En el Estadio Nacional de Tegucigalpa, funcionarios de los tres poderes del Estado vitoreaban por el característico “mercado de piernas” que disfraza la “fiesta patria” de pedofilia, este año sólo el Central Vicente Cáceres representó a los colegios de la capital, lo demás fue espectáculo de soldados y empleados públicos obligados a marchar en el Bicentenario de Emancipación.  

 

En otro punto de la ciudad, el movimiento social y el Partido Libre –instituto nacido del Frente Nacional de Resistencia–, se preparaban para la protesta del “otro 15 de septiembre”, cruzando todo el bulevar Morazán hasta el Parque Central para exigir un verdadero proceso de independencia y el fin del golpismo.

 

 

Redacción Central ̸ EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Este día Honduras conmemora el Bicentenario de Emancipación de España, con una sociedad polarizada y con dos desfiles. Por un lado, el Ejército, dando entretenimiento a funcionarios y simpatizantes del Partido Nacional, y por el otro, los movimientos sociales, dirigentes y militantes del Partido Libertad y Refundación (Libre). La división se replicó también en San Pedro Sula y otros puntos del país.

 

El desfile tradicional, fue auspiciado por el Gobierno con el agregado del espectáculo artístico “Soy Honduras”, el alto mando del régimen, representado con los presidentes de los tres poderes del Estado, presenció el paso de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) y algunos colegios.

 

El mitin se realizó en todo el bulevar Suyapa de Tegucigalpa, cerrando con la “vuelta olímpica” en el Estadio Nacional, con el goce de invitados especiales y activistas del partido de Gobierno, éstos fueron “premiados” con acceso exclusivo para no rebasar las 4,000 personas y con la “bolsa solidaria” en las afueras del coliseo.

 

Cabe señalar que el militarizado 15 de septiembre, puso en evidencia el jugoso presupuesto que el régimen da al Ejército, que desde su ascenso en 2014 ha inyectado de armas y vehículos bélicos sin razón, por ejemplo, una investigación de EL LIBERTADOR, señaló que en 2016 se firmó un convenio con Israel para reparar y optimizar los aviones de combate Northorop F5.

 

Según la estimación de este rotativo, al menos 5,000 millones de lempiras se invirtió en las aeronaves, sólo para ser utilizadas el 15 de septiembre y en celebraciones militares, a la cifra anterior se debe agregar el gasto de combustible y el derroche en el montaje del “show”, ayer, médicos lamentaron la falta de medicamentos esenciales para salvar la vida a pacientes de Covid-19.

 

En simulacros, las fuerzas de Seguridad y Defensa, dieron entretenimiento a los presentes, realizando simulacros de combate al crimen, mientras en las calles sigue el imperio de violencia.

 

En tanto, los estudiantes de colegios que en otras ocasiones engalanaban la conmemoración y eran los protagonistas, quedaron en segundo plano pese a la preparación de sus “bandas de guerra”, sólo el Instituto Central  Vicente Cáceres fue invitado; no faltó el tradicional “mercado de piernas”, donde las jovencitas se exponen a los deseos perversos de los funcionarios

 

Y, al otro lado de la ciudad, en el bulevar Morazán, las bases del Partido Libre y los movimientos sociales, se dieron cita –como desde hace 12 años– para la manifestación paralela al desfile oficialista, cuyo objetivo principal es conmemorar el asesinato del prócer Francisco Morazán, ejecutado en Costa Rica el 15 de septiembre de 1842.

 

GALERÍA: HONDUREÑOS RETOMAN PROTESTA DEL “OTRO 15 DE SEPTIEMBRE”

 

La movilización tenía como punto de cierre el Parque Central, en la concha ubicada justo en frente del monumento del “Paladín Centroamericano”, siendo encabezada por la candidata a la presidencia de Libre, Xiomara Castro de Zelaya, acompañada por organizaciones gremiales, estudiantes, sindicalistas, aspirantes a cargos de elección y simpatizantes.

 

En ese punto, Castro realizó el discurso de cierre para advertir que: “Nada ha cambiado en 200 años en Honduras seguimos en una dictadura, somos el país más atrasado del continente americano, somos el resultado de lo que ha sido el sometimiento a la clase gobernante sobre intereses extranjeros”.

 

“Les alarman los cambios, no quieren Estados libres ni independientes, vamos a luchar por la independencia y soberanía” expresó la candidata.

 

Cabe destacar que en esta ocasión, casi como un milagro, la movilización no fue reprimida por los entes de Seguridad del Estado, ya que como cada año se trata de una protesta pacífica, tal y como es el 1 de mayo.

 

Pero sobre todo, se ha convertido en una marcha de exigencia hacia una verdadera independencia, y es que este año la principal causa de salir a las calles, ha sido la defensa de la soberanía, ultrajada por la imposición ilegal de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), con el aval del gobernante Partido Nacional.

 

Vea aquí la edición especial bicentenario EL LIBERTADOR: https://online.fliphtml5.com/txzls/sfyk/?1631695308479

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar