En exclusiva EL LIBERTADOR se entrevistó con la representante del sector pesca de las caribeñas Islas de la Bahía, Giselle Guillén, quien informa que la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), ha presentado un proyecto de reforma “totalmente perjudicial”.

 

Guillén ha dicho que están a la espera de que las autoridades accedan a una reunión para definir un proceso de reforma incluyente y que beneficie al sector industrial y artesanal de la pesca, para ello, ya se entregó un informe que señala la deficiencia de las reformas.

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

 

Tegucigalpa. El sector de pesca del Caribe hondureño denota mucha preocupación, así lo ha mencionado la representante de los pescadores, Giselle Guillén, quien cuenta en exclusiva a EL LIBERTADOR, que la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) ha presentado un proyecto de reforma a la Ley de Pesca, el cual resulta “totalmente perjudicial”.     

 

Guillén explica que el sector ve con buenos ojos un intento de reforma, pero que el documento que pretende presentar la SAG al Congreso Nacional, está lleno de términos nocivos para el gremio de marinos.

 

Afirma que con esta reforma, se perjudica a un sector que otorga10 mil empleos directos, que en su producción genera unos 100 millones de dólares en divisas. Cabe destacar, que el sector pesca, representa la mayor parte de la economía de la isla de Guanaja y tiene una presencia importante para Roatán.

 

“Esto se viene desarrollando por más de tres generaciones, la mayoría de la gente no tiene acceso a desarrollar otra actividad económica”, asegura Guillén, quien plantea que dentro de las reformas se busca suspender la licencia de pesca por cuestiones que no son necesariamente a infracciones a la ley “sino casos de fuerza mayor”.

 

Por ejemplo, cuenta que “le están exigiendo a un dueño de embarcación tener los recursos suficientes para reemplazar su embarcación en caso de daños, incendios u otros problemas; también quieren limitar las zonas de pesca”.

 

Agrega que dentro de limitar las zonas de pesca, se está buscando prohibir  la cosecha de camarón del gremio industrial, que normalmente se centra durante tres meses en un sector alejado a tres millas de la costa y de los cayos.

 

Cuestiona que el argumento de la SAG, es que la pesca industrial le quita espacio a los pescadores artesanales. Ya que ese sector es el que mayor población de camarón concentra, el gremio perderá al menos el 30 o 40 por ciento de su producción, según Guillén.     

 

Con base a lo anterior, enfatiza que tradicionalmente solo los industriales laboran esa zona y que hablaron con el sector artesanal que confesó que su zona de pesca está más allá del lugar. “Hablamos para conocer para conocer sus necesidades e inquietudes, ellos no solo pescan en esa zona, lo que pescan ellos son diversos tipos de peces, y lo hacen más allá de las tres millas”.

 

Informa que de momento el sector espera una reunión con las autoridades, ya que aún no se ha dado el espacio correspondiente, pero que ya recibieron los diez puntos más críticos de las reformas. “Lo que nosotros tratamos de lograr es que haya un equilibrio entre lo que ellos quieren como tal, en cuestión de beneficiar a toda la población, pero también se apegue a los derechos de los que por generaciones se han dedicado a esta actividad”.

 

Aclara que en ningún momento el sector industrial ni el artesanal, se opone a las reformas, pero que sí al actual proyecto. “Queremos trabajarlo con la autoridad competente para que el documento que entre al Congreso, ya vaya aprobado por todos los sectores”, sentencia Guillén.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar