Argumenta que la ONU es el espacio autorizado para sentar las partes que pueden resolver la crisis nacional y, para empezar, en este momento el representante Igor Garafulic se halla fuera del país, por tanto, siendo el presidente Juan Hernández una de las fuentes del conflicto, carece de autoridad para invitar al diálogo.

 

Después que anoche el presidente Hernández convocara al diálogo nombró como su lugarteniente en el cónclave al secretario de la presidencia, Ebal Díaz, que de entrada este día ha dicho: “Instalemos la mesa del diálogo hoy”.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El estancamiento prevalece en la posibilidad de un consenso político que mediante un diálogo permita poner la primera piedra para ir gradualmente superando la crisis política que atraviesa Honduras desde el golpe de Estado hace nueve años y que, de nuevo dejó ver las heridas, en las últimas elecciones de noviembre pasado ante las fuertes críticas de fraude electoral para la reelección presidencial de Juan Hernández del Partido Nacional.

 

Muchos son los sectores que piden la renuncia de Hernández para empezar a construir la paz y la reconciliación social en la nación hondureña, algo que aún no ve factible el gobierno, por ahora el secretario de la Presidencia, Ebal Díaz, ha sido delegado por el presidente Hernández para que lo represente en el diálogo que anoche anunció como titular del Ejecutivo.

 

De entrada el funcionario sugirió que “empecemos ya a darle resultados al pueblo hondureño e instalemos la mesa del diálogo hoy”. Díaz dijo eso luego de que Hernández expresó: “el diálogo debe empezar a dar resultados; por eso he dado instrucciones al ministro Ebal Díaz para que concurra mañana (hoy) a la sede de la Organización de las naciones Unidas (ONU) para poder empezar ya esta etapa final, de una producción de resultados del diálogo”.

 

Sólo hay un problema con esa iniciativa gubernamental, la oposición argumenta que Hernández es una de las partes del conflicto y, por tanto, la ONU es el espacio autorizado para convocar a las partes y resuelvan la crisis nacional y, para empezar, en este momento el representante Igor Garafulic se halla fuera del país, y es la persona que en los últimos cuatro meses ha querido que los políticos entren en razón y comprendan que en tanto no haya consenso es al país al que destruyen y mantienen dividido al pueblo hondureño.

 

Los representantes de las principales fuerzas políticas de oposición, Luis Zelaya del Partido Liberal y Salvador Nasralla que afirma haber ganado las elecciones pasadas con la Alianza de Oposición, han sido firmes que no desean perder el tiempo hablando con Ebal Díaz porque carece de poder de decisión, en cambio, reclaman en el dialogo al presidente Hernández.

 

Por su parte el influyente líder popular, expresidente de la república y coordinador del Partido Libertad y Refundación (LIBRE), Manuel Zelaya, ha dicho muchas veces que sólo creerá en el diálogo cuando se nombre un mediador internacional y los resultados del diálogo sean vinculantes, o sea, de estricto cumplimiento por todas las partes, sobre todo, por el gobierno Hernández.   

Comentarios  

0 #1 Jose 12-07-2018 16:40
Los verdaderos patriotas luchan por su país deponiendo sus intereses personales. Aquí los politiqueros de oficio, corruptos por convicción y vende patria por naturaleza, históricamente han estado ligados en sus tropelías bajo el mismo manto hipócrita e inhumano contra los intereses del pueblo que cada 4 años lo han estafado sin importarles su ancestral sufrimiento y explotación.
Querían un ejemplo de un pueblo valiente, organizado y harto contra la corrupción, pues ahí tienen a los mexicanos. Ahora muéstrennos de que madera están hechos. ¡Basta del insulso palabrerío!
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar