EL LIBERTADOR logo

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), presentó hoy el informe final de la visita “in loco” que realizó esta semana a Honduras. Dentro del documento, se expone las deficiencias del país en materia de derechos humanos y se ha hecho especial referencia a la crisis política que dejaron las elecciones de noviembre pasado.

 

El informe afirma que ante la falta de percepción pública sobre la poca legitimidad de las elecciones, que conllevó a protestas y graves violaciones a los derechos indispensables, se insta a todos los sectores a formar parte del diálogo como ruta de solución; sin embargo, la CIDH lamenta que “el Estado privilegia la represión frente al diálogo”.    

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

 

Tegucigalpa. Este viernes la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) culminó la visita “in loco” a Honduras, presentando un informe sobre la situación de Derechos Humanos en el país. Dentro de las conclusiones finales, destacan los señalamientos al conflicto político que dejó el proceso electoral del pasado 26 de noviembre.

 

La Comisión asegura que observó un “persistente clima político polarizado”, debido a la percepción pública sobre la falta de legitimidad de las elecciones, condición que desembocó en protestas “que fueron reprimidas en mediante uso indiscriminado y desproporcionado de la fuerza”.

 

El organismo internacional, condenó que la participación de las Fuerzas Armadas contradijo los estándares interamericanos en la materia y sentenció que en un sistema democrático es necesaria la división de defensa interna y defensa nacional.   

 

La CIDH reconoció que producto de la represión, al menos 22 personas perdieron la vida en las manifestaciones y aconsejó a todos los sectores del país, a resolver la crisis mediante el diálogo nacional; no obstante, lamentó que con base a testimonios sobre el uso excesivo de la fuerza, evidencia “una visión del Estado sobre las protestas como un riesgo contra la seguridad del Estado y la gobernabilidad”.

 

“Con base a esta visión, el Estado privilegia la represión frente al diálogo”, concluye la CIDH, quien recuerda que las protestas de todo movimiento social, al ser “atacadas”, se contradice a los principios fundamentales del derecho internacional y de los derechos humanos.

 

El informe recoge 25 recomendaciones finales donde “el Estado debe adoptar las medidas necesarias”, entre los temas que se abordaron se señala: la situación de las mujeres; niños, niñas y adolescentes; violencia contra defensores de la diversidad de género; criminalización contra activistas sociales; condición de privados de libertad; marginación de pueblos indígenas y afrodescendientes; corrupción; pandillas; y, migrantes y personas con necesidad de protección especial.  

Comentarios  

0 #1 Sebastian Guzman 04-08-2018 13:37
Este informe está bien acertado el problema es que cuando en un país existe una dictadura todo esto se pasa por alto las leyes no existen previlegios para unos pocos pero el resto de la población vive desamparada con temor a más impuestos canasta básica mas cara aún mentos al transporte etc.por eso muchos compatriotas huyen del país por esta situación insoportable
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar