EL LIBERTADOR logo

El modelo presidencial debe suprimirse, eso se hará, es venenoso y suicida para el desarrollo depositar excesiva autoridad y riqueza en una sola persona, cuya salud mental nadie conoce ni nadie puede predecir.

 

 

Editorial 

Honduras despedazada

 

Congela el estómago, irrita al hondureño digno y causa vergüenza nacional mirar cómo rueda el nombre de Honduras por el desnivel de la depravación mundial.- Oír en la ONU a un pobre señor, común y corriente, sin más motivo de mención que ejercer la función del ridículo de un gobierno sin delegación para hablar a título de pueblo. Leónidas Rosa Bautista, le dicen. Un nombre que suena a gris y mediocre.- Jamás tendría un asiento en un gabinete brillante o en el renacer de una generación que construya una nación fundada en el altruismo y la virtud.

 

Qué decir de la cancillería que se presta para expulsar un diplomático legítimo de un gobierno extranjero que en las urnas eligió la voluntad de un pueblo, a cambio aceptó credenciales afiebradas de un tontuelo golpista que a petición de EE.UU. se auto nombró presidente en cualquier calle de Caracas; esta rastrera sumisión de la diplomacia hondureña quedará para guasearse de la tragedia cuando en alguna noche del futuro en una peña departan amigos.

 

Hoy –sin elegirlo y sin serlo como población— somos el hazmerreír en ambientes de otros territorios; es impostergable repensar cómo evitar que decisiones personales de un agónico funcionario enturbien el honor de toda nuestra sociedad, repleta de gente creadora, laboriosa, inteligente, tan talentosa que muchos han dejado su huella universal en ciencias y artes.

 

El modelo presidencial debe suprimirse, eso se hará, es venenoso y suicida para el desarrollo depositar excesiva autoridad y riqueza en una sola persona, cuya salud mental nadie conoce ni nadie puede predecir. Eso no admite duda, es inconcebible en política madura que alguien se aferre como poseído a un cargo público cuando precisamente su presencia es el problema, lo usual en una persona responsable es la renuncia inmediata y el perdón a la ciudadanía, eso se llama pudor y carácter, no esperar la humillación en estadios, en conciertos, en redes sociales, en el país se ha llegado a mucho cansancio que hasta jóvenes católicos hace poco en Panamá, en vigilia porque venía el papa y, mientras su maestría en baile típico era aplaudida, protestaron por lo habitual, izaron una manta con la marca país “Fuera JOH”.

 

Quedan lecciones que los libros son inútiles en este país, que no diferencian al sensible del indiferente y que la libertad del primer y viejo mundo no existe en América, sin embargo, debíamos habitar este tiempo y este averno hecho en casa para comprender ese silencio taimado de representantes de organismos internacionales con pasaporte exclusivo. Los filósofos del aire han callado esta tiranía y sus militares brutales que aterran ciudades y golpean jóvenes de aldeas. Ni en privado aceptan su aval solidario igual que Leónidas.

 

Piden mil pruebas para concluir que aún no hay genocidio y que el concepto de sufrimiento todavía no se ajusta a nuestro pueblo, aun viendo saltar al vacío las caravanas, huyendo de todo ¿Dónde está la lectura de Europa? ¿Y los Derechos del Hombre? ¿Dónde está el Contrato Social de Rousseau, dónde el Emilio o de la Educación? ¿Dónde el Fundamento Universal de Derechos Humanos? ¿Dónde la Ética a Nicómaco? Páginas amarillas, inservibles ¿Cuántos de estos funcionarios han pagado la cena turística en Gracias o Villas Telamar justificando el indecible delito? ¿Escondiendo el informe criminal que da confianza al jefe de gobierno y afianza la chamba de OEA?

 

Aprendimos del extranjero que el camino es sin ellos, ya raya el discurso que la “misión” no viene a resolver nuestros problemas, por supuesto que no, viene a crearlos. Haití es ejemplo, fue el primer país del mundo que abolió la esclavitud en 1803; no admiten que New York es aldeíta comparada con lo cosmopolita de América Latina. Los que leen más libros castigaron Haití hasta volverlo el más pobre del planeta. Esa ayuda humanitaria hace pedazos el respeto de los pueblos, eso mismo pasa en Honduras.

 

 

Comentarios  

0 #2 Chorizo Man 05-03-2019 15:58
Interesante...
Citar
0 #1 Julio Escoto 23-02-2019 01:46
Valiosa opinión editorial.
La propuesta es atrevida pero correcta. El sistema presidencial fue sustituido en varios países nórdicos por el asambleísta o parlamentario, con diversos matices, y funciona bien.
Buen tema para meditar el fin de semana.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar