EL LIBERTADOR logo

Esta madrugada las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), amanecieron tomadas por los estudiantes que acusan a las fuerzas de seguridad del Estado, de actuar arbitrariamente para capturar a los jóvenes: Misael Martínez, Carlos Hernández y Ricardo Melghem, quienes afrontan la acusación de incendio agravado.  

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Organismos de defensa de Derechos Humanos, movimientos estudiantiles y demás organizaciones de activismo social, han emitido alertas por la grave criminalización a tres estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), casa de estudios que hoy ha sido paralizada desde tempranas horas en señal de protesta por la liberación de los universitarios.

 

Estos organismos acusan que la captura de los jóvenes: Misael Martínez, Carlos Hernández y Ricardo Melghem, el pasado jueves 6 de diciembre, fue de forma arbitraria y que su posterior señalamiento como “personas peligrosas”, responde a una campaña de criminalización estudiantil.

 

Los estudiantes fueron capturados por la Policía y posteriormente acusados por la Fiscalía de quemar los tres autobuses en Ciudad Universitaria, en Tegucigalpa el día 28 de noviembre; sin embargo, varios testigos han expuesto que los jóvenes no estaban participando activamente en la manifestación y que a eso de las 2:00 de la tarde, apenas iban saliendo de clases luego de que se suspendieran.

 

En redes sociales, testigos han dicho que los estudiantes fueron capturados tras un enfrentamiento verbal con una reportera del canal HCH, en ese contexto, pidió a su camarógrafo que enfocara los rostros de los universitarios, quienes reiteraron que no estaban obligados a responder preguntas a ese medio y tampoco tenía el derecho de enfocarlos.

 

Luego de unos minutos, la Policía dio captura a cuatro universitarios, entre ellos una estudiante de Periodismo enviada a dar cobertura a los hechos, y que fue liberada a eso de las 7:00 de la noche; no así con los tres antes mencionados, ya que estos fueron acusados por la actividad pirómana.

 

En ese sentido, el pasado viernes a altas horas de la noche, un juez ordenó Detención Judicial para los universitarios que se presentarán mañana en los juzgados de Tegucigalpa. Los organismos que los representan, alegan que los uniformados no tuvieron pruebas contundentes para aprisionarlos, y que en la cárcel han recibido tratos inhumanos.  

 

En el último mes los universitarios se han enfrentado a condiciones de represión cada vez más violenta, de hecho, el pasado 28 de noviembre, capturaron a varios efectivos de la Policía que presuntamente se habían infiltrado como civiles, la institución policiaca alegó que hacían trámites personales, declaración que no fue aceptada por los movimientos estudiantiles que denunciaron el levantamiento de perfiles.

 

Además, este fin de semana, trascendió la muerte violenta de un estudiante de ingeniería de la UNAH, se trata de Iván Enrique Montoya, quien estaba desaparecido desde el martes pasado y cuyo cuerpo fue encontrado calcinado en un sector de la capital. Según el informe de los forenses, el occiso presentaba signos de tortura.   

 

Por otro lado, analistas y políticos opositores, afirman que la quema de los tres autobuses frente a la UNAH, han sido un intento de distraer a la sociedad hondureña de los temas de “Pandora” y de la judicialización de Tony Hernández, hermano del gobernante, por narcotráfico. Los universitarios también han insistido en la renuncia de Juan Hernández.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar