“Lo que está en juego no es sólo el resultado de esta investigación, “Caso Pandora”, sino la supervivencia de lo que se considera el freno más poderoso a la mala conducta oficial en Honduras, donde la corrupción está profundamente arraigada”, expone el periódico estadounidense.

 

“Corresponderá al fiscal general, Sr. Chinchilla, asegurarse de que el caso avance. Si bien muchos lo elogiaron, incluida la Embajada de Estados Unidos, los críticos cuestionan sus profundos lazos con el partido gobernante y la falta de resultados sustantivos”, advierte este análisis.

 

“Un ejemplo de los vínculos entre los legisladores y las organizaciones sin fines de lucro, Renan Inestroza, un diputado del Partido Nacional, está vinculado a una red de dichas organizaciones que ha recibido al menos 3,8 millones de dólares en fondos del gobierno”, explica el The New York Times.

 

Por Jeff Ernst y Elisabeth Malkin

 

Desde que una comisión anticorrupción internacional en Honduras anunció su primer caso contra los legisladores el año pasado, el panel ha sido atacado por los funcionarios que se supone que están investigando.- Los legisladores hondureños cerraron esa investigación inicial, y la comisión apenas sobrevivió a un desafío judicial.

 

Ahora, otra investigación de gran éxito muestra porqué estaban tan preocupados los legisladores. La investigación, conocida como el caso Pandora, presentó cargos contra 38 políticos y funcionarios.

 

Detalla un esquema para desviar fondos del gobierno a la campaña electoral de 2013 del partido gobernante.- Los nombrados incluyen antiguos ministros del gobierno, poderosos miembros del Partido Nacional del presidente Juan Orlando Hernández y su cuñado. También se dijo que el plan había dirigido dinero al opositor Partido Liberal.

 

Lo que está en juego no es solamente el resultado de esta investigación, sino la supervivencia de lo que se considera el freno más poderoso a la mala conducta oficial en Honduras, donde la corrupción está profundamente arraigada.

 

Solo Guatemala tiene una herramienta anticorrupción comparable, que ha demostrado ser un experimento internacional único. Allí, un grupo de investigación de fiscales internacionales respaldados por las Naciones Unidas acusó a cuatro ex presidentes desde que se estableció hace más de una década. Los hondureños celebraron semanas de marchas con antorchas en 2015 para exigir su propia versión.

 

La comisión guatemalteca acusó al presidente Otto Pérez Molina de ejecutar un esquema de fraude aduanero en 2015, forzando su renuncia. Ha estado encarcelado desde entonces, lo que quizás sea otra razón por la cual los legisladores hondureños se sienten incómodos ante una investigación en su propio territorio.

 

Al anunciar los detalles de una nueva investigación el mes pasado, los fiscales están presentando un desafío al gobierno y sus aliados en el Congreso: descarrilar este caso como el primero, y los hondureños podrían ser provocados hasta el punto de ruptura.

 

"Está muy claro que la gente está harta", dijo Melissa Elvir Chávez, abogada de la fundación Democracia Sin Fronteras. "Creo que sería un riesgo político demasiado grande si no se permite avanzar en el tribunal anticorrupción como debería".

 

Funcionarios en Washington han apoyado el esfuerzo anticorrupción en Honduras, animados por la idea de que mejorar el estado de derecho en el país centroamericano es un paso necesario para superar la pobreza y la violencia que empujan a miles de hondureños a intentar ingresar a los Estados Unidos todos los meses . Pero en política exterior, otros asuntos a menudo tienen prioridad.

 

"El gobierno hondureño sabe que la administración Trump se preocupa mucho más por la inmigración y el narcotráfico que por la corrupción", dijo Charles Call, profesor de la American University en Washington, quien dirige un equipo académico que supervisa la comisión anticorrupción hondureña.

 

En las últimas semanas, la administración de Trump ejerció cierta presión sobre el Sr. Hernández. Después de reunirse con el Secretario de Estado Mike Pompeo en Washington, el Sr. Hernández aceptó el nombramiento de un fiscal brasileño, Luiz Antonio Guimarães Marrey, para dirigir la comisión anticorrupción, dos meses después de haber sido nombrado.

 

El vicepresidente Mike Pence inyectó a Estados Unidos en la disputa de la batalla por elegir un nuevo fiscal general en Honduras la semana pasada durante una reunión con el Sr. Hernández y otros presidentes centroamericanos en la ciudad de Guatemala. El vicepresidente llamó a los hondureños a seleccionar un fiscal superior efectivo.

 

Al día siguiente, viernes, los legisladores abandonaron los cinco candidatos en consideración y reelegieron al Fiscal General Óscar Chinchilla para un segundo período.

 

En el primer caso de la comisión anticorrupción en diciembre, los fiscales acusaron a cinco ex legisladores de embolsarse dinero de un fondo especial de desarrollo que los diputados pueden aprovechar para gastar en sus distritos. En unas semanas, el Congreso votó para detener cualquier investigación criminal de ese fondo que se remonta hasta 2006, y un juez desestimó el caso.

 

Una apelación a ese intento del Congreso de protegerse del enjuiciamiento está a la espera de la resolución del Tribunal Supremo de Honduras.

 

El jefe de la comisión anticorrupción en ese momento, el ex primer ministro Juan Jiménez, alcalde de Perú, renunció, argumentando que la Organización de Estados Americanos, que estableció la comisión, no le había respaldado en su confrontación con el gobierno.

 

En mayo se produjo un nuevo giro, cuando una decisión confusa de la Corte Suprema incluyó un lenguaje que parecía restringir la capacidad de la comisión para colaborar con la nueva unidad anticorrupción del fiscal general.

 

Una activista anticorrupción, Gabriela Castellanos, calificó la decisión del tribunal como "maliciosa". Dijo que las instituciones hondureñas eran demasiado débiles y necesitaban el apoyo del panel internacional para investigar a los agentes de poder del país. La Sra. Castellanos dirige el Consejo Nacional Anticorrupción, un grupo independiente que investiga casos de injertos y desempeñó un papel crucial en el descubrimiento del esquema de Pandora.

 

El nuevo caso, “Pandora”, describe cómo casi 12 millones de dólares asignados por el Ministerio de Agricultura para los programas agrícolas se canalizaron en cambio a través de dos fundaciones para las campañas electorales. Parte del dinero se destinó a tarjetas de descuento de venta minorista distribuidas por el Partido Nacional del Sr. Hernández.

 

El Sr. Hernández ha dicho a los periodistas que su gobierno trabajará con la comisión anticorrupción internacional. "Es fundamental que se haga justicia", dijo. "Nadie está por encima de la ley, pero de la misma manera, todos deberíamos buscar el estado de derecho y la presunción de inocencia".

 

Corresponderá al fiscal general, Sr. Chinchilla, asegurarse de que el caso avance. Si bien muchos lo elogiaron, incluida la Embajada de Estados Unidos, los críticos cuestionan sus profundos lazos con el partido gobernante y la falta de resultados sustantivos.

 

Aunque la primera investigación sobre el robo de fondos de desarrollo nombró el año pasado a solo cinco ex legisladores, el ex líder de la comisión anticorrupción, el Sr. Jiménez, dijo que podrían participar hasta 60 legisladores actuales y anteriores, incluido el poderoso jefe del Congreso, Mauricio Oliva.

 

Una revisión de los fondos de desarrollo social en el centro del primer caso muestra cuán casualmente se asignó el dinero del gobierno, y porqué los legisladores pueden haber tenido tanta prisa por cerrarlo.

 

A partir de 2006, los legisladores destinaron 20 millones de dólares anuales para gastar en proyectos en sus distritos. La mitad de ese dinero se gastó a discreción del jefe del Congreso, el puesto del señor Hernández de 2010 a 2014, según un análisis del programa de Democracy Without Borders. El Congreso no proporcionó detalles del gasto que el Sr. Hernández dirigió durante esos años.

 

El dinero va a organizaciones sin fines de lucro, algunas vinculadas a los legisladores mismos. Los investigadores del National Anticorruption Council dicen que, en muchos casos, los proyectos se completaron solo parcialmente o no se completaron. Algunas organizaciones sin fines de lucro presentaron fotografías del mismo proyecto terminado como evidencia de que habían terminado su trabajo.

 

Durante dos días en 2015, cinco legisladores escribieron directamente al Sr. Hernández –que era entonces el presidente— para solicitar donaciones, y dos días después su oficina ordenó el dinero desembolsado, todo en la misma organización sin fines de lucro, según los documentos.- Esa organización fue denunciada recientemente por el Consejo Nacional Anticorrupción por fraude.

 

En un ejemplo de los vínculos entre los legisladores y las organizaciones sin fines de lucro, Renan Inestroza, un diputado del Partido Nacional, está vinculado a una red de dichas organizaciones que ha recibido al menos 3,8 millones de dólares en fondos del gobierno.

 

El Sr. Hernández también ha dirigido gran parte del programa social distintivo de su presidencia, Vida Mejor, que significa Better Life, a estos grupos sin fines de lucro, incluida una organización donde su hermana, Hilda Hernández, fue miembro de la junta ejecutiva. La Sra. Hernández murió en un accidente de helicóptero en diciembre.

 

En 2013, un año electoral, esa organización recibió al menos 3.3 millones de dólares del fondo de desarrollo social administrado por el Sr. Hernández. Durante los siguientes cuatro años, recibió contratos por valor de 71 millones de dólares de parte de Vida Mejor, la mayor parte de cualquiera de las organizaciones sin fines de lucro.

 

Edmundo Orellana, ex fiscal general, dijo que sería difícil para los tribunales y el Congreso sabotear el caso Pandora y darles a los legisladores la impunidad, pero estaban seguros de que lo intentarían.- "Creo que los tribunales harán todo lo posible para evitar un juicio", dijo.

 

Impaciente y enojado, muchos hondureños están mirando con cautela.- "Queremos que los corruptos vayan a la cárcel", dijo Estefany Pineda, una estudiante de 28 años. "Queremos justicia, porque en este país esa palabra no se conoce".

 

https://www.nytimes.com/2018/07/01/world/americas/honduras-corruption-hernandez.html

Comentarios  

0 #1 Emilio González D. 03-07-2018 17:28
La corrupción es de tal magnitud y corroe y socava de tal manera a la sociedad, que en este caso los cachirecos se están haciendo una auto-flagelación porque es el sálvese quien pueda, y si te he visto no me acuerdo. Y todo esto, al amparo y cuidado de USA, el mayor ganador de la corrupción en honduras.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar