EL LIBERTADOR logo

La decisión del TSE de confirmar la reelección de Hernández parece ser solo una cuestión de tiempo.- El futuro del país permanece tan envuelto en la oscuridad como su proceso electoral.

Rosemary Joyce, antropóloga de la Universidad de California - Berkeley que se especializa en Honduras, analiza que la explicación del voto rural a favor de Hernández no era posible: los municipios en La Paz y Lempira, en donde Hernández mejoró significativamente entre el recuento temprano y tardío, no tienen grandes ciudades. 

Hay otras razones para preocuparse por la integridad del conteo de votos. Antes de la elección The Economist obtuvo una cinta (https://www.economist.com/news/americas/21731791-excerpts-tape-whatappears-be-training-session-poll-workers-suspicion) de lo que parece ser una capacitación para trabajadores del Partido Nacional, en que el líder de la sesión instruye a su audiencia sobre varias técnicas de fraude.

Por The Economist

Traducción para EL LIBERTADOR

Yariela Cerrato

El 4 de diciembre, ocho días después de que Honduras celebraran las elecciones generales, la comisión electoral del país (TSE) indicó qué candidato se iba a declarar ganador. Con el 99.98% de los votos contados, el presidente conservador del país, Juan Orlando Hernández, lidera las elecciones de una vuelta con 42.98% de los votos. Salvador Nasralla, quien es un narrador deportivo, tiene 41.38%. La aparente victoria de Hernández vino después de un proceso de conteo de votos extraño y caótico. La oposición cree que esto es evidencia de un fraude sistemático

Esas sospechas han lanzado al país en el caos. El 1 de diciembre el señor Hernández anunció un toque de queda de diez días, de 6pm a 6am. En los días siguientes, algunos de los partidarios de Nasralla desafiaron el toque de queda; otros golpearon ollas en su hogares y comunidades. Algunas protestas se han vuelto violentas y el saqueo ha estallado. Varias personas han muerto y hasta 40 personas han resultado heridas, según informes no confirmados.

The Economist ha analizado los resultados de las elecciones para evaluar las afirmaciones de la oposición de fraude electoral. Nuestros hallazgos no son concluyentes, pero sugieren que hay razones para preocuparse.

El 27 de noviembre, las urnas cerraron después de diez horas y el TSE publicó resultados preliminares del 57% de las urnas que muestran al señor Nasralla con una ventaja de 5%.  El TSE luego suspendió la publicación de los resultados. Después de la publicación reanudada en la tarde del 28 de noviembre, la ventaja de Nasralla se redujo constantemente, con la mayoría de los votos contados, el señor Hernández resulta llevar una ventaja insuperable de 1.6 puntos de porcentaje a Nasralla.

Si los resultados publicados por el TSE en cada etapa del recuento eran una muestra representativa del país, la posibilidad de que la tendencia marcada por Nasralla sufriera tal cambio en los resultados posteriores sería casi cero. El señor Hernández ha explicado su suerte al decir que las últimas boletas provienen de áreas rurales, donde su partido es más fuerte.

Para probar la teoría de Hernández, The Economist comparó los resultados de los municipios que fueron reportados por la tarde del 28 de noviembre con los resultados de esos mismos municipios reportados en la tarde del 3 de diciembre. De los 298 municipios hondureños, 288 habían publicado resultados parciales en la primera fase. Los municipios son mucho más pequeños que los 18 departamentos de Honduras, y son menos heterogéneos. Éstos tienden a ser predominantemente urbanos o predominantemente rurales.

El conteo de votos cambió sistemáticamente de Nasralla a Hernández entre los primeros resultados y los posteriores (ver tabla). Nuestro análisis muestra que Nasralla perdió 3,8 puntos en promedio con relación a Hernández después de tomar en cuenta la geografía.

Probar el fraude a través de dicho análisis es terriblemente difícil. Anomalías estadísticas puede tener explicaciones razonables. Una posible objeción, aunque los municipios son en general más homogéneos, podrían ser aquellos en los que Hernández superó a un gran número de votantes que viven en áreas urbanas que informaron temprano y un gran número de personas que viven en zonas rurales de informes tardíos.

Le preguntamos a Rosemary Joyce, antropóloga de la Universidad de California - Berkeley que se especializa en Honduras, que analizará nuestra hoja de cálculo para ver si ese era el caso. Ella encontró que la explicación del cambio de votos no era posible: los municipios en los departamentos de La Paz y Lempira, en donde Hernández mejoró significativamente entre el recuento temprano y tardío, no tienen grandes ciudades.

Además, en municipios más diversos, como aquellos que incluyen a cualquiera de las 20 ciudades más grandes de Honduras, el cambio entre los resultados tempranos y tardíos fue aproximadamente el mismo tamaño. La afirmación de la Sra. Joyce está respaldada por nuestro análisis de los datos del censo de 2013. Buscamos en la división entre los hogares rurales y urbanos en 284 municipios, así como la proporción de casas con pisos de tierra, lo que se correlaciona estrechamente con la proporción de hogares rurales, y no encontramos ninguna relación entre cuán rural era un municipio y cuán bruscamente su voto cambió hacia Hernández.

Otra posible objeción a nuestro análisis es que los primeros informes se basaban en votos que fueron enviados electrónicamente al TSE; 29% de ellos no lo fueron, de acuerdo con los monitores de la Unión Europea. Podría haber alguna razón por la cual los votos transmitidos electrónicamente favorecen a Nasralla, pero la diferencia tendría que ser enorme para explicar el cambio en el conteo posterior al señor Hernández. Si los votos transmitidos electrónicamente favorecen al Sr. Nasralla en cinco puntos porcentuales, tendría que perder más de 18 puntos porcentuales a Hernández entre los votos tabulados en papel, para poder explicar el cambio en el conteo de votos posterior hacia el presidente.

Hay otras razones para preocuparse por la integridad del conteo de votos. Antes de la elección The Economist obtuvo una cinta (https://www.economist.com/news/americas/21731791-excerpts-tape-whatappears-be-training-session-poll-workers-suspicion) de lo que parece ser un sesión de capacitación para los trabajadores electorales que pertenecen al Partido Nacional de Hernández, en que el líder de la sesión instruye a su audiencia sobre varias técnicas de fraude.

La oposición afirma que hay otra evidencia de que el voto ha sido manipulado. En los departamentos del sudeste de La Paz, Lempira (la provincia natal de Hernández) e Intibucá, en donde Hernández se desempeñó extraordinariamente bien, la participación fue de alrededor del 70%. Eso es más de 15 puntos más alto que la tasa de participación nacional. Una posible explicación es que el Partido Nacional rellena urnas en esas áreas. Una explicación más inocente es que la operación “victoria total” del Partido Nacional era más fuerte allí.

La oposición sostiene que el 43% de los votos emitidos después de la interrupción inexplicada según el TSE, fue sistemáticamente adulterada. Tanto la Alianza del señor Nasralla y el Partido Liberal de Luis Zelaya, el tercer candidato, podrían hacer más de lo que han hecho para probar esa afirmación. Los trabajadores de los tres partidos principales recibieron copias certificadas de las hojas de recuento que resumen el recuento de votos en 18,103 conteo de votos "Tablas" a través de Honduras.

Si alguien más tarde alteró las planillas, eso debería ser visible en las discrepancias entre las hojas en posesión de las partes y las publicado en el sitio web del TSE. Hasta la fecha, los partidos de oposición no han lanzado más que algunas de sus hojas de conteo.

La decisión del TSE de confirmar la reelección de Hernández parece ser solo una cuestión de tiempo. Los partidos de oposición tienen solo unos días para apelar el resultado antes del TSE. La oposición exige un recuento de más de 5.000 actas de escrutinio. Las misiones de monitoreo electoral en Honduras de la UE y la Organización de los Estados Americanos quieren un recuento parcial en presencia de hondureños y observadores internacionales. El futuro del país permanece tan envuelto en la oscuridad como su proceso electoral.

Comentarios  

0 #3 Cristofer masiel 20-12-2017 16:40
Ellos contrataron tambien a una empresa fantasma ( maletin) llamada consu redes. Para hacer un censo d las personas fallecidas en los ultimos 17 años y era un boto a favor de joh. Que esos datos eran enviados a el ysede Honduras.
Citar
0 #2 Oscar marroquin 18-12-2017 11:42
De manera particular creo que Juan Orlando Hernandez tendra que abandonar la casa presidencial quiera o no, el rechazo popular es tal que el pais entero se ha paralizado ya, eso quiere decir que las posibilidades que JOH gobierne por segunda vez Honduras son muy minimas.
Honduras es ahora mismo un pais a un paso de entrar a una verdadera insurreccion.
Citar
+1 #1 Emilio Gonzàlez 12-12-2017 04:20
La magnitud de este fraude no tiene parangón...y serà posible que nuestro país siga pisoteado debido al ridículo y absurdo empecinamiento de un delincuente de tal calaña como joh? Serà posible que de una vez por todas la mínima legalidad que existe desaparezca en manos de este grupito de forajidos? Làstima que la pobrería pague siempre el mayor y màs doloroso saldo. Es tan profunda nuestra pobreza que el verdugo es capaz de comprar fàcilmente la voluntad de su víctima con tan sólo 50 lempiritas....
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar