Especialistas de la medicina que han participado en un foro virtual desarrollado por Unitec, con el objetivo de abordar el contexto actual de la pandemia y han concluido que les resulta inaudito que el Covid-19 ha pasado a segundo plano, y que los métodos para adquirir fármacos son medievales.

Para el caso, el doctor Carlos Umaña, lamentó que para la última semana de noviembre, la tasa de hospitalización aumentó significativamente. Según datos oficiales, el virus ya infectó a 107,888 hondureños y se han registrado al menos 3,000 muertes.

  

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. “La última semana de noviembre la tasa de hospitalización incrementó, esto es delicado, no hemos visto que el Gobierno haya tomado las medidas en los albergues; la zona norte del país fue la más golpeada por los dos fenómenos naturales y la gente se ha olvidado de las medidas de bioseguridad”, expresó el presidente de la Asociación de Médicos del Seguridad Social de San Pedro Sula, Carlos Umaña.

 

Umaña, quien participó, junto a otros profesionales de la Salud, en un foro realizado por la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec), donde ha enfatizado que la situación actual de la pandemia es alarmante y que la tasa de positividad de las pruebas, aumentó de 33 a 55 por ciento, sólo en los albergues habilitados por el paso de Eta e Iota.

 

Además, agregó que tristemente, el escenario va empeorar y que es preocupante, puesto que el sistema sanitario puede volver a colapsar, porque los hospitales móviles, que llegaron hace varios meses, siguen sin funcionar, o en su defecto, ni siquiera están armados.

 

Con relación a este tema, señaló que el hospital habilitado para San Pedro Sula, ha estado funcionado a medio vapor, pues redujo su capacidad de 91 camas a sólo 65.

 

El doctor Umaña destacó que ha sido por protocolos de los profesionales que han logrado salvar vidas; sin embargo, el peligro de volver a “copar” la red hospitalaria es latente, por lo anteriormente descrito.

 

El dirigente médico amplió que urgen de especialistas para manejar esta situación y también indicó que la inequidad juega un papel transcendental en países pobres como Honduras, alegando que es momento que la Secretaría de Salud debería cumplir con su rol para combatir esta problemática.  

 

Por otro lado, el médico internista y docente de la Facultad de Ciencias de la Salud de Unitec, Gimel Peralta, subrayó que desde los meses de mayo, junio y julio hubo un aumento desproporcionados en Europa y en Estados Unidos por la falta de preparación sistemática.

 

Asimismo, recalcó que en Honduras se saturó los principales hospitales como: Escuela, Instituto Cardio-Pulmonar (Tórax) y Leonardo Martínez, pero que el virus se fue controlando a partir de que el sistema sanitario comprendió más el abordaje correcto de la enfermedad.

 

Peralta destacó la labor de los médicos que han batallado contra el virus en condiciones precarias, debido a que nunca recibieron los insumos de sobra para seguir la “guerra”, pero han sabido manejar los centros hospitalarios y de esa forma, brindar una respuesta positiva a la población.

 

No obstante, manifestó que en los meses de agosto y septiembre todavía se reportaba una gran cantidad de muertes, pero que poco a poco se ha operado logrando avances importantes, manteniendo a la ciudadanía cumpliendo con medidas de bioseguridad.

 

“Ojalá no se venga una segunda ola, porque no hemos salido de la primera, tenemos alrededor de 500 casos en el reporte que hicimos ayer (jueves 26 de noviembre), no podemos bajar la guardia, seguimos reportando gran cantidad a nivel nacional; pero, recordando el momento más grave, que fue al inicio que no habían internistas en los hospitales privados del país”, apuntó.

 

Igualmente, indicó que sólo existe dos unidades en Tegucigalpa, una en el hospital el Tórax y la otra en el Hospital Escuela Universitario, y que las zonas rurales tienen menos capacidad y que es de las zonas más afectadas.         

 

En tanto, el médico internista e infectólogo, Miguel Sierra Hoffman, aprovechó el foro para dar a conocer cómo ha impactado el virus en países de “primer mundo” como EE.UU., Gran Bretaña y afiliados a la Unión Europea.

 

El galeno destacó que varios de estos países, no cuentan con un tratamiento ambulatorio como en varios países de la región, donde destacan Ecuador, Honduras (con “Catracho” y “Maíz”) y El Salvador con “El País”.

 

Además, mencionó que en Estados Unidos existe una exagerada sistematización bien estructurada para la distribución y compra de medicinas, y caso contrario a Honduras, cuestionó que se maneja un sistema “medieval”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar