EL LIBERTADOR logo

En su informe anual de 2017, la OACNUDH destacó su preocupación sobre como todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas se siguen manifestando de forma generalizada en Honduras.

 

 

“El año pasado, 801 niñas entre 10 y 14 años dieron a luz en los centros de salud pública, todos estos embarazos fueron producto de violencia sexual. Desde la prohibición de las PAE, la misma secretaria registra 5,646 partos en niñas menores de 14 años y 185,392 partos en niñas de 15 a 18 años, con un total de 194,038 partos en adolescentes” según cifras de la Secretaria de Salud.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Tegucigalpa. “Negar el acceso a la anticoncepción de emergencia para todas las mujeres y niñas que lo requieren, es una violencia a los derechos reproductivos”, ha dicho este día la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), que en Honduras coordina, María Soledad Pazo.

 

Honduras es el segundo país de América Latina con mayor fecundidad entre los adolescentes, con una tasa de 102 por 100,000 nacidos vivos. Resaltando así que el embarazo en el grupo de 10-14 años merece especial atención, mientras menor es la edad de las niñas que han tenido relaciones sexuales, mayor es la probabilidad de que se hayan enfrentado a una relación sexual obligada, dijo hoy en Tegucigalpa el Grupo Estratégico por la Píldora Anticonceptiva de Emergencia (PAE).

 

Es tiempo de actuar, afirma la Oficina de la ONU, “un protocolo que no incluya la anticoncepción de emergencia es un protocolo incompleto”. Y continúa Pazo: “la observación del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales fue adoptada en 2016, es una declaración muy extensa sobre el contenido del derecho a la salud y que resume los estándares elaborados por los otros órganos de tratados, entre las libertades que desarrolla, se encuentra el derecho a adoptar decisiones y hacer elecciones libres y responsables, sin violencia, coacción ni discriminación, con respecto a los asuntos relativos al propio cuerpo y la propia salud sexual y reproductiva”.

 

Entre los objetivos está contrarrestar obstáculos que restringen la salud sexual de la mujer y derechos de las niñas y ofrecer servicios y acceso a la información, estos como derechos básicos para el ser humano; donde esta problemática aún no ha sido atendida y el porcentaje va aumentando de forma veraz, en virtud del artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC).

 

En su informe anual de 2017, la OACNUDH destacó su preocupación sobre como todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas se siguen manifestando de forma generalizada en Honduras y “los Estados deben procurar que las niñas puedan tomar decisiones autónomas y fundamentadas sobre salud sexual y reproductiva” finalizó el Comité de los Derechos del Niño.

 

El Grupo Estratégico por la PAE ha advertido este martes que la prohibición del anticonceptivo de la pastilla de emergencia, constituye un derecho reproductivo violentado por instituciones gubernamentales.

 

Indicó que el 58 por ciento de las denuncias penales por violencia sexual en el país tienen como víctimas a niñas y mujeres de entre 10 y 19 años, así mismo más de 21,000 niñas y mujeres han denunciado violencia sexual, el 54 por ciento de esas denuncias provienen de niñas de 14 años a menos todas han estado expuestas a un embarazo forzado o impuesto, para el mismo año más de 40 niñas entre las mismas edades han llegado al suicidio, debido a depresión, enfermedades por agresión sexual, y embarazos no deseados.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar