La diputada de Libre y eterna figura del periodismo hondureño, Patricia Murillo, ha reclamado a la Comisión Legislativa de Derechos Humanos el porqué aún no hay un informe sobre su moción para investigar el atentado contra la vida del director fundador de EL LIBERTADOR, Jhonny Lagos y su esposa, también periodista y directiva de este rotativo, Lurbin Cerrato, hecho ocurrido el 24 de agosto de 2017. (Gráfica, foto de archivo).

 

En su reclamo, la congresista ha pedido interpelar al fiscal general del Estado, Óscar Chinchilla, para que rinda cuentas sobre los procesos de investigación sobre los crímenes de lesa humanidad contra periodistas y ambientalistas, que en las últimas semanas han reaparecido para enlutar a la nación hondureña.

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. En sesión del Congreso Nacional esta tarde, la diputada de Libertad y Refundación (Libre), y figura en el periodismo hondureño, Patricia Murillo (foto más abajo), ha pedido explicación a la Comisión Legislativa de Derechos Humanos de este poder del Estado, acerca del porqué todavía no hay una respuesta a la moción que presentó para investigar los atentados criminales contra la esposa y director de EL LIBERTADOR.

 

La propuesta de la periodista y mentora generacional, se enfoca en el fallido intento de asesinato que en agosto de 2017 sufrieron el director fundador de este periódico, Jhonny José Lagos y su esposa, Lurbin Cerrato, quien también es profesional del periodismo y ostenta una de las gerencias de EL LIBERTADOR.

 


En un documento que compartió con esta Sala de Redacción, Murillo solicita “al compañero diputado Marcos Velásquez (Partido Nacional) presidente de la Comisión Legislativa sobre Derechos Humanos, a que nos informe acerca de la Moción presentada por mi persona en agosto de 2018, para investigar el atentado sufrido por el periodista Johnny Lagos y su esposa Lurbyn también comunicadora. Tal moción aprobada aún no ha tenido respuesta”, dicta íntegramente el texto.

 

Murillo también ha pedido a sus compañeros diputados que se llame al fiscal general de la República, Óscar Chinchilla, para que rinda cuentas ante el pueblo hondureño acerca de los crimines que han apagado la vida de decenas de periodistas, comunicadores sociales, defensores de la vida y del medioambiente, que constan en registros de organizaciones de derechos humanos y del Observatorio del Crimen de Periódico EL LIBERTADOR (OCEL).

 

De igual manera señala que es de carácter urgente que se actualice todas las mociones “a favor de investigar la serie de atentados y agresiones sufridas los últimos años por otros comunicadores, camarógrafos y fotógrafos. Esto porque no se puede aspirar a llamarnos Demócratas, sino defendemos la Libertad de Expresión.

 

Desde el 2009 en Honduras han sido asesinados 83 periodistas, al menos 130 ambientalistas, entre los que figuran líderes sociales como Bertá Cáceres, Margarita Murillo y José Antonio Teruel; incluso algunos hay quienes incluyen entre las víctimas al extinto director de Radio Globo, David Romero Elner, quien falleció a causa del Covid-19, tras presentar una carga viral que sólo se puede tener en una sala llena de infectados, el periodista se contagió estando en prisión.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar