La fundación Friedrich Ebert Stiftung (FES), celebró este jueves un foro político para discutir temas recurrentes a la renovación política y fortalecimiento de la democracia en Honduras. La coordinadora de proyectos, Jennifer Erazo dijo en exclusiva a EL LIBERTADOR, que les preocupa el tema de la transparencia electoral. 

Según la coordinadora otra de las grandes inquietudes de FES, es la ilegitima reelección presidencial, que puede infectar las instituciones encargadas de velar por un proceso electoral transparente.

  

Redacción Central / EL LIBERTADOR

  

Tegucigalpa.  En el marco de la celebración del 35 aniversario de la fundación Friedrich Ebert Stiftung (FES), celebró el foro “Fortaleciendo la Democracia, Renovando la Política”, en el que se concluyó que los hondureños deben perder el miedo a expresar propuestas para cambiar las condiciones de país.

 

Por otro lado, según la coordinadora de proyectos de la organización, Jennifer Erazo, el tema de la transparencia electoral es una de las preocupaciones más grandes para organismos que apoyan el fortalecimiento democrático.           

 

Para Erazo hablar de elecciones transparentes, “no es algo característico en nuestro país, porque siempre han sido cuestionadas”. Y en ese sentido, lamenta que nunca se ha podido hacer nada para mejorar el proceso electoral.   

 

Asimismo, advierte que “existe una gran preocupación por el proceso de reelección que es ilegal e inconstitucional”, agrega que a esto se suma un temor de que las instituciones que están encargadas para efectuar un proceso transparente, puedan estar contaminadas en ese mismo sentir reeleccionista que impuso el gobernante Partido Nacional.

 

En cuanto a una estrategia eficaz para elecciones transparentes, Erazo afirma que la fundación le apuesta al criterio de los ciudadanos, “que vayan con conciencia a votar arrolladoramente para tratar de cambiar el estado de las cosas”.

 

Sobre el foro que patrocinó la fundación FES, argumenta que en un año electoral tan complejo, los espacios de debate público son necesarios, al igual que es fundamental que las fuerzas de oposición, movimientos sociales y hondureños en general, salgan para dar a conocer propuestas de cambio. 

 

Entre las conclusiones del foro, Erazo destaca que urge dar participación a jóvenes, mujeres y mantener el debate de ideas permanentemente, ya que reflexiona que en el país existe “una polarización de la sociedad todavía extrema, yo creo que espacios como estos son importantes para debatir, no tengamos miedo de decir lo que pensamos”.

 

La fundación FES se instaló en Honduras en 1982 y según el diputado del Partido Libertad y Refundación (Libre), Rafael Alegría, la llegada de la organización se dio en un momento histórico para el país, ya que en los primeros años de esa década se emprendía la denominada “Guerra Sucia” del presidente estadounidense Ronald Reagan.  

 

Este fenómeno se encargó de destruir cada movimiento que se oponía al modelo económico de Estados Unidos y en Honduras provocó la desaparición forzada de 184 personas, entre ellas, estudiantes y activistas sociales.

 

“Vivíamos una persecución feroz en aquella época, hubo desaparecidos y asesinados, posteriormente vino el movimiento del Neoliberalismo que destruyó sindicatos”, lamenta Alegría.

 

El parlamentario cuestiona que actualmente se vive una dictadura política de la que FES está siendo testigo, todo eso se debe a la intención reeleccionista del actual presidente, Juan Orlando Hernández.

 

La fundación se encarga de dar asesoramiento político y apertura de espacios de diálogo e intercambio político, entre sus contrapartes nacionales, centroamericanas y de América Latina. En Honduras, apuestan al fortalecimiento y la unidad de acción de las centrales obreras para enfrentar con propuestas los diversos desafíos del mundo globalizado.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar