EL LIBERTADOR logo

La coordinadora del grupo Pastoral Movilidad Humana, Lidia Mara Silva (foto en texto), afirma que la ley hondureña no está respondiendo a la realidad actual sobre la migración irregular y el crimen de Trata de personas. Añade que los problemas internos de Honduras y de la ruta migratoria, aun no son vistos por las autoridades “de forma correcta”.

De acuerdo a esta organización, la mayoría de víctimas son forzadas por los grupos criminales a ejercer trabajos delictivos, pero, las autoridades mexicanas y estadounidenses, los tacha directamente como criminales.   

El Gobierno declaró haber investigado 121 casos de presunta trata de personas en 2017, la embajada de Estados Unidos en Honduras, que reconoce los esfuerzos, sentencia que el país “no cumple plenamente las normas mínimas para la eliminación de la trata de personas”.

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. La ley hondureña necesita urgentemente apegarse a la realidad actual de Migración y de Trata de personas. A esa conclusión ha llegado la coordinadora del Pastoral  Movilidad Humana, Lidia Mara Silva, quien asegura que los esfuerzos en materia de prevención, no están siendo suficientes.

 

Agrega que a nivel de prevención “existen algunas medidas pero sabemos que no es suficiente porque la mayoría de las víctimas, vienen de aldeas, y en estas es necesaria la prevención por instituciones del Estado”.

 

La activista social, ejemplariza que en San Pedro Sula, el Gobierno ha emprendido charlas de prevención en centros educativos, para evitar la migración irregular de menores; no obstante, no se llega con la misma fuerza a aldeas y demás zonas rurales. Añade que su organización llega pero no puede dar mucha cobertura, y si no fuera por ésta, “nadie llegaría a dar orientaciones”.  

 

Lamenta que en el tema de prevención, tanto autoridades como organismos de Sociedad civil, “estamos muy limitados, hacemos lo que podemos, es una cuestión de recursos monetarios pero también de recursos humanos, porque no tenemos personal suficiente para llegar a ejercer este proceso de orientación”.

 

Silva destaca que “nosotros como Pastoral Movilidad Humana, hemos conocido de varios casos que el reclutador va a las aldeas y ofrece oportunidades de trabajo”. Cita que en una ocasión, llegó una persona a la comunidad de Reitoca, Francisco Morazán, para ofrecer trabajo a 30 jóvenes, 20 aceptaron la oferta y se trasladaron a La Lima, Cortés.

 

La alerta la había dado un vecino que recibió una charla de la organización, y al no saber nada del grupo de jóvenes durante dos meses, se procedió a actuar con el Ministerio Público, así se descubrió que todos estaban como esclavos en una finca de La Lima.    

 

Silva dice que si una persona recibe la orientación correcta ante este tipo de peligros, en conjunto con una acción policial, se puede prevenir el crimen de Trata de personas. “Debe existir un programa de incidencia e información”.

 

Además, añade que comúnmente, las víctimas de Trata son explotadas de varias formas, la más común es la actividad sexual en mujeres y niñas, ya sea por explotación sexual, comercio o pornografía; mientras que la actividad del narcomenudeo es el principal flagelo que ataca a los varones.

 

Refiere que a nivel regional, “el tema del reclutamiento forzado se da en varios países. Menores de 18 años son arrastrados al crimen organizado, y es muy importante señalar, que sabemos que la mayoría de nuestros niños y adolescentes que supuestamente son miembros de maras y pandillas, están siendo obligados”.

 

La activista social, considera que los menores en estas actividades delincuenciales, están siendo objeto de amenazas o cualquier otro tipo de sumisión, “amenazan con matar a su familia o algún otro tipo de represalia si no cumple con las órdenes del grupo organizado”.

 

“Debe existir un marco legal en Honduras que legisle contra la Trata de personas, la ley ya no responde a las realidades actuales, hay que hacer una revisión; igualmente es necesario más presupuesto no solo para investigación del proceso policial y judicial, es necesaria la inversión en el tema de asistencia integral de las víctimas”, opina Silva.

 

Debido a lo grave que es la Trata de blancas, Silva cuenta como oportuna una intervención integral para que la víctima tenga las capacidades emocionales, psicológicas e incluso laborales para una reintegración social a una vida normal.

 

Con relación a la ruta migratoria, que es la zona donde más se exponen las personas, menciona que el hecho de criminalizar a los migrantes irregulares, quienes parten rumbo a Estados Unidos sin Visa, forma parte de los riesgos de caer en manos del crimen organizado. Explica que para ella, llamar “ilegales” a los indocumentados no está bien visto porque “ellos no están cometiendo un crimen a pesar que en Estados Unidos entrar sin visa es una infracción”.

 

Analiza que los migrantes, ya sean niños, mujeres o adultos mayores, muchas veces son entregados por sus coyotes o por personas que se hacen pasar por migrantes. Para el caso, dice que en Guatemala y México, su organización ha encontrado a indocumentados realizando trabajo forzado.

 

Observa que hay casos en los que se obliga a los migrantes a trabajar en fincas, talleres mecánicos o eléctricos e incluso en el rubro de la construcción, también son enviados a maquilas clandestinas; sin embargo, la explotación sexual y la esclavización en el narcotráfico, son las dos condiciones más alarmantes.  

 

“En los últimos cinco años por lo menos se ha conocido que en la ruta migratoria son obligados a llevar la mochila, que lo que significa eso, es ir con la mochila llena de drogas”, amplia que si son capturados, inmediatamente son tratados como delincuentes “se asume la penalidad que cada país les impone sin poder defenderse”.

 

Sentencia que este tipo de problemas internos en Honduras y en la ruta migratoria, “todavía no está siendo visto de la forma correcta, ya que nuestros niños, adolescentes y muchas veces las personas adultas, están siendo víctimas forzadas del crimen organizado, pero para las autoridades policiales son consideradas como criminales”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar