El hospital “inmóvil” de Tegucigalpa ha cobrado su primera víctima mortal, y ya en San Pedro Sula se había registrado la muerte de otra paciente, pese a que la excusa del gabinete de Juan Hernández para pagar 1,200 millones de lempiras por los siete centros, fue que eran unidades “especializadas” para pacientes contagiados con Covid-19.

 

Un nuevo informe del CNA, revela fallas del “hospital” capitalino en cinco ejes: estructura, agua potable, climatización, distribución física y energía eléctrica; además, afirma que “el riesgo para la salud del personal sanitario es alto pues según las verificaciones realizadas al plomado de las salas, hay una exposición a radiación hacia el área del comedor”.

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Expertos en salud, sociedad civil y población en general han repetido hasta el cansancio que los hospitales “inmóviles”, además de ser una estafa, no son aptos para atender pacientes contagiados con el Covid-19, pese a que ese fue el argumento por el cual el ex director de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), Marco Bográn, pagó 1,200 millones de lempiras al supuesto empresario Axel López por siete centros hospitalarios y siete unidades de desechos médicos, como ordenó el gobernante Juan Hernández en marzo anterior a través de la profesora que dirige la Secretaría de Salud, Alba Consuelo Flores.

 

NOTA DE INTERÉS: ¡EXCLUSIVA! EN 26 MINUTOS GOBIERNO HONDUREÑO PAGÓ HOSPITALES “FANTASMAS”

 

Y la muerte de un paciente contagiado con el virus, que se registró el lunes 1 de febrero en el hospital móvil de Tegucigalpa, ha confirmado que esos centros son “trampas mortales”, como lo denunció la presidente de la Asociación de Médicos del Instituto Nacional Cardiopulmonar (INCP), Suyapa Sosa, pese a que altoparlantes de la administración Hernández intentan desesperadamente negar la realidad mediante masivas campañas en medios tradicionales, que es evidente son financiadas con recursos del Estado.

 

NOTA DE INTERÉS: LAS MENTIRAS DE OMAR Y SOLÓRZANO A HONDUREÑOS, TOCARON FONDO

 

En relación a la muerte del paciente, que había sido traslado al “hospital” tan sólo cuatro días antes, el doctor Marco Eliud Girón ha dicho que “esto sólo demuestra que en realidad son centros de triaje y no hospitales móviles”, y ha agregado que “los médicos veníamos denunciando que estos hospitales no eran aptos para atender pacientes con el virus; y ojo, no es la primera muerte que ocurre en un hospital móvil, en el de San Pedro Sula falleció la madre de una doctora que está en primera línea de la batalla”.

 

Girón amplia que “Alba Consuelo Flores no quiso firmar la operación de los hospitales móviles, porque no se quería echar esa responsabilidad encima, por eso contrató a un muchacho de viceministro de Salud [Fredy Antonio Guillén], para que le caiga el clavo de las demandas que se puedan venir porque los hospitales no están condicionados para pacientes covid-19”.

 

Por su parte, el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) ha publicado en fecha reciente el informe “Seguimiento a la compra del hospital móvil de Tegucigalpa” que avala el criterio de la mayoría de hondureños al afirmar que el “hospital” capitalino no es un funcional para paciente con el virus. “[…] En seguimiento a la compra del hospital móvil de Tegucigalpa, mismo que revela 37 irregularidades que lo hacen inviable para atender pacientes con Covid-19, pero la junta interventora de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), con conocimiento pleno del hecho, decidió poner en marcha”.

 

NOTA DE INTERÉS: HONDURAS / LAS INCREÍBLES FALLAS EN “DESECHOS MÓVILES” QUE COMPRÓ GOBIERNO

 

Los mortíferos hallazgos que ha hecho el CNA, se centran en cinco ejes: estructura, agua potable, climatización, distribución física y energía eléctrica. En relación a la estructura destacan zonas deterioradas, oxidadas y con alto nivel de corrosión; “no hay sistema de drenaje de agua lluvia y falta un espacio para la preparación de medicamentos, así como el área de evacuación de cadáveres, que no es el recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, afirma.

 

En el tema del agua potable –prosigue el texto–, no existe pedido de evaluación del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA); por lo que la tubería residual no es apta; además, carece de válvulas para los reservorios y sólo tiene capacidad de almacenar líquido para 10 días.

 

“Si hablamos de climatización, existe una deficiencia crítica, pues el sistema central no enfría, lo cual es impermisible; por tanto, la proliferación del virus será inminente, dentro y fuera de las instalaciones”, advierte.

 

NOTA DE INTERÉS: HONDURAS / INTERVENDRÁN A LOS INTERVENTORES DE INVEST-H

 

En distribución física, el distanciamiento de camas en los módulos y en cuidados intensivos no es la apropiada. “Tampoco es apto para realizar traqueotomías y la pureza del generador de oxígeno está comprometida, pues se está mezclando con otro proveedor, ya que no tiene capacidad para atender alta demanda, sin olvidar que solo se colocaron 71 camas de las 91 que correspondían”.

 

Sumado a esto, el riesgo para la salud del personal sanitario es alto pues de acuerdo con las verificaciones realizadas del plomado de las salas, existe una exposición a radiación hacia el área del comedor.

 

“Es menester de este organismo de sociedad civil hablar con el acervo probatorio suficiente sobre la verdad de este sanatorio, para desmentir a los interventores de Invest-H, quienes han insistido en que el nosocomio puede operar de manera óptima, cuando en realidad se pone en marcha solo por las enormes presiones existentes”, sostiene el CNA.

 

PARA EL INFORME, DÉ CLIC AQUÍ

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar