Así ha dicho este día a EL LIBERTADOR la coordinadora de la Asociación de Profesionales y Estudiantes de Honduras (APEH), Sua Martínez, que, ante la decisión del Congreso Nacional que la Biblia sea leída en los centros educativos, exigen Estado y educación Laica, derechos Humanos y no discriminación.

 

“El Estado laico y la educación laica, son garantía de la libertad de expresión, la libertad de pensamiento y religión”, expusieron este día en La Ceiba, ciudad ubicada 437 kilómetros al norte de la capital hondureña, Tegucigalpa.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

La Ceiba, Atlántida. La Asociación de Profesionales y Estudiantes de Honduras (APEH), realizó este día un plantón en la “Plaza Cívica” de La Ceiba, ciudad asentada 437 kilómetros al norte de la capital hondureña, Tegucigalpa; en la protesta participaron alumnos, maestros y padres de familia, impulsando el respeto al Estado laico y la educación Laica, derechos humanos y la no discriminación.

 

Esta organización a través de sus agremiados, profesionales y estudiantes promueve valores en la familia, en comunidades, en el trabajo y en Iglesias, para fortalecer la convivencia y paz ciudadana afín de reducir los índices de violencia en el país. La APEH fomenta el respeto a las leyes de nuestro país, a la Constitución y a todo su ordenamiento jurídico, a los símbolos patrios, lucha por los derechos de la niñez y la adolescencia.

 

Al respecto, la Coordinadora APEH, capítulo de Atlántida, Sua Martínez, dijo a este periódico que “El Estado laico y la educación laica, son garantía de la libertad de expresión, la libertad de pensamiento y religión. El estado Laico y la educación Laica no vienen a quitar a Dios de nuestras vidas, al contrario, la educación Laica viene a dar el respeto absoluto a las distintas confesiones de fe, a la diversidad de doctrinas religiosas”.

 

“La Moción de la Lectura de la biblia en las escuelas y colegios públicos, promovida por el Diputado y secretario del Congreso Nacional, Tomás Zambrano, es inconstitucional, discriminatoria y violatoria de los derechos Humanos, irrespeta el derecho a la libertad de creencia religiosa y la libertad de conciencia, derechos salvaguardados en nuestra Carta Magna, Articulo 77, que garantiza el libre ejercicio de todas las religiones y cultos sin preeminencia alguna, siempre que no contravengan las leyes y el orden público”, explicó Martínez.

 

Además, el Articulo 151 de la Constitución de la República en materia de educación laica dice “…La educación en Honduras será laica y se fundamentará en los principios esenciales de la democracia…”.  Y el Código de la Niñez y la Adolescencia, en el artículo 36 establece: “El derecho a la educación incluye el de tener acceso a una instrucción actualizada y de calidad, sin discriminación, son deberes del Estado, asegurar la enseñanza primaria, laica, obligatoria y gratuita, además ajena a cualquier doctrina religiosa”.

 

Por su parte el Coordinador de Educación de la APEH, Roberto Matute Cerrato, maestro en educación media y superior, con más de 30 años de experiencia expuso: “En un Estado de Derecho Democrático, crear preeminencia a una biblia y religión en particular, crea discriminación en nuestros niños y jóvenes, dado que, en Honduras, hay una diversidad de credos, diversidad de biblias o libros doctrinales, diversidad de ideologías, el pluralismo religioso debe ser respetado en todo estado laico”.

 

Matute destacó que “la declaración universal de los derechos humanos dispone en su artículo 20 que toda persona tiene derecho a escoger la religión y nadie podrá ser obligado a pertenecer a una religión, el Pacto Internacional de derechos civiles y políticos señala en su artículo 22 que toda persona tiene derecho a escoger la religió y asociarse libremente”.

 

“El Diputado Tomás Zambrano, promueve la Lectura de la biblia, aunque sea inconstitucional y discriminatoria, pero en el fondo promueve la religión que él profesa y su discurso no concuerda con sus hechos, además no solo es la lectura de la biblia, sino también la interpretación de la misma de acuerdo a la confesión de fe de la religión del maestro o tutor, violentando el derecho de muchos niños y niñas que pertenecen a diferentes religiones”, dijo el dirigente social.

 

Si esta moción se convierte en ley, desembocaría en las siguientes consecuencias:

 

I- Discriminación (bullying religioso) para los niños y adolescentes que profesan creencias diferentes a la que se imponga.

II- Sanciones, que van desde exhibirlos, restarle calificaciones en el periodo o en algunos casos reprobarlos por perdida de la lectura de la biblia.

III- Confrontación de credos entre niños, adolescentes y maestros.

Comentarios  

0 #1 Emilio González D. 28-05-2018 21:03
La decadencia moral y generacional ocurre en todas las sociedades, y en medio de la desesperación los ladrones corruptos se inventan majaderías para resolver los apuros legales.....parece que podríamos volver a la era de las cavernas.....cuidado, luego quemarán los libros¡¡¡
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar