Sin autonomía, justicia y gente honrada, una ZEDE “sería un desastre”, así lo manifestó el economista estadounidense, Richard Rahn (foto), uno de los padres del proyecto, al justificar que se retiró de Honduras por falta de transparencia de las autoridades hondureñas incluso para administrar recursos para el “coffee brake”.

 

El empresario dijo que su idea central era convertir a toda Honduras en una ZEDE basado en el modelo de Hong Kong; sin embargo, observó que las leyes hondureñas prohibían algunas reglas de estos regímenes especiales.

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El economista y empresario, Richard Rahn, considerado uno de los “padres” del proyecto de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), reveló que se retiró de Honduras por la falta de transparencia de políticos, tergiversación de la idea original y por la violación a leyes constitucionales.   

 

Rahn participó en el especial: “ZEDE: ¿Cuál es la visión original de estos polémicos proyectos?”, presentado por “Foros TSI” de la corporación Televicentro, donde aseguró que la razón principal para retirarse del proyecto fue la falta de trasparencia por parte de las autoridades de Gobierno con quienes se reunía para elaborar el plan de negocios.

 

El también exvicepresidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos criticó que: “Para crear el plan de negocios nos reuníamos y teníamos asignado un pequeño presupuesto para el café y refrigerio, y ni siquiera seguían las reglas de este trato, entonces no sabíamos en que se estaba gastando el dinero”.

 

Rahn expresó que su idea inicial era que todo Honduras se convirtiera en una ZEDE, dando el ejemplo de la región especial de Hong Kong y de Suiza, ya que sus economías han crecido considerablemente e incluso el país Europeo es sede mundial de varios órganos internacionales; sin embargo, cuestionó que al conocer el contexto y la Constitución, observó que contradecían su proyecto.

 

“Hace cinco años me retiré del proyecto por contradicciones en el tema del territorio y la autonomía, y también desistí de participar en el Comité de buenas prácticas y hasta ahora no me he involucrado, no sé qué cambios les han hecho”, aseveró el economista.

 

Del mismo modo afirmó que la idea central de estos proyectos, que él promueve desde hace 40 años, están condicionados en la autonomía, el ámbito jurídico y económico, impulsando el libre comercio de las exportaciones e importaciones. Y sentenció que sin gente honrada en las ZEDE y el Gobierno: “Sería un desastre”.

 

Por su parte el abogado constitucionalista, Juan Carlos Barrientos, quien también participó en el foro, opinó que si una ZEDE tiene su propio sistema judicial violenta la independencia de los poderes del Estado y principalmente el principio de la igualdad.

 

“Lo que será son ‘zonas de privilegio’ o protectorados donde los que puedan acceder a estos lugares elegirán a los mismos jueces que los juzgaran”, agregando que también se violenta los artículos pétreos en el  tema del territorio.

 

Asimismo informó que según el tratado 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), del cual Honduras está suscrito, se deberá realizar un plebiscito en las comunidades donde se pretenda establecer una ZEDE de lo contrario se violentaría los derechos de los locales establecidos en el lugar.

Comentarios  

0 #1 José Wilberto Castro 02-09-2021 15:19
Un ser humano con buenas intenciones para un pais lo honra al realizar su retiro a tiempo
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar