EL LIBERTADOR logo

La experiencia cercana de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, ha demostrado su eficacia en la lucha contra la impunidad y el crimen organizado, asegura la Federación de Derechos Humanos. 

 

Edición Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Honduras sigue siendo el país con una de las mayores tasas de homicidios en el mundo.

 

Son numerosas y graves las violaciones de derechos humanos que a la fecha continúan impunes, según el Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (Ciprodeh).

 

El reciente escándalo de corrupción en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), estimado en más de 350 millones de dólares, y el cual vulnera directamente el derecho a la salud, rebasó la tolerancia de los hondureños.

 

La sociedad hondureña está indignada y así lo ha hecho saber a su gobierno y a la comunidad internacional. Desde las “marchas de las antorchas”, que desde hace un mes se vienen multiplicando en el país y han movilizado miles de personas, hasta las huelgas de hambre que ya suman 23 personas, los hondureños exigen que los responsables de la corrupción sean juzgados y sancionados, dice el organismo defensor de la vida.  

 

Le solicitamos al gobierno hondureño que se posicione rápidamente a favor de la creación de la CICIH”, señaló Karim Lahidji Presidente de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), “una Comisión con expertos nacionales e internacionales y con facultades de investigación y de asesoría, aportaría un necesario refuerzo a la independencia y a la capacidad de la administración de justicia en Honduras”.

 

La experiencia cercana de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, ha demostrado su eficacia en la lucha contra la impunidad y el crimen organizado, contribuyendo así al fortalecimiento de las instituciones públicas y al estado de derecho.

 

Este jueves 16 de julio, como un acto de protesta pacífica, los huelguistas que hace 21 días se encuentran en huelga de hambre, decidieron acercarse a la Casa Presidencial para manifestar demandas que no han sido escuchadas por el gobierno como la implementación de la CICIH, entre otras exigencias.

 

En respuesta, la policía preventiva, la policía militar y miembros de la guardia presidencial reprimieron a los huelguistas. Melvin Ulloa y Ángel Hernández tuvieron que ser trasladados de emergencia al hospital. La FIDH hace un llamado a las autoridades hondureñas para que respeten y protejan a las personas que ejercen su derecho a la protesta pacífica.

 

La FIDH apoya y valora el compromiso personal de Wilfredo Méndez, Director Ejecutivo de Ciprodeh, organismo miembro de la FIDH, quien desde el lunes 13 de julio inició una huelga de hambre, manifestando contra la impunidad y la corrupción y solicitando la instalación de una CICIH. Igualmente apoyamos a los demás huelguistas de hambre del Pueblo Tolupán, Garífuna, movimiento campesino y demás ciudadanos que exigen justicia por los asesinatos, desapariciones, torturas y graves hechos de corrupción aún impunes y que están convencidos de que un cambio estructural en Honduras es posible y necesario.

 

Por lo tanto, "solicitamos que el Gobierno de Honduras continúe con las gestiones ante Naciones Unidas para que esta intermedie en un diálogo nacional y que todas las demandas del movimiento indignados en Honduras sean tomadas en cuenta".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar