El Partido Nacional apuesta a la violencia con el objetivo de evitar la votación masiva en noviembre próximo, para de esa forma reafirmarse un periodo más en el poder, así lo han observado especialistas abordados por EL LIBERTADOR que destacan la desesperación de los “cachurecos”.

En ese contexto, el doctor en psiquiatría Juan Munguía, alerta que el presidente de los nacionalistas, David Chávez, al ofrecer puños y patadas a quienes no piensen como él, muestra conductas típicas de un antisocial y que su patología debe ser vigilada.  

 

Por su parte, el sociólogo Pablo Carías, reflexionó que: “La posibilidad de sacar al Partido Nacional del poder genera crispación en la dirección de esa organización política, muchos de ellos están comprometidos con actos de corrupción, lo que hace que se desesperen y caigan en una actitud de confrontación”.

  

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. La campaña política de cara a los comicios generales del próximo 28 de noviembre, arrancó con actos violentos del gobernante Partido Nacional, a la fecha se han reportado varios ataques físicos, amenazas e incluso advertencias de asesinato contra aspirantes políticos y simpatizantes de partidos de oposición, y también periodistas.

 

Desde el golpe de Estado de 2009, la violencia se ha impuesto a los procesos democráticos y en 2021 se ha intensificado, incluso “figuras” del partido de Gobierno participan en actos violentos, discursos de odio, campañas de intimidación y más, según expertos abordados por EL LIBERTADOR, estas acciones son una fase en “guerra electoral”.

 

DE INTERÉS: ¡URGENTE! MANCHA BRAVA DEL PARTIDO NACIONAL AGREDE A OPOSITORES Y PERIODISTAS EN CNE

 

Y es que desde el pasado 21 de agosto la estrategia del caos fue evidente, y en los últimos días se ha registrado una intensificación en discursos que incitan a la violencia, la amenaza y los ataques contra opositores que, según vaticinan los entrevistados, podría aumentar considerablemente a medida que se acerque la “hora cero” el 28 de noviembre.

 

El pasado domingo dos aspirantes del Partido Libertad y Refundación (Libre), denunciaron ataques, uno en San Luis, departamento de Santa Bárbara, se trata del candidato a alcalde, Ronmel Rivera, quien alertó haber sido atacado a disparos.

 

Según contó, desconocidos a bordo una motocicleta dispararon contra su humanidad, poco después que denunciara que personas armadas en las cercanías del Registro Nacional de las Personas (RNP) en ese municipio, habían intimidado a varios militantes de Libre.

 

En tanto, en San Pedro Sula, la candidata a diputada, Lesbia Cruz, fue atacada por una turba de nacionalistas, luego de que intentara denunciar a través de un video el sospechoso cambio de domicilio organizado por dirigentes del partido de Gobierno, alertando que se estaba entregando dinero y trayendo gente de otros lugares.

 

Cruz documentó parte de la agresión y pese a que llamaron al Sistema de Emergencias 911 para que la Policía Nacional diera detención de los agresores, dos oficiales dijeron no poder hacer nada y aunque se denunció ante el Ministerio Público, un fiscal de turno rechazó el proceso por tratarse de “una falta leve”.

 

A su vez, el periodista de Radio Progreso, Erick Pineda, denunció que activistas le habían amenazado también por advertir irregularidades con el RNP: “Quiero denunciar públicamente que he recibido amenazas por activista del Partido Nacional en Santa Rita, Yoro. Por estar cubriendo los traslados ilegales que está haciendo este partido en el municipio”.

 

Además, no se puede obviar que el actual diputado y presidente del Partido Nacional, David Chávez, ha basado su campaña en ataques violentos, el pasado domingo recordó a sus seguidores que a punta de puño “impuso orden” en el Congreso, advirtiendo al periodista Milton Benítez –candidato a la presidencia– e incluso acusando de corrupción y narcotráfico –sin presentar pruebas– al coordinador de Libre, Manuel Zelaya.

 

En ese contexto, el doctor en psiquiatra, Juan Carlos Munguía, ha señalado que estos actos de violencia política denotan desesperación y una estrategia de amedrentamiento para evitar que el pueblo acuda a las urnas masivamente.

 

“Como no tienen ningún tipo de propuesta, lo único que están generando es tensión, un clima de violencia previo a las elecciones, es claramente una estrategia del partido del Gobierno para ahuyentar al hondureño para que acuda a las urnas y manifieste su voluntad soberana”, dijo.

 

Munguía amplió que en el caso de David Chávez, ha detectado un patrón patológico que requiere vigilancia: “Anda amenazando públicamente que va a golpear a sus opositores, a quien lo contradiga, esa es típica conducta de un trastorno antisocial de la personalidad: ser intimidatorio, discriminatorio, amenazar, violentar los derechos de los demás, no sentir remordimiento ni empatía por los actos que hace y, sobre todo, repetir mentiras reiterativas”.

 

El experimentado psiquiatra aconsejó que la única forma de hacer frente y vencer a esta violencia política es tomar una conducta cívica ciudadana, primero para rechazar ese discurso agresivo sin propuestas señalando con nombres y apellidos a quienes están generando este clima.

 

“Y sobre todo el 28 de noviembre, las personas deben salir de manera masiva a manifestar la voluntad soberana del pueblo y defender las urnas”, cerró.

 

Por otro lado, el sociólogo Pablo Carías advirtió que esta reacción es casi natural en los nacionalistas, ya que temen perder el poder y sus líderes están manifestando desesperación, incluso ha observado que están utilizando discursos desgastados.

 

En especial atención con Chávez, el analista ha dicho que: “No solo vemos un discurso ideologizado y muy desgastado del anti-comunismo, sino que también vertió amenazas; relacionados con los hechos hasta donde algunos candidatos de la oposición han sido atacados verbal y físicamente”.

 

Señaló que estos síntomas de crispación y amenazas solo denotan un partido político carente de posibilidades y respuestas, pues ya ni siquiera pueden sostenerse de un discurso lleno de promesas, sino que directamente usan la violencia para mantenerse en el poder.

 

“Son una manifestación de un sistema político que caducó, que ya no viabiliza ni tiene posibilidades de generar condiciones adecuadas para provocar cambios favorables a la población”, señaló.

 

Carías aseveró que el propósito de esta violencia política es generar temor en el electorado, para que el día de las elecciones se abstengan y así seguir controlando el Estado: “Buscan a través del abstencionismo una ayuda a validarse como organización en las elecciones, ya que cuentan con un electorado duro y los mecanismos de protección a sus votantes, así que la idea es crear terror en la población para no votar contra ellos, el terror es siempre aliado de los conservadores”.

 

“La posibilidad de sacar al Partido Nacional del poder genera crispación en la dirección de esa organización política, muchos de ellos comprometidos con actos de corrupción lo que hace que se desesperen y caigan en una actitud de confrontación”, sentenció.

Comentarios  

0 #2 Kermit 20-09-2021 03:55
Why viewers stiⅼl use tⲟ read Google news
israel (Googlepbn.Agency: https://googlepbn.agency/) papers ѡhen іn tһis technological
globe tһe wholе thing is avaiⅼɑble on web?
Citar
0 #1 Jose Antonio Ortiz 13-09-2021 21:40
“Para cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas.” expreso el español Carlos Ruiz Sifón en su libro "Las Sobras del viento"...en nuestra realidad las heridas que tenemos como país ya están infectadas por los problemas sociales, climáticos y en este 2021 electorales, donde un hombre como David Chávez debería llamar a la paz, y no llamar a "dar puños y patadas" a quienes piensen diferente a su partido, será que a lo largo de los años no aprendemos nada?
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar