El denunciado es Edgardo Rodríguez (imagen), docente del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), quien hace unos días desde la cátedra llamó a sus alumnos “mariconcitos” y “niñitas”, porque se negaron ir a la calle a borrar grafiti de protesta social contra el gobierno Hernández.

 

El rechazo público es fuerte desde varios entornos de la sociedad contra la conducta impropia y criminal de un maestro que usa el salario pagado por la ciudadanía para el activismo en el Partido Nacional, denigrar a la mujer y a sectores que aún luchan por la vida y humillar a estudiantes que han sido puestos en sus manos para que les muestre el buen camino de un buen ser humano y de un buen hondureño.

 

A continuación, conozca el posicionamiento de la Asamblea de Docentes del Departamento de Sociología sobre el caso del profesor Edgardo Antonio Rodríguez Coello, donde, entras otras medidas, se solicita al gobierno de la UNAH investigación profunda y deducción de responsabilidades.

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. La Asamblea de Docentes del Departamento de Sociología, ante el caso Edgardo Rodríguez, docente en nuestro Departamento, fija su posición en los términos siguientes:

 

1.           Ningún docente de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, sin importar la unidad académica en que labore, ni su formación académica, no puede violar los derechos de un tan solo estudiante universitario.

 

2.           La conducta y el proceder del profesor Edgardo Rodríguez, evidenciada en un video que ha circulado en las redes sociales, es inapropiada para un docente universitario.

 

NOTA DE INTERÉS: HONDURAS / MUJERES: “SI ATAQUES VIENEN DE UNIVERSIDAD, QUÉ ESPERAR DE LA SOCIEDAD”

 

3.           No es actividad ni función de los estudiantes de la UNAH, borrar las pintas que los hondureños hacen en las paredes de sus ciudades. Por lo tanto, la actividad de limpiar las leyendas de protesta que, el profesor Edgardo Rodríguez, obligó a realizar a los estudiantes de sus tres secciones de Sociología, está fuera de la programación didáctica aprobada por la unidad académica, (que nunca presentó), ni son actividades pertinentes que se deben desarrollar en el curso de nuestra asignatura general, sea en tiempos normales o de pandemia. Esa fue una actividad política y no académica.

 

4.           El profesor Edgardo Rodríguez, al obligar a realizar la actividad antes mencionada, en el contexto de la pandemia de la COVID-19, contravino las normas establecidas para evitar el contagio y preservar la salud, tanto a nivel nacional (Acuerdo Ejecutivo PCM 021-2020), como a nivel del Consejo de Educación Superior y de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) (Acuerdo Nº 4255-342-2020). Al contravenir la orden del jefe inmediato y transgredir las normas y medidas institucionales, el profesor Edgardo Rodríguez, puso en riesgo la integridad, la salud y la vida de los estudiantes de los cursos de Sociología.

 

5.           Es un derecho de los estudiantes, consignado en la Constitución de la República, en las leyes universitarias, en el reglamento del Comisionado Universitario, hacer del conocimiento de las autoridades inmediatas y denunciar cualquier actuación de un profesor que consideren vulnera sus derechos. En tal sentido, los estudiantes que denunciaron, ante el Jefe del Departamento de Sociología, la actividad de borrar las pintas de calles y paredes en Tegucigalpa, lo hicieron en estricto y legítimo uso de los derechos que les asisten.

 

6.           La respuesta del profesor Edgardo Rodríguez, ante la denuncia de los estudiantes, es constitutiva de amenazas, abuso de poder y de autoridad, irrespeto a la dignidad de los estudiantes, falta a la ética y a las obligaciones del docente, estipuladas en el Estatuto del Docente. El lenguaje utilizado es homofóbico y misógino. Lo visto y escuchado en el vídeo está, absolutamente, en contra de la razón de ser de la UNAH.

 

7.           Todos los antecedentes del caso de Edgardo Rodríguez están documentados en el Departamento de Sociología. Los estudiantes interpusieron la denuncia antes de la fecha de la actividad, por lo que se le envió un memorándum notificándole que la cancelara, que estaba prohibido arriesgar a los estudiantes en actividades presenciales y no lo hizo, desobedeciendo e ignorando a su autoridad inmediata. Un día después de haberse llevado a cabo la actividad y de la supervisión realizada por el Jefe del Departamento de Sociología, se informó inmediatamente a las instancias correspondientes, a la Decana de la Facultad de Ciencias Sociales, quien hizo lo propio, informando a la Vice-rectoría Académica, Secretaría Ejecutiva de Desarrollo de Personal,  Abogado General de la UNAH, Director de Relaciones Laborales de la UNAH, con el propósito de analizar la situación a fin de que se tomaran las medidas y correctivos que, en base a ley, corresponda.

 

NOTA DE INTERÉS: HONDURAS / DE INSULTOS A SANCIÓN DEL VULGAR MAESTRO DE “LA NACIONAL”

 

8.           La Asamblea de Docentes del Departamento de Sociología considera que, ante la denuncia de los estudiantes y la reacción de Edgardo Rodríguez contra los mismos, las autoridades universitarias, en sus diferentes niveles, no pueden quedarse de “brazos cruzados”. El docente ha cometido faltas, tipificadas por las leyes universitarias como graves y, dejar el hecho en la impunidad, sentará un muy mal precedente para la UNAH. En esa misma línea, solicitamos a la Secretaría Ejecutiva de Desarrollo de Personal (SEDP), a la Vice-rectoría Académica, al Vice-rectoría de Asuntos Estudiantiles y a la Rectoría, que se investigue a profundidad el caso de Edgardo Rodríguez y se deduzcan las responsabilidades que corresponda de acuerdo a las leyes, disposiciones nacionales y de toda la normativa de la UNAH.

 

9.           Nuestro compromiso, como Institución, es proteger y defender a los estudiantes, que son la razón de ser la UNAH.

 

10.        La Asamblea de Docentes del Departamento de Sociología, ratifica que en la UNAH, ningún docente debe ser tratado de manera diferente a la que dicta la ley. La militancia política al igual que los credos religiosos, obedecen al espacio privado de cualquier trabajador universitario.

 

11.        El Departamento de Sociología, como parte de la comunidad universitaria, no permitirá que el caso de Edgardo Rodríguez que, eminentemente, es de orden académico, se politice, como pretende el docente en mención.

 

12.        La Asamblea de Docentes del Departamento de Sociología, acordó darle todo el apoyo necesario y respaldar las acciones realizadas por el Jefe del Departamento, Msc. Blas Enrique Barahona, en el caso de Edgardo Rodríguez.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar