Las tarjetas de créditos se han convertido en el cementerio económico de cerca de un millón de hondureños y sus familias, y en el “paraíso” para cuatro bancos que en sólo seis años (2010-2015) ganaron casi 50,000 millones de lempiras.

Es tanta la codicia de los banqueros que entre más se sacrifica el hondureño por pagar sus créditos por uso de tarjetas, ellos, con el permiso del gobierno han ido elevando las tasas de interés para llevar sus ganancias al extremo de crimen, y deben ir a la cárcel por usura y daños a la economía nacional.

El mercado de tarjetas en el país funciona bajo una estructura oligopólica, únicamente cuatro bancos concentran más del 80 por ciento del crédito a través de tarjetas que sólo en el periodo 2010-2015 dejaron ganancias abusivas de casi 50,000 millones de lempiras.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

INVESTIGACIÓN EXCLUSIVA

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Tegucigalpa. El desarrollo o pobreza de un país está relacionada con las políticas monetarias que el gobierno impulsa a través del sistema financiero. Honduras es uno de los países más desiguales en la distribución de la riqueza en el mundo.

 

No extraña que sea el país de Centroamérica con las tasas de interés (costo del dinero) más altas en tarjetas de crédito en Centroamérica. El monto que adeudan los hondureños por este medio supera siete mil millones de lempiras, según fuentes oficiales. En el país a diciembre de 2016 circulaban 843,504 tarjetas de crédito, cuyos usuarios pagan tasas usureras en lempiras de hasta 92.75 por ciento en banco Azteca y en dólares de hasta 50 por ciento en banco Ficohsa.

 

PRESIDENTE INSEGURO

El presidente Juan Hernández reflexionó sobre este problema que soporta casi un millón de hondureños y sus familias por las altas tasas de interés que cobran los bancos emisores de este instrumento de crédito, que se refleja en alto nivel de endeudamiento, el cual “es impresionante” para el mandatario, sin que hasta ahora haya asumido la autoridad de su cargo y establezca medidas definitivas contra el sistema financiero hondureño desordenado, oligopólico y especulativo que abusa de sus consumidores frente a la complacencia del Gobierno.

 

En Honduras, de los 11 bancos que integran el sistema financiero, dos de ellos, Bac Honduras y Ficohsa concentran casi el 70 por ciento del negocio de tarjetas.

 

UTILIDAD INDECENTE

Un estudio de mercado de la Comisión para la Defensa y Promoción de la Competencia (CDPC), reveló que en los últimos seis años los ingresos del oligopolio bancario por el financiamiento de consumo con tarjetas de crédito representó la fabulosa cifra de 48.237.2 millones de lempiras.   

 

Según el presidente de esa Comisión, Alberto Lozano, en 2010 los ingresos de los bancos por tarjetas eran casi de cuatro mil millones de lempiras y para 2015 subieron a 12.307. 8 millones. De estos ingresos se restaron los costos operativos. Detrás de ese aumento espectacular de ganancias hay perversión, Lozano explicó que eso ocurrió por el aumento en tasas de interés en tarjetas, aun cuando en ese tiempo los usuarios habían pagado con puntualidad y la mora había caído. Entre esos años, el crecimiento del crédito pasó de 114.443 a 254.823 millones de lempira.

 

MANDA LA BANCA

En enero de 2017, Juan Hernández, envió al Congreso Nacional una iniciativa para bajar las altas tasas de interés en las tarjetas de crédito. El proyecto enviado contemplaba rebajar 25 puntos porcentuales y que en el país se fijara una tasa promedio no tan baja de 45 por ciento para tarjetas. La moción, terminó en reclamos plañideros de Hernández a la banca. Los banqueros no cedieron. Ante ese desaire del capital y la presión de la reelección presidencial, el Congreso salió corriendo y aprobó la “Ley del Programa Nacional de Inclusión Financiera y Consolidación de Deudas”. Los fondos saldrán de las cotizaciones que los trabajadores hacen a sus Institutos de Previsión, incluyendo al RAP. Y serán prestados por la banca con las políticas de los banqueros, que exigen garantías hasta hipotecarias que la mayoría de deudores no tienen, entonces no hay préstamo. Ganó la banca, cobrará por prestar dinero ajeno, y así es como funciona la intermediación financiera, con dinero de otros. La banca hondureña jamás arriesga, gana, gana.

 

PODER DEVALUADO

Hace unas semanas, representantes de la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (AHIBA) y miembros de la comisión de dictamen del Congreso Nacional, acordaron reducir 19 por ciento la tasa de interés para tarjetas. 17 por ciento este año y 2 por ciento en 2018, acuerdos que suelen diluirse entre el departamento judicial del banco y la necesidad e impotencia del cliente.- Muchos usuarios de tarjetas de crédito claman al gobierno de Hernández que interceda por ellos ante los abusos excesivos de los emisores.- El mandatario ante su impotencia se ha limitado a anunciar que irá a protestar con ellos ante la cúpula del Congreso Nacional.- El gobierno cuenta con la otrora autoridad monetaria como se llamó al Banco Central de Honduras (BCH) que, en teoría, puede regular las altas tasas de interés en las tarjetas de crédito y corregir otras arbitrariedades, sin embargo, hasta ahora el BCH y Hernández sólo han demostrado debilidad y sometimiento a la dureza de los dueños de bancos.

 

HABLAN VÍCTIMAS

Cobro de membresías, seguro por robo, fraude y extravío y los cobros por rehabilitación de línea cuando se paga después de la fecha máxima, son otros de los abusos que cometen los dueños de casas emisoras de tarjetas de crédito.

 

EL LIBERTADOR ha recibido diversas denuncias que a los usuarios se les está cobrando hasta 350 dólares por pago de membresía anual en banco Lafise. - La queja es que la membresía debe ser gratuita como en otros países de la región, ya que al hacer este cobro es como una penalización por ser cliente del banco que la emite.

 

“Sólo en este país veo que uno tiene que pagar por ser parte de la membresía de un banco, cuando ésta debería ser gratis, Lafise debería agradecer que se lo escoge para ponerse uno mismo el lazo al cuello cuando contrae una deuda” dijo en tono molesto, José Zapata, porque ese cobro le representa más de 8,000 lempiras.

 

Asimismo, Yamileth Gonzales, denunció que hace unos días fue sujeto de engaño por banco Promerica, la obligaron a pagar el 50 por ciento de la suma de tres cuotas atrasadas en sus tarjetas, con la promesa que le darían el 50 por ciento de descuento y que su cuenta quedaría al día al realizar dicho pago.

 

“Mi sorpresa fue cuando llamé al gestor de cobros Luis Henríquez que me había estado acosando para el pago de 15,000 lempiras, no me atendió y se limitó a mandarme un “e-mail” diciéndome, ‘lo siento estimada, su pago no aplicó al descuento, disculpas por el mal entendido’”, dijo indignada la clienta a EL LIBERTADOR.

 

VIOLADORES DE LEY

Los bancos emisores de tarjetas de crédito han caído también en otra serie de anomalías e irrespeto contra de los usuarios, acosan con llamadas desde las 7:00 de la mañana hasta las 8:00 de la noche, ya sea para recordar que se acerca la fecha máxima de pago, o bien cuando los clientes han caído en atrasos.

 

“En Ficohsa nos atosigan hasta con 15 llamadas al día a celulares y teléfonos fijos, además de  mensajes de cobro a través de WhatsApp, mensajes de texto a los celulares, E-mail y correos de vos, volviéndose un fastidio psicológico extremo para nosotros”, denunció Yadira Vargas en entrevista con EL LIBERTADOR.

 

En abril de 2014 el Congreso Nacional aprobó una nueva ley de tarjetas de crédito que limita el cobro de intereses elevados de las entidades bancarias y restringe la inclusión de los deudores a las centrales de riesgo públicas y privadas del país, así como reducir el número de llamadas a solo una diaria en jornada laboral. Esas disposiciones no las cumple ninguna entidad bancaria.

 

HOSTIGAMIENTO

El Decreto 28-2016 de esa ley dispone las reformas a la Ley de Bancos y Grupos Financieros, donde se prohíbe a las entidades financieras acosar y hostigar a los usuarios para realizar cobros por deuda.- Establece límites para que los bancos realicen no más de dos llamadas al día a los deudores o fiadores; sanciona a los bancos que realicen llamadas a las referencias personales de los clientes.

 

Ese decreto menciona que por acoso u hostigamiento por cobranza se entiende la conducta del acreedor o agente de cobranza que oprima, moleste, abuse, persiga, apremie con molestia a una persona, de manera insistente, repetitiva, o con palabras irrespetuosas o groseras, con ocasión de la gestión de cobro de una deuda, y eso es lo que ha venido ocurriendo en la banca hondureña, afirman denuncias a este rotativo.

 

BANQUEROS AMENAZAN

Algunas entidades emisoras de tarjetas de crédito han amenazado con quitar a sus clientes los créditos si les bajan las ganancias con la reducción de la tasa de interés y si el Congreso Nacional finalmente aprueba regular los cobros que, en verdad, son abusos disfrazados contra los tarjetahabientes.

 

Un informe elaborado por estatal Comisión para la Defensa y Promoción de la Competencia (CDPC) arroja datos interesantes a través de un análisis comparativo del nivel de ganancia de la industria de las tarjetas de crédito en toda Centroamérica.

 

El documento detalla las comparaciones de cada país de la región con relación al nivel de ganancias de las tarjetas de crédito, donde eleva a Honduras como el país de la región con la tasa más alta en tarjetas de crédito, o sea, el país donde un crédito se convierte en estafa, porque la tasa de interés mide el precio del dinero.

 

El informe arroja que mientras en Nicaragua la tasa de interés en las tarjetas de crédito es del 48.3 por ciento; en Costa Rica de  45.4 por ciento; Guatemala con 45.2 y El Salvador 32.2 por ciento; en Honduras la tasa de interés  alcanza hasta 92.75, la más alta en Centroamérica. ¡Increíble!

 

¡Ellos imponen intereses al Presidente!

 

Tasas de interés en tarjetas de crédito

 

El dinero más caro de Centroamérica está en Honduras

 

* 92.75 % Es la tasa de interés en lempiras más alta de Honduras que por uso de tarjeta de crédito cobra banco Azteca.

 

* 49.99 % Es la tasa de interés “en dólares” más alta de Honduras que por uso de tarjeta de crédito cobra banco Ficohsa.

 

Cifras de usura de la banca en Honduras

 

*La ganancia excesiva de los bancos que operan en el país va más allá del abuso, es crimen contra el ciudadano que utiliza tarjeta de crédito, sólo posible con el aval del gobierno de la República a través de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) y del Banco Central de Honduras (BCH).

 

* Casi un millón de hondureños está indefenso ante banqueros que teme el propio presidente, en lugar de imponerles justicia financiera, Juan Hernández les suplica sin éxito que bajen las altas tasas de interés, las más elevadas de América Central y quizá del mundo. Quien cae en la trampa de tarjetas no saldrá sin antes trabajar años para pagar ajustes por intereses que crecen de manera imparable y oculta.

 

FICOHSA Y AZTECA,

los más estafadores

 

Los bancos Azteca y Ficohsa son los más usureros de Honduras a través de sus tarjetas de crédito, lo saludable es no tomar de ellos ni un centavo. Azteca cobra la increíble tasa de interés en lempiras de 92.75 por ciento, por cada lempira que presta prácticamente cobra otro. Ficohsa cobra la tasa de interés más alta en dólares, 49.99 por ciento, por cada dólar que el cliente consume con su tarjeta, paga 1.50 de dólar. La tasa de interés mide el valor del dinero y con tasas así sale más barato comprar acciones de la transnacional Coca Cola.

 

Más del 60% del mercado 

de tarjetas en dos bancos:

Bac-Honduras y Ficohsa

 

Banco Ficohsa (34.9%) y Bac-Honduras (28.0%) son las dos instituciones que poseen el 62.9% del mercado de tarjetas de crédito en el país. En general cuatro bancos concentran el negocio si se suma Banco Atlántida (9.7%) y Banco Promérica (7.8%) que, en conjunto, detentan el 80.4% del mercado total de tarjetas de crédito en Honduras.

 

* Lea esta Investigación completa en EL LIBERTADOR IMPRESO MENSUAL, Edición Junio 2017.

 

Amigo Lector:

 

De su apoyo depende nuestra función social al servicio de la nación hondureña.

 

Suscríbase A EL LIBERTADOR IMPRESO MENSUAL (información exclusiva que sólo EL LIBERTADOR publica en Honduras)

 

Llame a  los teléfonos de oficina, nos gustará atenderlo (De lunes a sábado): 9580-0703 /  2239-0060/  2232-0051/ 2231-3169

Comentarios  

0 #1 Hector mejia 11-07-2017 17:05
Excelente reportaje,puede ser in caso para el ministerio publico.
El problema es que aca impera el poder economico y el gobierno actual ya esta amarrado a ellos.
Solo el pueblo defiende al pueblo!
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar