El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão (foto en texto), enfatizó que dentro de las primeras impresiones de este organismo velador de derechos indispensables, destaca la insistencia en cumplir las recomendaciones que se han dado en el pasado a Honduras para proteger a grupos de activistas sociales.

 

Por otro lado, grupos de Sociedad Civil, informaron que presentarían ante la CIDH, los reportes de crímenes de lesa humanidad dados durante el golpe de Estado en 2009, ya que todos los casos se mantienen impunes.  

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), inició hoy la valoración de las primeras impresiones de las condiciones sociales del país, luego de que empezaran las reuniones con organismos de Sociedad civil y del Estado. Entre las primeras conclusiones, se ha fijado especial atención en el no cumplimiento de recomendaciones hechas al gobierno.

 

De acuerdo al secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, ya se cuenta con informes “bastante significativos”, donde destaca el deseo de cooperación dentro de los sectores sociales para mejorar la situación del país.

 

Abrão aseguró también, que luego de la reunión de ayer con las autoridades del Estado, estas informaron que hay disposición para trabajar, a pesar de que en los últimos años ha hecho falta la voluntad política para mejorar la situación de derechos humanos, según lo han referido varios activistas sociales en el pasado.

 

En su estancia en honduras, este organismo internacional, fijará su atención en cuatro temas centrales, entre estos, la estabilidad democrática y sus consecuencias para los derechos humanos; la seguridad ciudadana; el impacto de la corrupción en los derechos humanos; y los derechos específicos.

 

El último tema compete a los derechos de pueblos que requieren atención especial, o sea, son los grupos que históricamente han sido marginados. El funcionario de la CIDH, dijo que “a partir de allí daremos nuestra visión sobre lo que pasa en el país”.

 

Abrão advirtió que dentro de las primeras impresiones de la CIDH, destaca el desacato del gobierno sobre “las recomendaciones que se han dado antes, de que hay un grupo social que sigue requiriendo más protección, como es el tema de los defensores de derechos humanos que presentan un alto número de asesinatos y también el conjunto de víctimas de las protestas del contexto postelectoral”.

 

Agregó que si el gobierno de Honduras diera atención a estos casos, “se reivindicaría con más credibilidad y transparencia”. Finalmente dijo que en los próximos días se estará dando más reportes hasta llegar al viernes cuando se presente el informe final.   

 

El Comité de Familiares Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), la Fundación Sam Alonso Rodríguez (FSAR) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), informaron que presentarán ante la CIDH, tres casos emblemáticos de violación a los derechos humanos durante la crisis política del golpe de Estado en 2009.

 

Se trata de los asesinatos de campesinos en la finca “El Tumbador” en Trujillo, Colón (15 de noviembre de 2010); la brutal represión de los días 30 y 31 de junio de 2009 en el sector de “El Durazno” de la capital; y el asesinato del periodista Nahúm Palacios (10 de marzo de 2010).

 

De acuerdo al grupo de organizaciones mencionadas, los crímenes de lesa humanidad siguen impunes, y de acuerdo al informe de la Comisión de la Verdad, las fuerzas del Estado provocaron 3,000 casos de violaciones a los derechos humanos, donde se incluye, la violación sexual de 54 mujeres.

 

Sobre la brutalidad del Estado, el dirigente sindical y exaspirante a la presidencia, Carlos H. Reyes, recordó que en la represión de “El Durazno”, tuvo que observar y vivir en carne propia la “cacería de brujas”, ya que cuando fueron acorralados por los militares, él y los demás manifestantes buscaron refugió en un sector cerca del Seguro Social en “La Granja”, Comayagüela.

 

“Ese día no sé de qué manera pude salvarme, nos acorralaron y buscamos refugio en un muro, saltándolo caíamos a un barranco, yo decidí regresarme y no saltar, cuando lo hice me fije que varias maestras fueron golpeadas salvajemente”, resonó Reyes.

 

“Me golpearon la cabeza y me tiraron al barranco, esos delitos han quedado así, no han hecho nada”, lamentó el dirigente, quien cuestionó que ante la falta de garantías de la justicia hondureña, si acude a instancias internacionales, son estigmatizados por “ir a hablar mal de Honduras”.

 

Concluyó que este tipo de represión se está dando en la actualidad a raíz del fraude electoral que denuncio la Alianza de Oposición y que permitió a Juan Hernández, quedarse en la presidencia por cuatro años más. Este conflicto trajo consigo 40 muertos.

 

De las personas que han perdido la vida, según las Naciones Unidas, varios casos fueron registrados en participación activa en manifestaciones, donde incluso hay registro de muertes por disparos a la cabeza.        

 

Comentarios  

0 #1 JOSEP 01-08-2018 16:23
DE NADA SIRVE LAMENTARSE, PUES CON LAS RECOMENDACIONES DE ORGANISMOS INTERNACIONALES, EL VIL USURPADOR SE LIMPIA LAS NALGAS. ARMENSE DE VALOR Y PEGUENLE UN SOLO RIATAZO!!!
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar