El comando de policías especiales “Cobra”, desalojó de forma virulenta a los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), los oficiales en su afán por salir rompieron  puertas de cristal y rosearon con gases a los universitarios.

Por su parte la rectora de la UNAH, Julieta Castellanos (foto en texto), pidió reflexión ante los hechos que ocurrieron en Ciudad Universitaria y afirmó estar abierta a un diálogo con estudiantes consientes.    

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Un nuevo caso de violación a los Derechos Humanos se vivió hoy en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), cuando un grupo de policías del comando “Cobra” entraron a la Alma Mater sin una orden judicial para apresar a siete estudiantes.

 

Los oficiales entraron al edificio de Química y Farmacia que permanecía tomado por los universitarios que realizarían una asamblea informativa, cuando elementos “Cobra” entraron violentamente y manteniendo encerrados a los estudiantes,

 

Al lugar se trasladaron los miembros del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), que a través de sus redes sociales denunciaron el hecho autoritario de la Policía.

 

En su urgencia por salir de Ciudad Universitaria, los oficiales optaron por romper la puerta de cristal del edificio y lanzar bombas lacrimógenas a los universitarios, afectando no solo a los estudiantes sino también a menores que recibían atención en el edificio de Odontología.

 

Entre los arrestados están: Génesis Aracely, Karen Reyes, Tiffani Zúniga, Gloria Mejía, Any Blanco y Tony Barahona.   

 

El Movimiento Amplio Universitario (MAU), denunció en un comunicado que fueron los “Cobras” quienes rompieron el cristal hiriendo a las personas que estaban en ese sector.

 

Cabe destacar que el MAU aclaró el acto, ya que las autoridades universitarias han comenzado a culpar a los estudiantes de daños millonarios.

 

El MEU publicó minutos antes de la brutal acción policial un video donde se muestra a los jóvenes formando un pasillo para que los siete estudiantes fueran liberados, demostrando que los agentes comenzaron las acciones violentas.

 

De igual manera se evidenció a través de otro video que dos personas se habían infiltrado en las manifestaciones estudiantiles para romper los vidrios de automóviles que estaban en el estacionamiento donde está ubicada la estatua de José Trinidad Reyes “Padre Trino”.

 

Estudiantes contactaron con EL LIBERTADOR para denunciar que en varios puntos de la UNAH estaban establecidas fuerzas militares quienes no permitieron el acceso.

 

“No importa si estas protestando o no, la Policía está gaseando a todos”, afirmó el MEU en otra publicación. Las últimas protestas en la UNAH han suscitado debido a los procesos judiciales contra 23 estudiantes.

 

Entre ellos Cesario Padilla, Sergio Ulloa y Moisés Cáceres, quienes fueron encontrados culpables por el delito de usurpación en perjuicio del Estado durante los conflictos en 2015 cuando ejercían su labor de velar por los derechos humanos de los estudiantes.

 

Por su parte la rectora de la UNAH, Julieta Castellanos, pidió a los sectores que reflexionaran ante los hechos que podían ocurrir durante el día.

 

Lo anterior lo dijo en el foro televisivo de Canal 10, donde además ratificó su postura ante las protestas y que está abierta a un diálogo con estudiantes moderados.

 

La rectora dijo que quienes están al frente de los acontecimientos que se han desarrollado durante la semana, son una “minoría violenta” y que los que quieren cambios actúan conciliando y reflexionando.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar