EL LIBERTADOR logo

“Estamos muy preocupados por la extrema represión de estas manifestaciones por parte de la Policía que ha atacado de manera violenta a los manifestantes y ha hecho uso de gas lacrimógeno”, ha expuesto el presidente de la Asociación Médica Mundial, Leonid Eidelman (foto en texto), en una carta que escribió al gobernante hondureño, Juan Hernández.

 

 

Redacción central / EL LIBERTADOR.

 

 

Tegucigalpa. El presidente de la Asociación Médica Mundial (AMM), Leonid Eidelman, ha enviado una carta al gobernante de Honduras, Juan Hernández, instándole a que termine inmediatamente con el uso de la violencia contra los manifestantes de la Plataforma para la Defensa de la Salud y la Educación.

 

La AMM, ha reconocido en un comunicado que las protestas de las últimas seis semanas, están siendo lideradas por médicos y maestros, “en contra de la privatización de la educación y los servicios de salud pública, han llevado a una huelga nacional y violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes”.

 

El documento ratifica que Eidelman ha instado a Hernández, “a poner término de inmediato a la violencia contra los manifestantes y realizar una investigación independiente e imparcial sobre el uso de la violencia y traducir en justicia a los miembros de las fuerzas de seguridad que hayan maltratado a los manifestantes y público en general”.

 

Además, el presidente de la AMM, ha pedido al Gobierno de Honduras, iniciar un diálogo verdadero con los manifestantes y dirigentes médicos, con el fin de lograr un consenso en la solución de los problemas básicos de ambos sistemas integrales.

 

“El Dr. Eidelman apoya el reciente llamado de la Confederación Latinoiberoamaricana y del Caribe (CONFEMEL) a las autoridades de Honduras para reforzar el sistema de salud del país y proteger el derecho de la población a la salud”.

 

En la carta, el galeno expone: “Estamos muy preocupados por la extrema represión de estas manifestaciones por parte de la Policía que ha atacado de manera violenta a los manifestantes y ha hecho uso de gas lacrimógeno. También hemos recibido informes que indican que la integridad física y la vida de los dirigentes y miembros de la directiva de la escuela de medicina de Honduras han sido amenazadas”.

 

Y sentencia: “Condenamos con la mayor firmeza el uso de la violencia y amenazas contra los manifestantes. Dichos actos constituyen una grave violación de los derechos humanos internacionales, incluida la libertad de expresión y reunión, como se estipula en el Convenio Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos que fue ratificado por Honduras en 1997”.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar