EL LIBERTADOR logo

Nada se mueve hoy en esta colonia catracha imperial fuera de los designios de Pompeo y el Comando Sur. Tras la rendición absoluta de JOH, sólo queda su fantasma político y las ruinas de un mal gobierno apagado la noche que la señora Fulton contó las actas.

 

De esa historia económica y política infame y políticos criollos bestiales surgió ese hondureño del “Cimarronaje” y “Valeverguismo”, ese que se burla con “memes”, son formas de protesta, o simple sobrevivencia en un medio caníbal y tribal.

 

 

Reflexión / EL LIBERTADOR

Jhonny José Lagos Henríquez

Director Fundador

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

¿Por qué será que el nombre de César Silva recorre entre dos tierras de opinión las redes sociales de América Latina y más allá? Unos lo amarran al madero y lo queman cual Giordano Bruno desafiando la iglesia; otros piden que sea chileno, argentino o colombiano para que de cátedra de sentimiento patrio a los comunicadores de esas urbes que matizan la complicidad con ademanes de exagerada fineza y ocultan la cobardía en gestos hipócritas de cultura.

 

Mentes colonizadas no comprenderán el universo que se abrió sobre Honduras el breve instante que duró el cruce accidental en Toncontín entre un periodista hondureño y un golpista venezolano, la explicación está por encima de la destartalada Tegucigalpa, los cerebritos quedarán congelados mirando en cámara lenta el ligero “cubazo” de César para frenar el paso nervioso del pobre Porras, que ya perdió el norte por la habilidad innata para la torpeza.

 

Nada se mueve hoy en esta colonia catracha imperial fuera de los designios de Pompeo y el Comando Sur. Tras la rendición absoluta de JOH, sólo queda su fantasma político y las ruinas de un mal gobierno apagado la noche que la señora Fulton contó las actas. He ahí el porqué la enérgica justicia tira las fieras al liberto César; cualquier señal de rebeldía en el “patio” debe suprimirse en ciudadanos y países como Venezuela que, desde Honduras, como portaviones en tierra, la acechan con operaciones encubiertas desde aviones militares “humanitarios”.   

 

Nunca la paz llegó a los países en alas de bombarderos gringos, ni militares embrutecidos entendieron que su verdadero interés está encarnado en la protesta popular, el sistema esclavista en que ha crecido la sociedad hondureña pide con incongruencia conducta ciudadana que en tranquilidad acepte a EE.UU., que lleva siglos despojando y botando gobiernos en América Latina ¿Y si la operación fuese al revés? botar al régimen de EE.UU. ¿Qué dirá Washington? No señores, jamás debemos aceptar como normal lo anormal.

 

EE.UU. no quiere la riqueza de Venezuela, quiere América Latina, todos los territorios bajos sus botas como ahora tiene el hondureño y los del “grupo de Lima”.- Washington no la pasa bien en el mundo, está en crisis irreversible, le pasa como a la prensa tradicional hondureña, sigue influyendo, pero ya no marca el rumbo del planeta. EE.UU. ahora pelea con sus viejos aliados, un nuevo orden mundial va naciendo y la nueva superpotencia es China.

 

EE.UU. necesita asegurar para sí, el petróleo, las piedras preciosas, todos los metales, el agua, todo lo que tiene América Latina, es asunto de supervivencia imperial para que dentro de cien o más años lo sigan viendo como rico con la garantía del botín que custodia en el sur. Honduras está infestado de bases militares gringas, incluidas las FF.AA. que actúan como ejército de ocupación; Palmerola, con sede en Comayagua, está registrada como la segunda base militar más grande fuera de territorio estadounidense; los marines ya días están aquí.

 

Los últimos 500 años de América Latina, han sido de lucha y soledad, de ansias de unidad y constante división inducida por distintas doctrinas europeas y estadounidenses. Nadie puede negar la lucha de colosos y sus pueblos labrando libertad, unos han dado pasos hacia ese puerto y otros han sido hundidos y otros tienen su victoria en el vientre del porvenir; así se ha moldeado el carácter del latino, “dios” fue metido en nuestra alma con cruz, espada, pólvora, bala y miseria, hasta hoy.- Nuestro oro y plata, el negro y el indígena hicieron la Europa industrial y nuestro continente América dio la vida a EE.UU., en todo sentido.

 

De esa historia económica y política infame y políticos criollos bestiales surgió ese hondureño del “Cimarronaje” y “Valeverguismo”, ese que se burla con “memes”, explica el doctor Rafael Murillo Selva. Son formas de protesta, o simple sobrevivencia en un medio caníbal y tribal. Los hombres somos criados para no llorar ¿Eso vieron nuestras madres que nos pidieron no mostrar debilidad? ¿Ser fuertes, no dominadores de mujeres, nos prepararía para vencer a sanguinarios y traidores? Honduras está largo de llegar a Nación.

 

¿Cuál sería la partida del pueblo hondureño? Desde el punto de vista de la sociedad, el individuo debe desempeñar ciertos papeles que se ajusten a su estructura.- El caso es que estos papeles no se escogen. La persona no decide conscientemente “yo quiero ser esto o aquello”, es cuestión de carácter social. La moderación en el gasto o el placer del consumo, o el gusto por la gloria y por la guerra, o el gozo en la cooperación pacífica, todos éstos son rasgos del sistema concebido de convivencia común. El actual modelo hondureño es de intervención, se funda en mentira y dominación, limpieza de oposición y fanatismo religioso. 

 

Y la sociedad que quiera sobrevivir en su particular estructura acepta “que cada uno quiera hacer lo que tiene que hacer”, así, la mayoría actuará sin discusión la forma que necesita la supervivencia de esa sociedad. Esa condición no existe ahora mismo en Honduras, la división social reside en varias causas, la sociedad no gobierna y ese descontento genera incesante lucha interior sólo contenida por militarización, dictadura, terror y muerte. ¡Algo insostenible!     

 

Mientras las condiciones económicas y sociales sigan siendo las del pasado, no hay dificultad en el control. El carácter de los padres, las ideas, los libros, la prensa, la escuela, etc., producen el rasgo de carácter tradicional. Pero cuando hay grandes cambios sociales como en los últimos diez años en el país, cuando hacen falta nuevas actitudes humanas, porque la sociedad las requiere, surge muy a menudo un profundo conflicto (“la Resistencia”, “las Antorchas”, “los Indignados” y la cotidiana repugnancia anti JOH en el plano nacional e internacional), donde el tradicional sistema social administrado por el gobierno ya no concuerda con la necesidad social y económica de la mayoría de hondureños.

 

Desde la perspectiva psicosocial, Erich Fromm, definió que la sociedad buena es aquella que más se acerca a satisfacer las necesidades de la humanidad, las del hombre. Y es sociedad mala la recorrida por una ancha falla entre las necesidades humanas y necesidades sociales.

El hondureño ha llegado como sociedad a una disyuntiva, o enferma y se derrumba, ya hay signos de esta patología, o se atreve al menos a reformar la sociedad para hacer más humano el Estado. El imperfecto Gobierno tradicional que conocimos murió definitivamente en 2009, otra Constituyente deberá repensar cómo queremos vivir en nuestro territorio.

 

Esto sucederá, porque es un conflicto que ha existido siempre, es entre la necesidad histórica de cualquier sociedad de hacer que el hombre funcione y la esencia de la existencia humana. Es cuestión de conciencia social y decisión de cada uno qué es de Dios y qué es de César, qué es de la sociedad y qué es del hombre. Toda sociedad puede analizarse y juzgarse en estos términos. Incumbe a cada individuo mirar qué debe a la adaptación y qué a la cordura. A veces la adaptación puede ser locura y no en sentido figurado, la locura domina Honduras.

 

¡Última hora! El jefe de Estado de Honduras anuncia cerrar filas con fuerte presencia militar en la sureña ciudad de Choluteca. Los cerebritos bien pagados y los ad honoren por ignorancia dirán que está bueno, aterrados por el malvado “Momo”, dirán que siga la vida al estilo “Mosh, Fun Kitchen”, “Comer, beber, festejar y repetir”. Mirarán al cielo el paracaídas que no abre o el cubo sobre Porras ¿Sabe dónde está la misma causa de “Momo”, el militar que murió en Lempira, Choluteca rebelde, la ley contra César y la ayuda humanitaria para Venezuela?

Comentarios  

0 #3 Edwin Araque 06-03-2019 15:35
Excelente reflexión amigo Jhonny, es la voz de los sin voz y, sobretodo, una esperanza, un aliciente para la lucha cívica de nuestro pueblo, representa la reserva moral y ética
Al amigo Roberto le recomiendo lea con apertura y objetividad y ser consistente ante el atropello mediático y enfrentan día a día nuestros compatriotas.
Citar
-2 #2 Gustavo 06-03-2019 01:48
Amigo. valiente editorial.
Detenta una realidad de nuestra sociedad.
Citar
+3 #1 Roberto Quesada 06-03-2019 01:11
No traten de hacer de un hecho criminal, irresponsable, de carencia de ética, un falso "héroe". Van a confundir a la juventud, la juventud va a creer que golpear y matar gente, los glorifica.
Sean serios. No manipulen a nuestro pueblo.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar