EL LIBERTADOR logo

Desde el pasado martes 2 de abril, un grupo de al menos 300 indígenas lencas, que partieron desde Intibucá, llegaron a la capital hondureña, Tegucigalpa con el propósito de tomar el protagonismo en la lucha social.

A su llegada, exigieron que el Gobierno condonara las deudas de Banadesa, así también que no se cerrara esa institución y que se liberara a seis de sus compañeros presos. Ahora las exigencias han pasado a ser de interés nacional.  

 

 

Redacción Central /  EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El asentamiento de 300 indígenas lencas, ha iniciado protestas pacíficas en varios puntos de la capital, ya no sólo para exigir al Gobierno que condone las deudas en el rubro de agricultura, sino para que solucione varios temas de interés nacional.

 

A su llegada a Tegucigalpa el pasado martes, los indígenas pedían al Gobierno la liberación de seis de sus compañeros encarcelados, además para que no se cierre el Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa) y que se condone todas las deudas.

 

Los indígenas se asentaron en la cercanía de las instalaciones del Poder Judicial, sector donde provisionalmente funcional la Casa Presidencial, lugar al que, por obvias razones, nunca pudieron llegar, ya que las fuerzas de seguridad del Estado, acostumbran a cerrar el paso ante cada indicio de protesta social.

 

Ayer, la organización de indígenas, realizó un plantón en las afueras del Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop), para sumarse a las voces que están en contra del cierre de esta institución educativa.

 

De acuerdo con el portal defensoresenlinea.com, los lencas han presionado también por la liberación de los presos políticos en Honduras. Y es que, según datos recogidos por este organismo de alerta, el motivo por el que los seis indígenas están encarcelados en el Centro Penal de La Esperanza, no es otro que la defensa de los recursos naturales.

 

Según el reporte, los presos son del sector de “El Zapote”: Antonio Pérez Gómez, José Gómez, Leonel Rodríguez, Policarpo  Rodríguez, Franklin Eduardo Pérez y Franklin Mejía Gómez, condenados a más de diez años de prisión.

       

La medida de presión de esta tribu indígena, tuvo acciones en varios puntos del país, hace algunas horas, el asentamiento en las afueras de la Corte, realizó un acto ceremonial en el cierre de lo que denominaron “peregrinación indígena popular”.  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar