0 #1 Salatiel 03-07-2019 00:08
Me gustaría estar registrado
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar