La estudiante de enfermería Keyla Martínez de 26 años, fue arrestada el sábado por violar el toque de queda, horas más tarde se reportó su muerte supuestamente por suicido, versión que no convence a la familia que este lunes se apersonó a la jefatura de Policía de La Esperanza, Intibucá, a unos 200 kilómetros al occidente de Tegucigalpa.

 

Junto a cientos de ciudadanos y organismos de derechos humanos, se rodeó el edificio policial que en cuestión de minutos fue reforzado por antimotines que comenzaron la brutal represión con gases y bala viva, según denunció el Copinh.

 

A esta hora ya ha terminado la autopsia de la universitaria, no obstante, la autoridad no ha informado a detalle los resultados del proceso forense, el pueblo sigue acusando a los oficiales de ser los responsables de su muerte.

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El pasado fin de semana se escribió un nuevo capítulo en la historia obscura de Honduras, tras informarse de la muerte atípica y en custodia policial de la estudiante de enfermería, Keyla Martínez (26 años). El suceso ha indignado a toda la nación y este día familiares, amigos y pueblo en general, se han apersonado a protestar a la jefatura de Policía en La Esperanza, Intibucá, lejos de encontrar justicia, fueron reprimidos con garrotes, gases tóxicos y balas.

 

La joven fue arrestada el pasado sábado a las 11:40 de la noche, según un comunicado de la Policía Nacional la universitaria estaba bajo los efectos del alcohol y fue apresada por violentar el toque de queda y “escándalo en la vía pública”.

 

Horas más tarde, según el documento de la Policía, Martínez fue vista en su celda intentando asfixiarse, por lo que fue trasladada de emergencia al Hospital Enrique Aguilar Cerrato de La Esperanza, Intibucá “donde falleció”.

 

Sin embargo, en una nota que circula en redes sociales, con sello y firma del centro asistencial y de los médicos que atendieron el caso, se hace mención que la joven ingresó a la sala de emergencias sin signos vitales. Versión respaldada por la familia de la occisa que mencionó haber tenido contactos en el centro clínico.

 

Y esa no es la única cosa que pone en duda la veracidad del informe policial, ya que también se ha criticado que, como procedimiento básico, antes de entrar a una celda la persona es despojada de cualquier objeto con el que se pudiera dañar su integridad física o la de terceros.

 

En ese contexto, la especialista en Medicina Forense, Julissa Villanueva, ha observado que lo que ha sucedido con la joven es una situación completamente “sospechosa y atípica”, destacando que resulta inaudito que haya muerto bajo cuidado policial.

 

Además, ha sido enfática en que ya hubo casos en los que una persona muere de esta forma y se divulga que fue como un “auto atentado”, como ocurrió con Óscar Antonio Flores en Choluteca, quien fue encontrado ahorcado en su celda con signos de tortura. Por ende, menciona que los resultados de la autopsia serán vitales para conocer qué pasó.

 

Desde que trascendió el suceso por el reclamo de la familia de Keyla Martínez, miles de hondureños se han pronunciado en redes sociales y desde ayer domingo realizan protestas en la jefatura de Policía de La Esperanza.

 

Este lunes, con el objetivo de obtener respuestas y tal vez un poco de justicia, cientos de ciudadanos se apersonaron otra vez a la oficina policial, poco después que los hondureños rodearan el edificio, los uniformados salieron con su equipo antimotines y en cuestión de minutos comenzó la brutal represión.

 

El Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh) y la diputada de Libertad y Refundación (Libre) y miembro del Consejo Civil de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), Olivia Zúniga, reportaron que en los ataques de la Policía hubo hasta bala viva.

 

Y mientras los manifestantes eran ahogados con los gases tóxicos, la Dirección de Investigación Policial (DPI) prometía esclarecer el suceso. Para la familia de Keyla, se trata de una víctima más del autoritarismo policial, su hermana Nancy ha manifestado que lo que ocurrió fue un asesinato y no un suicidio.

 

Cabe señalar que la hermana de la víctima ha dicho que un agente de apellido Alvarenga, está al tanto de lo ocurrido pero que no quiere dar declaraciones. “Él me dijo que a mi hermana se la habían llevado al hospital con vida, que le hicieron los auxilios, pero según averigüé con conocidos del hospital, ella llegó muerta”, reclamó.

 

Entre tanto misterio y negligencia, se reclama porque los oficiales no dieron a Keyla la oportunidad de llamar a su familia para reportar la detención, además en la fotografía de registro tomada en la posta policial, se le ve lúcida y no en un estado de ebriedad agravante.

 

Semanas atrás dos jovencitas, que pidieron anonimato en el canal Hable Como Habla (HCH), denunciaron que oficiales de la misma jefatura de Policía, robaron sus pertenencias y fueron víctimas de abuso sexual.

Comentarios  

0 #4 Soila 28-02-2021 20:31
You are so cool! I don't think I've read through something like that before.

So nice to discover someone with genuine thoughts on this subject matter.
Really.. many thanks for starting this up. This site is something that's needed on the internet,
someone with a little originality!

Feel free to surf to my website; diet ketosis: https://gleneden.on.ca/member/323811
Citar
0 #3 Lolita 28-02-2021 19:46
If some one desires expert view on the topic of blogging then i propose him/her to pay a visit this webpage,
Keep up the fastidious work.

Feel free to visit my homepage - best ironman triathlon training plans: https://i-win.info/iwin/profile.php?id=423931
Citar
0 #2 Whitney 26-02-2021 13:14
Hello my loved one! I want to say that this post is awesome,
nice written and come with approximately all important
infos. I would like to look more posts like this .



My website: best free training plans: https://gameshanhdong.com/forum/profile.php?id=280546
Citar
0 #1 Emilio González 09-02-2021 05:03
Gracias, capos narco-naZionalistas por todos los años de mega-corrupción, gracias por empobrecernos a la brava a punta de bayoneta, gracias por obsequiarnos este insultante paraíso en decadencia...por desgracia todo este castillo de naipes se está desmoronando de manera irreversible....al final del arrogante disfrute, el reloj de la historia es inexorable e implacable, sólo les queda el inevitable viaje hacia el traje anaranjado de New York.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar