Casa Alianza-Honduras estima que alrededor de unos 20 mil niños y niñas viven como indigentes en las calles de ciudades y pueblos, sin hogar, ni seguridad, debido al incremento de pobreza y falta de oportunidades que los ha convertido en vagabundos a ellos y sus familias, y día con día son más los menores que sobreviven en desnutrición, violencia y abusos.

 

La FAO alerta que son cuatro millones de compatriotas sin saber que comerán mañana, sumergidos en pobreza extrema, la mendicidad y la inseguridad alimentaria, se acentúa la desnutrición en 3.5 por ciento de la población infantil, muchos de ellos son los pequeños desamparados desde que inició la pandemia.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El coordinador de Casa Alianza-Honduras, Jaime Flores, ha informado que la población de menores mendigando en las calles hondureñas aumentó de seis mil a veinte mil desde el inicio de la pandemia al presente, fenómeno ya no propio de las grandes ciudades, sino que se ha extendido al área rural, producto de la pandemia, los estragos de los huracanes ETA e IOTA y la falta de empleos.

 

Flores explicó que según datos de Casa Alianza, alrededor de 20 mil menores ahora son mendigos no solo en ciudades, sino también en el área rural, cifra que va en aumento debido al incremento en la pobreza generalizada, muchas familias dejaron de recibir ingresos al perder sus empleos; mientras otros son resultado de pérdidas familiares por el COVID-19.

 

Por otro lado, el Representante de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Dennis Lamiter, ha dicho que Honduras cruza una crisis de inseguridad alimentaria, donde casi 4 millones de hondureños no saben si comerán mañana: “Casi el 33 por ciento de la población hondureña está en algún grado de inseguridad alimentaria, ya sea grave o moderada, es decir, aquella familia que tiene que disminuir el monto de alimentos que consume o dejar de comer un tiempo para hacer rendir los alimentos“.

 

“Incertidumbres en todos los aspectos, no solo en el de seguridad alimentaria, sino también en el aspecto económico, salud, social”, añadió Lamiter, recalcando que la mayoría del pueblo hondureño trabaja en el sector informal y “estos son los que han perdido sus empleos y sus ingresos, y ahora tiene menos acceso a alimentos seguros, sanos y nutritivos” explicó el funcionario internacional.

 

La falta de oportunidades y el aumento de la precariedad han afectado sobre todo a los niños, muchos han quedado en las calles, así como familias completas han tenido que recurrir a la mendicidad, aumentando los niveles de desnutrición infantil, los cuales “en lugar de ir mejorando, van empeorando, un 5,6 por ciento de niños en Honduras tienen desnutrición, muchos de ellos son los que mendigan en las calles”, resaltó el representante de la FAO.

Comentarios  

0 #1 Fran 10-09-2021 05:32
Way cool! Some very valid points! I appreciate you
penning this post and also the rest of the website is extremely good.


Also visit my web-site :: Ln: https://photo-sexy-wizg.blogspot.com
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar