Al menos 700 familias están siendo afectadas por la urbanización exclusiva “Ciudad Jaragua”, que en sus obras ha utilizado explosivos de alto poder que ha causado destrucción en fuentes de agua, bosques y viviendas de los pobladores del Zapotal en San Pedro Sula.

Ayer, la periodista Deyni Menjivar, denunció amenazas y hostigamiento por parte de guardias de seguridad de la residencial “eco amigable”, luego de dar cobertura a la protesta ciudadana y mostrar a la nación entera la destrucción ambiental.

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Pobladores del Zapotal en San Pedro Sula, al norte de Honduras, han protestado enérgicamente contra las obras del proyecto de vivienda exclusiva “Ciudad Jaragua”, que se levanta en terrenos de la reserva forestal El Merendón, los vecinos de ese sector han reportado daños a sus viviendas por el uso de explosivos e incluso denunciaron graves perjuicios contra el medio ambiente.

 

El proyecto, que se presenta como “amigable con el ambiente”, es concebido por la población como nocivo y ayer han protestado en una zona cerca al terreno de la urbanización para denunciar la masiva deforestación, pese a que los acciones han afirmado conservar hasta 33 especies de árboles del Merendón.

 

En ese contexto, la periodista Deyni Menjivar del canal local EDN TV, se apersonó al lugar para dar cobertura a la protesta ciudadana y captar algunos de los daños a viviendas y terrenos, no obstante, su labor fue obstruida por guardias de seguridad, quienes la hostigaron y amenazaron.

 

La comunicadora que era acompañada por su compañero camarógrafo, fue interceptada por un guardia, quien de forma agresiva le ordenó dejar de grabar y salir de inmediato del predio, porque de no hacerlo, “se iba a meter en problemas”.

 

Las amenazas fueron documentadas por terceros que estaban en el área mientras los periodistas eran obligados a salir de la construcción. En redes sociales, Menjivar expuso que únicamente daba cobertura a las denuncias de los pobladores del Zapotal, donde captó la salvaje tala de árboles.

 

“DENUNCIÓ PÚBLICAMENTE lo que pueda pasarme por las amenazas que recibí de la seguridad privada de CIUDAD JARAGUÁ por cubrir las denuncias que tiene la comunidad por los daños que ocasionan las explosiones de dinamitas en sus viviendas. #SPS duele ejercer periodismo en este país”, dijo en su cuenta de Twitter.

 

Además, compartió el daño a las fuentes de agua, la deforestación y quema de árboles, así como los daños estructurales en las viviendas de los habitantes causados por el uso de dinamita que hace volar escombros de tamaño considerable, sin ninguna consideración por la flora, la fauna y el bienestar de los habitantes.

 

Las protestas vienen desde hace varios meses, sobre todo por el exclusivo complejo habitacional está destruyendo la reserva forestal de El Merendón, considerado el pulmón de la “capital industrial” del país, alrededor de 700 familias han sido afectadas según reportes extraoficiales.

 

Ciudad Jaraguá es un complejo residencial de lujo, desarrollado por el grupo Inversiones MPG e Inversiones en Activo, se ubica en el sector 1 noroeste, Al Final de Blvd. Mackay en San Pedro Sula, a las faldas boscosas de El Merendón.

 

El proyecto se vende como “un complejo eco arquitectónico residencial ubicado en el sector noroeste de San Pedro Sula en la zona de mayor plusvalía” según su página web, similar a la escandalosa residencial Bosques de Santa María, que según investigación de EL LIBERTADOR, pone en riesgo el ecosistema milenario de la zona colindante con el Parque Nacional “La Tigra”.

 

Lea aquí, investigación ambiental EL LIBERTADOR

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar