La administración del IHSS sigue siendo perversa con quienes han sostenido esa institución, es el caso del jubilado don José Midence que, después de cotizar 50 años, no fue atendido de emergencia para una cirugía de próstata; ante la gravedad debió ir a un hospital privado; desde entonces, ha pasado diez años reclamando la indemnización de unos 100 mil lempiras, pero el IHSS en vez de aceptar su error, lleva una década pagando abogados que eviten devolver el dinero a este hondureño que ya ronda los 90 años.

 

“La última información que me dio el abogado fue en junio de este año a través de una de mis hijas, que el Seguro Social sigue negándose a reconocer mis derechos y no quiere devolverme mi dinero”, dijo cabizbajo y con tono melancólico el anciano, quien aún no pierde las esperanzas de que un día recobrará lo suyo.

 

EL LIBERTADOR dará seguimiento a esta historia de injusticia, ampliaremos el tema a todos los jubilados y pensionados que es obvio han sufrido a una administración judicialmente sentenciada por corrupta, dada a malorientar el dinero de los trabajadores a las más obscuras operaciones del crimen, por eso está preso el exdirector del IHSS, Mario Zelaya y el actual gobernante admitió que recibió dinero del Seguro Social para su campaña electoral.

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

 Tegucigalpa. ¡¡¡Santo Dios, una década son diez largos años!!! , ese es el exagerado tiempo que lleva esperando el humilde octogenario don José Midence, para que el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), le devuelva el dinero que invirtió en un hospital privado para conservar su vida, ante la indiferencia de no poderlo atender en sus instalaciones.

 

Midence, hoy de 87 años de edad, cansado y ya casi sin fuerzas, ha contado a EL LIBERTADOR todo lo que ha tenido que hacer durante tantos años y todavía sigue esperando que el IHSS le devuelva lo que es suyo, 93,954.00 lempiras, que corresponden a los costos de operación de una cirugía que se realizó en una clínica privada de Tegucigalpa, a falta de atención en ese centro hospitalario.

 

A su avanzada edad y con los padecimientos propios de sus años, don José ha tenido que afrontar las distintas estrategias de la administración del IHSS a través de sus feroces e inhumanos abogados para no reconocerle su indemnización. 

 

NOTA DE INTERÉS: HONDURAS / LIBRES SAQUEADORES DEL SEGURO SOCIAL, ¡A CELEBRAR!

 

MALDAD VIVE EN EL IHSS

Con el apoyo de sus familiares, ha esperado el fallo de la demanda que interpuso hace diez años contra el Seguro Social, la que hace uno años obtuvo a su favor, pero de nuevo la administración del IHSS, en lugar de admitir que maltrató a este jubilado, a través de sus apoderados legales introdujo un recurso de apelación –y eso han hecho en más de una ocasión— , tanta es la injusticia de las autoridades del IHSS que ha pagado sumas millonarias para defender el caso, una ironía total,

comparada con la paupérrima cantidad que debe cancelar al jubilado don José por no haber sido atendido cuando lo necesitó; negligencia médica demostrada.

 

“La última información que me dio el abogado fue en junio de este año a través de una de mis hijas, que el Seguro Social sigue negándose a reconocer mis derechos y no quiere devolverme mi dinero”, dijo cabizbajo y con tono melancólico el anciano, quien aún no pierde las esperanzas de que un día recobrará lo suyo.

 

HISTORIA BREVE

Pasaban varios meses desde que dejaron a don José Midence en espera de un cupo para ser atendido por un urólogo del IHSS, para ser intervenido por el cáncer de próstata que padecía, hasta que no pudo más la mañana del 21 de junio de 2011, su salud empeoró al grado que tuvo que ser remitido de urgencia al mismo centro privado donde meses atrás le habían diagnosticado la enfermedad, de inmediato quedó interno para ser operado al día siguiente ya que su situación era critica, de muy posible muerte si se posponía más el ingreso al quirófano.

 

La operación médica fue un éxito, no hubo complicación, pese a que se trataba de una persona de avanzada edad, sin embargo, para don José la buena respuesta a la cirugía no le levantó el ánimo, pues quedó  “sin un cinco” en los bolsillos por el pago que hizo al hospital donde fue operado.

 

Este hondureño que ahora ya ronda los 90 años, tuvo que disponer de los ahorros de toda su vida, producto de la jubilación de 50 años de trabajo, para pagar los honorarios al personal que lo intervino que incluía además los costos del hospital por uso de la capacidad instalada, de lo contrario no hubiera vivido, porque la enfermedad avanzaba rápidamente provocándole otros daños a su salud.

 

NOTA DE INTERÉS: HONDURAS / DIPUTADO LUIS REDONDO DENUNCIA NEGLIGENCIA EN IHSS TRAS MUERTE DE SU CUÑADO

 

CARTA A MARIO ZELAYA

Con la esperanza de hallar una solución a su problema, don José mandó una carta a Mario Zelaya, el entonces director del IHSS y protagonista del escándalo de corrupción más tenebroso de todos los tiempos contra esa institución –que actualmente guarda prisión en el primer batallón de Infantería, por la estafa de unos seis mil millones de lempiras. 

 

Según firma de recibo, Zelaya recibió la misiva del jubilado el 25 de julio de 2011, la que obviamente ignoró, no estaba pensando en el bienestar de los afiliados al IHSS y sin rodeos le negó el derecho de devolverle los costos de operación que el anciano invirtió de sus ahorros. Pero a la vez que se ensañaba con un obrero que cotizó 50 años al IHSS, no tenía ningún empacho para drenar a manos llenas miles y miles de millones para el crimen organizado que rodeaba su administración.

 

Don José narra en su carta dirigida a Zelaya, que a mediados de mayo de 2011 le diagnosticaron cáncer de próstata en un hospital privado de Tegucigalpa, enfermedad que lo tenía al borde de la muerte, y que los médicos que lo atendieron en el IHSS fueron incapaces de precisar, limitándose únicamente a la colocación fallida de tres sondas urológicas en la Sala de Emergencias, lo que le provocó una infección letal y la bajada abrupta de los glóbulos rojos.

 

Explica en su carta, que en el hospital privado lograron estabilizarlo, remitiéndolo de nuevo al Seguro Social para una intervención de próstata urgente, petición que no fue tomada en cuenta por las autoridades encargadas y le dieron cuatro meses de espera para ser atendido. Fue a finales de junio de 2011 que su salud volvió a recaer y se vio en la necesidad de internarse en el mismo hospital privado para ser operado de urgencia.

 

MIENTEN MÉDICOS DEL IHSS

Meses posteriores a la operación, don José acompañado de su familia, procedieron a entablar una demanda contra el IHSS, pero Mario Zelaya al ser denunciado, de acuerdo a investigaciones, sobornó algunos médicos del Seguro Social para que comparecieran ante la corte del Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Tegucigalpa, aseverando que el señor Midence, en efecto, sí había sido atendido en las instalaciones del Seguro Social y, cuando estaba próximo a ser operado, se había fugado de las instalaciones de ese centro hospitalario.

 

El expediente presentado por la defensa del IHSS recaba firmas que según investigaciones, fueron falseadas por los médicos cuestionados y que atestiguan el registro del ingreso del paciente, el día y hora que supuestamente ingresó al Seguro Social y que un día después se fugó con su bata de interno.

 

“Ni que estuviera loco, solo los locos de Santa Rosita harían eso de escaparse, una persona cuerda no va a huir de una operación, sabiendo que es para su bien. Estos del Seguro me están tomando como si yo fuera demente, al decir que preferí gastar mi dinero en una clínica privada que operarme en el Seguro Social”, sentencia molesto el anciano.

 

INTERVENTORA PERVERSA

El caso de don José Midence está metido hace una década en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Tegucigalpa bajo el expediente N° 0962013-16, sin que avance a su favor, ya que las autoridades del IHSS, a través del régimen de Mario Zelaya y ahora bajo la vitalicia Junta Interventora, sobre siete años, que integran German Leitzelar, Vilma Morales y Roberto Salinas, se niegan rotundamente a devolver el dinero a que derecho el jubilado.

Una conducta malévola de los interventores considerando la fortuna que en salarios y demás ingresos ya se llevaron a la bolsa mediante un trabajo que era temporal y ya casi suman el periodo de dos Gobiernos de Honduras.

 

La maldad de la administración del IHSS contra don José, contradicen las políticas y el sentido de existencia de entidad, donde establece que todo paciente que por causas o efectos ajenos a su voluntad, busca atención médica en otras clínicas y hospitales privados, el Seguro Social debe retribuirle lo invertido una vez comprobado el hecho, y en el caso del entrevistado, cumple todos los requisitos exigidos por la Ley del IHSS para que le devuelvan su ta devaluado dinero.

 

Vea aquí edición mensual EL LIBERTADOR : https://online.fliphtml5.com/txzls/cahm/?1630172172014

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar