El crimen no está dando tregua a los hondureños, ya que desde el viernes hasta el domingo, se reportaron nuevos hechos violentos que cobraron la vida de al menos 15 personas, aumentando las masacres a seis y sumando ya casi 50 asesinatos en los primeros 14 días de 2019.

 

 

 

Redacción central/EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Este fin de semana, la sangre se siguió derramando en Honduras. Ya que las autoridades reportaron que desde el viernes hasya el domingo, 15 personas perdieron la vida de forma violenta y además, el número de masacres ascendió a seis, todo en los primeros 14 días de 2019.

 

Sangriento, así se describe el ambiente que se vive en el país, dejando como consecuencia un repunte de crímenes brutales, sobre todo con las masacres, que presentan escenarios aterradores con cuerpos totalmente mutilados y lanzados en carreteras de varios puntos del país.

 

Los crímenes durante el fin de semana iniciaron el viernes, donde se reportó el asesinato de Javier Castillo en El Progreso, Yoro, norte de Honduras. El occiso recién salía de una casa de empeño cuando un desconocido le disparó en repetidas ocasiones.

 

Más tarde ese día en la capital, Tegucigalpa, antisociales ultimaron frente a su casa al joven Paul Alexander Reyes, hijo de los periodistas José Walter Reyes y Nancy Jhon.

 

El joven estaba compartiendo con su cuñado cuando individuos en una camioneta les pidieron sus pertenencias y al oponerse abrieron fuego. Aún con vida, el joven fue trasladado al Hospital Escuela por el disparo que recibió en su cuello, no obstante, al llegar a emergencia pereció.

 

Mientras que el transportista, José santos Guardiola, fue asesinado la mañana del sábado en el barrio las Acacias en San Pedro Sula, donde presuntamente una fémina se hizo pasar como pasajera y al pasar por la zona, acribilló al transportista.

 

Siempre en esa ciudad, la tarde del domingo, se conoció que un guardia de seguridad ejecutó a José Antonio Henríquez, quien de acuerdo a la información preliminar, llegó en una motocicleta con otra persona, cuyas intenciones eran perpetrar un asalto, cerca del Centro Comercial Galerías del Valle.

 

Tras los disparos, el joven murió al instante y su compañero se dio a la fuga, de igual manera, el guardia buscó a una patrulla ubicada en la colonia Jardines del Valle, donde se entregó para rendir declaraciones.

 

Por otro lado, el cadáver de un joven de veinte años, fue encontrado en Choloma, Cortés, quien habría sido lanzado al río Bejuco donde según el reporte preliminar falleció debido a las heridas producidas por arma blanca, su nombre corresponde al de Franklin Josué Pineda.

 

Dentro de otros hechos violentos, sobresale el hallazgo de los restos de cuatro jóvenes, entre ellos una mujer, quienes fueron abandonados en el sector del Carrizal, Comayagüela, ciudad gemela de Tegucigalpa, capital de Honduras.

 

Las víctimas responden a los nombres de: Darwin Murillo (21), Bryan Cruz (21), Axel Guzmán (22) y Katherine Murillo (24). Según el reporte forense, los cuatro jóvenes presentaban signos de tortura, siendo así, tres de ellos murieron estrangulados y el otro fue degollado.

 

De acuerdo con el reporte de la vocera de la Dirección Policial de Investigación (DPI), Suley Ponce, la Policía decomisó una unidad de transporte público donde presuntamente fueron llevados los cadáveres de las víctimas, desconociendo aun el móvil del crimen.

 

Por otro lado, en la comunidad de Salama, departamento de Olancho, la sexta masacre, a eso del mediodía, fueron acribillados cuatro miembros de una familia identificados como: Carlos Fúnez, Orlin Oniel Fúnez, Carlos Alduvin Fúnez y Yefri Fúnez.

 

Según el reporte policial la familia fue emboscada por sujetos fuertemente armados, luego de ser atacados, el vehículo en el que se transportaban, cayó a una hondonada.    

 

En ese mismo departamento, en la ciudad de Juticalpa, fue asesinado Leonardo Sarmiento, hijo del extinto exdiputado del Partido Nacional, Eduardo “Lalo” Sarmiento. Según testigos, desconocidos entraron a su negocio “La Casona”, y sin mediar palabra, dispararon en reiteradas ocasiones hasta quitarle la vida.

 

Horas más tarde, se reportó la muerte de Nelson Yovani Ávila, en un atentado donde resultaron heridas otras cuatro personas, se presume que el ataque iba dirigido al periodista Leonardo Raudales, quien se conducía en otro vehículo.

 

El occiso era trabajador del suegro de Raudales, y entre los heridos están su esposa, Oneyda Carrasco Ramos, su hijo de cuatro años,  Fausto Carrasco Martínez y Dinora Carrasco Ramos.

 

La violencia impera en el país y en 2019 se ha observado un ambiente de violencia bestial; sin embargo, los organismos de seguridad, como el Ejército, excusan que estos sucesos no pueden opacar los “logros” en materia de seguridad del Gobierno. Con monitoreo de prensa nacional, se identifica que unas 50 personas han sido asesinadas en los primeros 14 días de 2019.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar